Investigan picadura del escarabajo arlomo y su tratamiento con plantas medicinales en el sur de Zacatecas

El género Paederus es un tipo de escarabajo que habita en regiones tropicales y subtropicales de México y el resto del mundo, pero que el nombre coloquial con que se conoce varía, lo que genera confusión y desinformación

Redactado por: Prensa Animal /Agencia Informativa Conacyt

Un equipo interdisciplinario de la Unidad Académica de Ciencias Químicas de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UACQ-UAZ) investiga desde 2015 los efectos patológicos que causa la picadura del escarabajo conocido popularmente como arlomo, para proponer tratamientos más eficaces con medicina alópata y plantas medicinales.
El equipo se compone por la doctora en ciencias con especialidad en fisiología y neurociencias Marisol Galván Valencia, la doctora en ciencias biomédicas básicas Irma González Curiel y el pasante de químico farmacéutico biólogo Luis Gerardo Cortés Llamas.
Este equipo indagó en el origen de la lesión coloquialmente conocida como “picadura del arlomo”, que por su frecuencia y consecuencias referidas por los pobladores de la región representa un problema de salud en el sur de Zacatecas, en particular en los municipios de Teúl de González Ortega y Santa María de la Paz.
En el Laboratorio de Investigación de Patologías y Productos Naturales de la UAZ, el equipo realizó la caracterización fitoquímica de tres plantas medicinales y la evaluación de sus efectos en sistemas in vitro. Las plantas medicinales son cola de iguana (Plumbago pulchella Boiss.), hoja de sangre (Iresine heterophylla Standl.) y una subespecie de chía (Salvia riparia Kunth.).
En entrevista con la Agencia Informativa Conacyt, la doctora Marisol Galván, encargada de la parte química del estudio, manifestó que la investigación se hizo de manera empírica y científica para estudiar el caso mediante un enfoque patológico.
“La picadura del arlomo es un problema de salud regional sobre el que es necesario indagar acerca de sus causas, efectos, tratamiento y particularmente su prevención. La hipótesis del trabajo establece que el agente causal pudiera ser alguna de las especies del género Paederus, las cuales han sido poco estudiadas en México”.
Indicó que el género Paederus es un tipo de escarabajo que habita en regiones tropicales y subtropicales de México y el resto del mundo, pero que el nombre coloquial con que se conoce varía, lo que genera confusión y desinformación.
Trabajo de campo: conocimiento social sobre la picadura de Paederus
Expuso que para definir las bases de la investigación, el equipo aplicó una encuesta a los habitantes del municipio de Teúl de González Ortega para cuantificar el conocimiento de las personas sobre el insecto, los padecimientos que provoca y los tratamientos que lo curan, ya que de las personas encuestadas, 38 por ciento reconoció haber sido picada por el arlomo al menos una vez.
Explicó que los efectos iniciales del contacto con el arlomo son ardor, picazón y en las primeras 24 horas posteriores a la exposición aparece eritema y edema en el sitio de contacto, posteriormente, se desarrollan vesículas, ampollas y algunas veces pústulas. Estos síntomas clínicos corresponden a una dermatitis irritativa, específicamente dermatitis linearis, cuyo agente causal son algunas especies del escarabajo Paederus.
La encuesta reveló que los pobladores no tienen claridad en la identificación del agente causal, posiblemente por el hecho de que el insecto no pica y los síntomas inician tiempo después del contacto. Este desconcierto también pudiera estar relacionado con los diferentes estados del ciclo vital del escarabajo Paederus, como la etapa larvaria.
“A pesar de que este problema de salud se observa a lo largo del año, el aumento del número de casos de la picadura del arlomo coinciden con la temporada de lluvias, periodo que concuerda con el ciclo de reproducción del escarabajo Paederus”, manifestó.

Identificación y análisis de plantas medicinales
Por medio de los resultados de la encuesta, el equipo de investigadores se percató de que 77 por ciento de la gente recurre al uso de hierbas medicinales. Las tres especies más empleadas en esta región son cola de iguana, hoja de sangre y chía.
En este sentido, el equipo realizó un análisis fitoquímico de la composición de las plantas, identificándose la presencia de quercetina y ácido cafeico en las tres plantas, mientras que naringenina, 7-hidroxiflavona, quercitrina y rutina están presentes en al menos dos de las hierbas.
En la literatura, se ha descrito que los compuestos antes mencionados poseen propiedades antiinflamatorias y antioxidantes acompañados de un efecto de regeneración tisular —cicatrización y remodelación.
Experimentación con modelos murinos
Por su parte, la doctora Irma González, encargada de la parte biológica del estudio, informó que una vez que el equipo identificó las lesiones como dermatitis irritativa por contacto (dermatitis linearis), causada por agentes químicos —toxinas— que dañan los queratinocitos de la piel, se decidió reproducir un modelo que cumpliera con dichas características.
“Estudiamos un extracto con base en plantas medicinales, al que aplicamos técnicas de tamizaje fitoquímico y, finalmente, los extractos fueron evaluados en un modelo murino —grupo de ratas— al cual se le indujo una dermatitis irritativa mediante una técnica llamada tape stripping”.
Con la técnica de tape stripping el equipo indujo una lesión irritativa mediante el exfoliado constante hasta condicionar el desarrollo de costras, eritema, heridas, inflamación, engrosamiento de la piel y otras alteraciones histológicas a nivel macro y microscópico.
Luis Gerardo Cortés utilizó el modelo antes descrito para comprobar el efecto curativo de las plantas seleccionadas. Explicó que con los tratamientos se demostró que las hierbas del arlomo tienen efectos curativos superiores a los que ofrecen algunos antiinflamatorios disponibles en el mercado, pues las lesiones se redujeron moderadamente.
Tratamiento de la picadura del arlomo
Luis Gerardo Cortés explicó que lo recomendable para los habitantes de estas zonas es implementar mosquiteros en el hogar, ya que el escarabajo es atraído por la luz blanca emitida por las lámparas fluorescentes (focos ahorradores).
Después de una picadura o contacto con el arlomo, la sintomatología tarda de 24 a 48 horas en manifestarse. Expuso que los primeros síntomas son comezón, prurito, ardor y un enrojecimiento de la piel llamado eritema no mayor a cinco centímetros de diámetro.
“Durante estos primeros signos y síntomas lo recomendable es aplicar antiinflamatorios por vía tópica; sin embargo, con el tiempo las vesículas se presentan con un contenido amarillento —edema— que se libera tras el rascado afectando el tejido periférico y reproduciéndose nuevamente esta lesión. Frente a esta manifestación cutánea, los habitantes deciden usar las plantas medicinales mediante una infusión mostrando mejoría en los signos y síntomas. Finalmente, la dermatitis irritativa por contacto sana”.
Función biológica del escarabajo Paederus
La doctora Marisol Galván destacó la importancia de conocer esta variedad de insecto tanto en el sureste de Zacatecas como en el país, no solo por la enfermedad que puede causar en las personas sino a razón de que cumple con una función biológica sustancial, ya que es depredador de plagas y cultivos.
“Este insecto no es perjudicial sino que cumple una función biológica, pues controla plagas de cultivos, por lo que es importante su conservación. La toxina que el Paederus produce también puede ser aislada y es sumamente probable que sus propiedades biológicas puedan ser utilizadas para tratamientos de enfermedades. Esto apremia posibilidades de realizar más investigación desde el punto de vista de la química y farmacología, que podrían ser nuestros planes a futuro. La primera etapa de este proyecto fue concluida con éxito, esperamos recibir apoyo económico para continuar con la segunda y conocer más sobre el Paederus”.
Añadió que el equipo involucrado en este estudio pretende continuar con la investigación mediante acciones como la extracción, purificación y caracterización de los metabolitos mayoritarios de las plantas medicinales seleccionadas, identificar al insecto Paederus en la zona sur de Zacatecas, así como elaborar una guía para el tratamiento oportuno y adecuado en función de los signos y síntomas propios de cada etapa de la dermatitis linearis.
“Es importante que las personas conozcan el problema y hacer una campaña informativa para los habitantes de estas regiones, profesionales de la salud y turistas, para que en caso de que presenten síntomas de picadura por Paederus no se alarmen y sepan cuál es su tratamiento”, concluyó.