De la tauromaquia y esas cosas…2 parte

Díganme: ¿en dónde se puede encontrar una “justa deportiva” tan dispareja y abusiva?

Redactado por: The Lizard King/Por Nuestros Hermanos Sin Voz…De la tauromaquia y esas cosas

Desgraciadamente, con el 40º Aniversario de las relaciones diplomáticas entre España y nuestro país, con su cúmulo de celebraciones, los medios de comunicación, principalmente la TV, se ha pretendido dar un nuevo impulso a la fiesta brava en todo nuestro territorio. Con pena escribo, que espacios culturales como Canal 11, Canal 40, y El Canal de las Estrellas (2), no tan cultural, continúan ocupándose en pleno Siglo XXI de tradiciones íntimamente ligadas al sadismo, la tortura, el asesinato artero, abusivo y sanguinario.

Es grotesco escuchar: “La magia ha regresado…”, en voz de tipos con fachada de dandys impecablemente ataviados, refiriéndose a las corridas de toros, simulando una decencia y sobriedad que nada tiene que ver con las carnicerías domingueras que reseñan; enalteciendo los crímenes cometidos por los toreritos, rejoneadores, picadores, banderilleros, etc., y celebrados por los cientos o miles de espectadores que aplauden la aniquilación de un ser totalmente inocente… Cientos, miles, contra uno… ¿Cuál “magia”, cuál “fiesta”, cuál “arte”, cuál “elegancia”…?

Y se adornan pregonando que el principal “actor” y “digno de respeto”, es el toro y luego el caballo que es embestido por el portador de la cornamenta… Por fortuna, también cientos y miles, nos preguntamos, y les preguntamos, que si tan “bonita” es la “fiesta”… ¿Dejarían que les hicieran lo mismo a sus hijos, a sus mamacitas, a ellos en su persona o siquiera a sus mascotas? O es que… ¿el toro y el caballo no sienten dolor, o son de plástico…?

Hace cientos, miles de años, que la humanidad no necesita de sacrificio alguno para agradar a los dioses (como ya lo tocamos en la entrega anterior.) Ya también despejamos que no es “arte”; como deporte tampoco tiene atractivo alguno, pues el “contrincante” (el toro), está en clarísima desventaja, tanto en capacidad mental, en armas y en número, esto es: sus lidiadores piensan, lo atacan con engaños, lanzas, banderillas, espada; va contra el torero y su cuadrilla, los picadores, los banderilleros, el público en las gradas, los radioescuchas y televidentes que pueden sumar cientos y miles…

Díganme: ¿en dónde se puede encontrar una “justa deportiva” tan dispareja y abusiva? ¿Qué de “emocionante” puede tener, si el desenlace en el 99% por ciento va a ser letal para el pobre animal? ¿Cómo es posible que permitamos que una creación tan admirable y hermosa del Creador y de la naturaleza, termine triturada meticulosamente en una doliente masa sanguinolenta? ¿Por qué permitimos este abuso y falta de respeto a un ser que no sabe por qué lo torturan de esa manera? ¿Cómo es posible que “festejemos” estas atrocidades? ¿Dónde quedó nuestra “civilización”? ¿Cómo es posible que PAGUEMOS por éso?
Ahora bien, ¿sabía usted, que el mismísimo Benemérito de las Américas, don Benito Juárez (presidente de México, de 1858 a 1872), emitió un decreto que prohibió la celebración de las corridas de toros en nuestro territorio…? No en vano pronunció la sabia sentencia: “El RESPETO al derecho ajeno es la PAZ.”

Resulta curioso que en infinidad de foros, publicaciones, conferencias, redes sociales, radio, cine, televisión, cable, constantemente se nos informe, se nos invite a tomar conciencia del respeto y buen trato que nos merecen los animales en general, pero rarísimamente se haga mención del toro de lidia y de los equinos que utilizan en esos horribles eventos. ¿Acaso los toros y los caballos no son animales que sienten y sufren como cualquier otro?

Raza humana: ya está aquí el tiempo -aquí y ahora- de abandonar el salvajismo, el maltrato, la crueldad contra toda entidad viviente, sean plantas, insectos, peces, aves, reptiles, mamíferos; fetos, niñas, niños, púberes, adolescentes, jóvenes, personas maduras, personas de la tercera edad; nacionales, extranjeros; heterosexuales, homosexuales, lesbianas, mujeres, hombres, etc., y por supuesto, TOROS DE LIDIA, CABALLOS… Vamos, ya es TIEMPO DE EVOLUCIONAR, de preparar con reales fundamentos nuestra ruta a las estrellas.

Y el primer paso, es el respeto, la COMPASION POR TODOS LOS SERES VIVOS… principalmente por LOS INDEFENSOS ante “tradiciones” que nos envilecen, que nos convierten en salvajes, violentos, crueles y carniceros.

¡NO MAS CORRIDAS DE TOROS EN MÉXICO Y EL MUNDO ENTERO!

Continuará…
Foto: Respuestas veganas