Pueblo indígena de Sonora y animales como el berrendo en peligro por Muro de Trump, piden a UNESCO status “en peligro”

Muchos de los animales amenazados que viven en esta Reserva de la Biosfera no existen en ninguna otra parte del mundo como el berrendo sonorense, el segundo animal terrestre más rápido del mundo

Redactado por: Staff

Organizaciones ambientalistas y representantes del pueblo indígena Tohono-O'odham de Sonora, México, solicitaron el estatus de "En Peligro" para un sitio del Patrimonio Mundial de la Unesco amenazado por el muro fronterizo del presidente Donald Trump.
La petición presentada argumenta que el muro "impenetrable" de 10 metros de altura, propuesto por Trump, bloqueará la migración de la fauna y amenazará a las especies en riesgo que habitan en la Reserva de la Biosfera El Pinacate y Gran Desierto de Altar, Sonora, designada en 2013 como Patrimonio Mundial ante la Unesco y ubicada en la frontera de Estados Unidos y México, en reconocimiento a la extraordinaria biodiversidad del área, incluyendo la vida silvestre del desierto que evolucionó durante millones de años cruzando libremente la frontera entre ambos países.
Bajo la Convención del Patrimonio Mundial, un sitio puede ser catalogado como "en peligro" si "proyectos de desarrollo" u "obras públicas importantes" amenazan los valores naturales que el sitio fue designado para proteger. Contar con esta categoría enfocará la atención internacional en el sitio de El Pinacate y Gran Desierto de Altar y su hábitat, así como las amenazas ecológicas y culturales que tiene la construcción de un muro fronterizo.
"El muro no sólo divide países y gente, sino a las especies que no necesitan pasaporte para transitar. Si se construye, el muro amenazaría los ecosistemas de Sonora y Arizona y a las especies que estamos compartiendo entre ambas naciones”, dijo Alejandro Olivera, representante en México del Centro para la Diversidad Biológica y co autor de la petición.
Muchos de los animales amenazados que viven en esta Reserva de la Biosfera no existen en ninguna otra parte del mundo como el berrendo sonorense, el segundo animal terrestre más rápido del mundo, que ha sufrido severos descensos en su población, con sólo alrededor de 975 animales existentes en la actualidad y está catalogado en peligro de extinción.
Los berrendos requieren vastas áreas de rango abierto para buscar alimentos, especialmente en períodos secos; rara vez saltan incluso las vallas bajas, y el muro propuesto de 10 metros de altura presentará una barrera infranqueable. Además, se afectaría a los jaguares, también en peligro de extinción, al borrego cimarrón e incluso al tecolote bajeño que se caracteriza por volar bajo.
El muro también amenaza la movilidad de los pueblos indígenas Tohono O'odham, que históricamente habitaron el Sitio de El Pinacate y Gran Desierto de Altar y cuyas tierras tradicionales están divididas por la frontera México-Estados Unidos. El Pinacate es sagrado para el Tohono O'odham, y el Sitio se usa regularmente para propósitos ceremoniales, incluyendo una sagrada peregrinación de sal a través de la frontera con el Golfo de California de México.

"El muro de Trump destruirá completa y permanentemente nuestro modo de vida, nuestro himdag; Qué y quiénes somos. "Negará nuestra práctica cultural y religiosa compartida en Schuk Toak, el Pinacate: nuestra Ceremonia de Sal y Peregrinación, nuestra colección de plantas medicinales, visitas a sitios de entierro y sitios de cuevas sagradas, y vida vegetal. Bajo el derecho internacional, cortará ilegalmente nuestras comunicaciones y acceso a la Nación Tohono O'odham en Arizona, igual que los judíos en el muro sagrado occidental, los musulmanes en Mecca, y los cristianos de la Iglesia del Santo Sepulcro", declaró José Martín García Lewis, gobernador general del Tribu de los O'odham en Sonora, México.
"Rechazamos la idea de construir un muro que separe a dos países y una nación indígena y sus pueblos, a así como los valores de división, miedo y odio que Trump impulsa con esta propuesta. El impacto de un muro en los ecosistemas fronterizos podría ser desastroso, mucho más en un contexto de cambio climático que fuerza la movilidad de las especies. Un muro fragmenta el hábitat y limita el libre movimiento afectando el flujo genético de las especies que circulan entre ambos países”, dijo Gustavo Ampugnani, director ejecutivo de Greenpeace México.