Animalistas del Estado de México piden destitución de la Subprocuradora de Protección a la Fauna de la Propaem por incompetencia

La subprocuradora ha mentido al informar que algunos perros decomisados fueron entregados a asociación civil protectora de animales, y en realidad los entregó a un centro de atención canino (conocido como antirrábico)

Redactado por: Staff

Protectores de Animales del Estado de México, lanzaron una petición en la plataforma Change. Org, dirigida al Gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila para que a la brevedad sea destituida de su cargo la Lic. Alejandra Arias Molina, Subprocuradora de Protección a la Fauna, dependiente de la Procuraduría de Protección al Ambiente del Estado de México (PROPAEM), instancia descentralizada de la Secretaría del Medio Ambiente por su deficiente desempeño e incompetencia para atender y resolver denuncias de maltrato animal.
Los animalistas precisan que en seguimiento al escrito que le hicieron llegar con fecha 24 de mayo del 2017 (se adjunta documento) respetuosamente solicitaron su valiosa intervención para que a la brevedad sea destituida de su cargo la Lic. Alejandra Arias Molina, por que favorece a maltratadores de animales y repercutiendo en poco avance y carga de trabajo para protectores independientes.
Por lo que solicitaron se asigne un funcionario comprometido con el bienestar animal que cumpla con el perfil, actitud y capacidad resolutiva para hacer valer la ley y atender de forma contundente las denuncias.
Argumentaron que el 21 de abril del 2017 varios animalistas independientes “nos reunimos con el Lic. Alejandro Franco Vera, Procurador de la PROPAEM y entregamos un documento solicitando la destitución de la Subprocuradora y la atención a denuncias 2016-2017 (mismas que fueron entregadas durante la reunión), sin embargo, a la fecha no se ha tenido respuesta”.
Mencionan las razones por las que solicitan la destitución inmediata de la Subprocuradora:
1. Se niega a investigar las denuncias, a brindar información, orientación y asesoría.
2. Se niega a considerar evidencias presentadas de maltrato animal (fotos, videos, escritos, entre otros), así como testimonios de testigos.
3. No contesta llamadas telefónicas ni correos electrónicos.
4. Abuso de poder: A los denunciantes que solicitan seguimiento les hace llegar oficios intimidatorios y da por concluida la denuncia dictaminando que no existe maltrato animal para que desistan del proceso. Asimismo, prohíbe dar continuidad a las denuncias argumentando que se gastan recursos.
5. Crea falsos escenarios durante las inspecciones para dictaminar que no existe maltrato animal.
6. Nepotismo: Labora directamente con la Subprocuradora su prima Valeria García Molina, misma que mantiene una actitud prepotente ante los denunciantes y contribuye en los malos procedimientos de la Subprocuraduría.
7. En ningún medio (correo, plataforma, teléfono) informa sobre el seguimiento, avance y conclusión de las denuncias, así como las acciones o sanciones impuestas.
8. Es incongruente su formación académica (Lic. en Ciencias de la Comunicación) con su actitud laboral, ya que a los denunciantes nos corta todos los canales de comunicación, haciendo imposible llegar a acuerdos o mantener diálogos a favor del bienestar animal.
9. Oficialmente reporta diferentes cifras de maltrato animal, y comenta que el 100% de las mismas han sido atendidas en tiempo y forma, lo que es falso y contraviene la normatividad de transparencia y acceso a la información.
10. No informa sobre el seguimiento y destino final de cada uno de los perros decomisados y que son llevados a centros de control caninos o distintas A.C., en donde ella argumenta que se rehabilitan para su posterior adopción.
11. La subprocuradora ha mentido al informar que algunos perros decomisados fueron entregados a asociación civil protectora de animales, y en realidad los entregó a un centro de atención canino (conocido como antirrábico).
12. No informa sobre el seguimiento y destino final de los animales decomisados por venta ilegal (por ej. casos de San Bernabé y Chalco).
13. Falta de atención ante casos urgentes de maltrato animal en fines de semana, días festivos o durante eventos organizados por la PROPAEM.
14. Falta de transparencia en los procesos: No informa públicamente en qué consisten los procedimientos sancionadores y si PROPAEM da seguimiento en caso de que alguna denuncia requiera un proceso penal.
15. Encubre a pseudoanimalistas que lucran y maltratan animales.
16. Incumplimiento del programa rector de Bienestar Animal: No hay pruebas de que están monitoreando los Centros de Control Caninos (antirrábicos) y que se estén rescatando caballos maltratados por los carretoneros.
Aseguran en la carta, que el mal desempeño de la Subprocuradora ha impactado negativamente en la protección y bienestar de los animales, mismos que quedan expuestos a morir o ser maltratados permanentemente, desmotivando a los denunciantes para reportar nuevos casos de maltrato o dar continuidad a otros.
“Señor Gobernador, con todo respeto manifestamos que ante la sociedad y durante su Gestión, se ha perdido credibilidad en los resultados para erradicar el grave maltrato animal que existe en el Estado de México, mismos que impactan de manera importante en el índice de violencia social. Lo anterior, se puede constatar en los comentarios que los denunciantes realizan en la página oficial de la PROPAEM y de la Secretaría de Medio Ambiente del Estado de México”, agregan.