Las lombrices y su importancia para la fertilización de los suelos

Tienen una alta capacidad reproductora, lo que las hace las favoritas de la llamada lombricultura

Redactado por: Staff

Cuando estás en un jardín, o en un bosque, es probable que hayas visto a las lombrices de tierra, muchas son largas, anilladas y café rojizo. Te preguntarás que importancia tienen éstas para las plantas, existen cerca de 6 mil especies en todo el mundo, y pueden variar en tamaño y comportamientos.
De ellas, 120 especies pueden encontrarse en todo el mundo. Estos animales existen desde hace millones de años, incluso sobreviviendo las tragedias que mataron a otros, como sucedió con los dinosaurios, y a través de todos los años, realizan un trabajo muy importante, que es la lombricultura.
En la zona sur de la Ciudad de México, como por ejemplo Xochimilco, estas lombrices, especialmente la lombriz roja de California que mide de 6 a 8 centímetros, respira por su piel y no soporta la luz solar pues apenas unos minutos expuestos a sus rayos causa su muerte.
Con sus cinco corazones y seis pares de riñones, la Eisenia foetida, su nombre científico, avanza en la oscuridad mientras excava la tierra y come. A medida que avanza, sus deyecciones hacen de la tierra un terreno más fértil pues sus excrementos contienen nitrógeno, fósforo, potasio y calcio que hacen que sea un producto mejor que los fertilizantes comerciales. A este producto se le llama humus.
La lombriz roja de California es originaria de Europa aunque fue en la demarcación estadounidense donde fue cultivada. Son las mejores trabajadoras para la tierra, con sus 1.4 gramos, comen una ración diaria que equivale a su propio peso, del cual un 55 por ciento es abono.
Tienen una alta capacidad reproductora, lo que las hace las favoritas de la llamada lombricultura.
Por la importancia que tiene este pequeño animal, que contribuye a tener los suelos sanos, de julio a septiembre de 2016, un total de 20 comuneros fueron apoyados por la Gerencia de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) en la Ciudad de México con 157 mil 218 pesos para tomar el Curso Teórico-Práctico de Lombricomposta en las instalaciones de la comunidad y en Querétaro, donde visitaron la empresa Aldea Verde para recibir la capacitación práctica.
A la fecha, han logrado establecer sus primeros dos módulos de cría y producción de Lombriz Roja Californiana.
Esteban Arenas García, Coordinador Técnico de la Comunidad, comentó que este curso permitió a los integrantes de la brigada adquirir conocimientos en torno al uso, manejo, tratamiento, transformación y aprovechamiento alternativo de los residuos sólidos orgánicos que se generan del bosque.
El comunero califica a esta tecnología como amigable con el ambiente y espera que en algunos meses más se beneficien de esta composta.
Afirma que las lombrices necesitan para hacer su trabajo, el excremento de vacas, borregos o caballos y de desperdicios de hortalizas y hojarasca, que pasan por un proceso de secado en el que se cuida que la humedad se mantenga a un 60 por ciento para que las lombrices puedan consumirlo fácilmente, esto se llama pre-composteo.
Explicó que una vez que han comido su alimento y las lombrices han hecho deyecciones, el tiempo de maduración de la composta es de cuatro a seis meses.
Los lixiviados que genera la lombriz también son aprovechados como abono orgánico y foliar que puede ser aplicado a cualquier tipo de vegetación.
“Al concluir el primer ciclo que permite extraer la composta final, la lombriz se cosecha y se vuelve a comenzar el proceso. Pretendemos que en un futuro se incremente la superficie y tener módulos más grandes y con ello implementar un mejor aprovechamiento de los residuos orgánicos que se producen en el bosque”, explicó Arenas García.