Ante más de 640 mil toneladas de redes en los mares, Protección Animal Mundial llamó a los gobiernos unirse a la Iniciativa Global de Redes Fantasma

Tras 600 años, estas redes fantasma finalmente se descomponen en microplásticos, y puede entrar en el cuerpo humano a través de los peces que consumimos

Redactado por: Staff

Con motivo del Día Mundial de los Océanos, Protección Animal Mundial anunció que cada año, más de cien mil ballenas, delfines, focas y tortugas son atrapadas en "redes fantasma" — redes de pesca, líneas y trampas abandonadas, perdidas y descartadas, hechas de plásticos que pueden tardar hasta 600 años en descomponerse. Los animales capturados en estas redes de pesca sufren una muerte prolongada y dolorosa, por lo general mueren de hambre o sofocados a lo largo de varios meses.
Afirmó que unas abrumadoras 640.000 toneladas de redes de pesca se dejan en nuestros océanos cada año - el equivalente a 2844 Estatuas de la Libertad. Informes devastadores muestran que esta basura océanica afecta a más de 817 especies de vida marina. Algunas redes perdidas en los océanos son enormes —mucho más grandes que un campo de fútbol— atrapando y matando a la fauna marina.
Tras 600 años, estas redes fantasma finalmente se descomponen en microplásticos, y puede entrar en el cuerpo humano a través de los peces que consumimos. Más de un cuarto del pescado que se vende hoy en los mercados de Indonesia y California contiene plástico, cuyos orígenes muy probablemente incluyan las redes fantasma.
La afectación por redes fantasma ha aumentado en los últimos años, y es probable que crezca a medida que la actividad pesquera se intensifica, creando problemas de amplio alcance para el medio marino y costándole a los gobiernos millones de dólares en gastos de limpieza de océanos.
Mientras que la industria y los líderes políticos se reúnen en dos importantes cumbres internacionales a principios de junio (Primer Conferencia Mundial sobre los Océanos, y la SeaWeb Seafood Summit), Protección Animal Mundial está llamando a los gobiernos y la industria a reconocer la necesidad urgente de librar a nuestros océanos de trampas mortales y unirse a la Iniciativa Global de Redes Fantasma (Global Ghost Gear Initiative, o GGGI).
Una solución a la guerra contra los residuos marinos
Ingrid Giskes, directora de la campaña Sea Change de Protección Animal Mundial, dijo: "Se están encontrando soluciones efectivas a niveles locales y nacionales, pero se necesita un enfoque global para que el problema de las redes fantasmas sea vigilado y resuelto a gran escala. Los gobiernos y la industria son parte de esta solución.
"Nuestra Iniciativa Global de Redes Fantasma cuenta con más de 80 participantes de la industria que impulsan soluciones innovadoras, desde la eliminación de redes de pesca de nuestros océanos hasta la transformación de redes recicladas en patinetas y trajes de baño. Lo que nos gustaría ver es que la GGGI sea llevada al siguiente nivel por los gobiernos y la industria, creando una red global sostenible de miembros comprometidos con el cambio real y soluciones prácticas a escala”.
La Sra. Giskes dijo que la GGGI también presentó una forma para que los gobiernos cumplan con el Objetivo 14 del Desarrollo Sostenible de la ONU para reducir los desechos marinos: "Esperamos que representantes de la industria y los gobiernos se unan a nuestro esfuerzo para eliminar las redes fantasma y crear océanos más seguros y limpios. Se trata de reunir a los participantes para evitar que los redes de pesca se pierdan y abandonen, promoviendo mejores prácticas al retirar las redes fantasma de los mares, protegiendo a los animales marinos de los daños y salvaguardando la salud humana y los medios de subsistencia.
"Nuestra alianza ya incluye representantes de la industria pesquera, el sector privado, la academia, gobiernos, organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales. Cada participante tiene un papel crítico que jugar para mitigar las redes fantasma a nivel local, regional y global. Eso es también un montón de experiencia y pasión para partir”.