Isla de plástico en el Pacífico Norte

Este fenómeno de contaminación marina se repite en todos los océanos

Redactado por: Staff

Ubicarla en un mapa es difícil aun con fotografías satelitales o usando radares; pero ahí se encuentra, en algún punto del giro oceánico del Pacífico norte, donde convergen las corrientes marinas y en donde el agua entra en calma; ahí está la Isla de plástico con sus más de cien millones de toneladas de desechos flotando a la deriva y contaminando la cuna de la vida.
Martín Soto Jiménez, especialista del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología (ICMyL), Unidad académica Mazatlán, recordó que la vida en la Tierra comenzó en el agua y la contaminación de los mares nos afecta como especie, pues la mitad de la actividad productiva al igual que el sostenimiento de la vida en el planeta, depende de los ecosistemas marinos y su conservación.
Y siguen acumulándose
Como parte del Día Mundial de los Océanos que se conmemora hoy 8 de junio, lamentó que debido al descuido e irresponsabilidad de las personas, cientos de residuos sólidos, principalmente plásticos, lleguen a los mares a través de ríos o por abandono en las playas.
Explicó que éstos flotan a la deriva hasta que son atrapados por una corriente, la cual los dirige hasta un punto en donde las corrientes paran y las aguas se calman, conocido como Giro del Pacífico norte y, en ese lugar, comienzan a depositarse cada día.
“El problema, hoy en día, es que siguen acumulándose, y si esos plásticos tardan décadas o siglos en degradarse y cada día hay más, entonces lo grave es que esas islas se hagan más grandes. Ahora tienen el tamaño de estados como Chihuahua o Coahuila, pero en un futuro serán de casi un continente”, aseguró.
Datos de la National Oceanic And Atmospheric Administration de Estados Unidos y de la Universidad de Tokio, Japón, muestran que los desechos provenientes de la costa oeste de Norteamérica tardan cerca de cinco años en arribar al vórtice del giro, en tanto que de la costa este de Asia les toma un año o menos.
Por otra parte, Soto Jiménez mencionó que estos residuos en el Pacífico no están juntos sino flotando relativamente dispersos y degradándose poco a poco, liberando en ese proceso partículas y nanopartículas de elementos tóxicos que son ingeridos por diversos organismos marinos, y éstos con el tiempo llegan a nuestras mesas.
La Isla plástica del Pacífico norte es la más grande, pero este fenómeno se repite en el Pacífico sur, en el Índico y en los giros del Atlántico norte y sur en menor proporción, con los mismos efectos negativos para los ecosistemas y la salud humana.
MAR ABIERTO
Las acciones más económicas para evitar la contaminación de los mares son: no tirar basura en ríos o cañadas ni dejarla a cielo abierto en las playas por el peligro creciente que significa a largo plazo.
Habría la posibilidad de limpiar las zonas del océano afectadas, pero esta forma de recuperación sería muy costosa.
Gaceta UNAM
Foto: Gaceta UNAM