El Santuario Emoya Big Cat continúa investigaciones sobre asesinato de leones José y Liso

De la misma forma, tanto Emoya Sanctuary y Animal Defenders anunciaron que con los corazones destrozados , piden la paciencia de los visitantes y sensibilidad nos “mientras nos recuperamos y llegamos al fondo del ataque traumático en el santuario

Redactado por: Staff

Bajo el #StandTogether, #StrongTogether, el Santuario Emoya Big Cat, ubicado en Sudáfrica, quien conserva a grandes felinos que fueron rescatados de los circos o de otras situaciones de maltrato, rinden homenaje a los Liso y José, dos leones que fueron cruelmente asesinados por brujos o cazadores.
En su canal de Facebook, el Santuario, al igual que Animal Defenders International (ADI), anunciaron que continúan las investigaciones en torno del asesinato de los dos leones llamados Liso y José, quienes fueron encontrados la semana pasada, mutilados y sus pieles rasgadas, presumiendo que se trata de un grupo asociado a la hechicería o al comercio para medicinas populares en las que utilizan los huesos.
En un comunicado difundido en este mismo canal de Facebook, aclararon y desmintieron que fueran destazados, como manejaron algunos medios de comunicación, sino que dijeron "debemos corregir la desinformación que está circulando [...]. Nuestro veterinario llevó a cabo la autopsia y confirmó que José y Liso ingirieron una enorme cantidad de veneno y murieron muy rápidamente -no fueron desollados vivos como algunos medios de comunicación han sugerido", se explica en este comunicado difundido en la cuenta de Facebook de Animal Defenders International.
De la misma forma, tanto Emoya Sanctuary y Animal Defenders anunciaron que con los corazones destrozados , piden la paciencia de los visitantes y sensibilidad nos “mientras nos recuperamos y llegamos al fondo del ataque traumático en el santuario, tenemos seguridad las 24 horas y las patrullas armadas y hemos tomado medidas inmediatas y añadidas para salvaguardar nuestros grandes gatos y santuario”.
Anunciaron que aún continúan las investigaciones con expertos forenses, por lo que no se podrá dar más información hasta que se concluyan dichas investigaciones, por lo que anunciaron que el Santuario permanecerá cerrado.
José y Liso eran dos leones que sufrieron muchos años en los circos y fueron rescatados en 2014 de circos de Perú y Colombia, junto a otros 33 felinos. Ellos vivieron durante años en lugares reducidos, fríos, oscuros y sucios, soportando torturas y maltratos constantemente, a muchos incluso les habían retirado las garras y los dientes por lo que no eran capaces de cazar.
El rescate había estado encabezado por Animal Defenders International (ADI) en una operación llamada “Operation Spirit of Freedom” y fueron reubicados en el santuario ubicado en Sudáfrica.
La operación había tomado más de un año y al menos 330.000 dólares, pero todo ese esfuerzo e inversión valió la pena: rescatar a 33 animales del encierro y abusos de un circo no tiene precio. “Ellos nunca habían tenido libertad, sus patas nunca habían pisado el pasto, ni sabían lo que era estar entre los árboles, verlos caminar por el santuario en un ambiente idéntico a la selva africana fue la mayor satisfacción”, dijo Jan Creamer, presidente de ADI.
Emoya Sanctuary tiene una extensión de 5000 hectáreas aproximadamente y fue fundado por la Sra Heuser y su hija en 2012
La propiedad abarca montañas, prados, bosques y ríos, en los cuales los animales pueden ser realmente felices, además el santuario les provee de la carne que necesitan para mantenerse saludables, pues Emoya recibe suministros cada año que garantizan la alimentación de los animales.
José y Liso, desde que entraron en contacto se hicieron grandes amigos, ellos permanecían largo tiempo juntos y tenían muy buenas relaciones entre sí, sin embargo, cazadores furtivos se metieron al Santuario y los asesinaron .