Una historia de crueldad contra perritos en Veracruz

Los vecinos comentaron que no es la primera vez que ocurre esto, señalan que estas personas ya habían dado muerte anteriormente a otros dos perros víctimas de una lluvia de golpes a palos

Redactado por: Staff

Era de madrugada y la lluvia caía, en la oscuridad no se apreciaba que pasaba, Lucy se asomó desde la ventana de su casa buscando entre la oscuridad y la lluvia, no logró ver nada, sólo el chillido dolorido y angustioso de un perrito que a lo lejos se oía.
Sin embargo, así pasó la noche hasta que la luz del día reveló la atroz escena, era un perrito chihuahua colgando de una cadena , bañado en sangre que manchó incluso la pared donde se encontraba. Así, la desgarradora historia empezó a tomar forma a través de la narración de algunos vecinos que prefirieron guardar el anonimato.
La atroz forma cómo mataron a este perrito aconteció en la calle Francisco Villa No 1 esq, con Lerdo de Tejada en Col. Revolución Boca del Río, Veracruz, en donde el hallazgo se dio alrededor de las 7 am.
Posteriormente, los vecinos dieron parte a las autoridades las cuales no pudieron fincar responsabilidad a los propietarios del inmueble pues no se encontraban, además que no se tenía al o los responsables en flagrancia.
Empero protectores de animales como el Comité de Vigilancia Ambiental Musgo exigieron a las autoridades iniciar la investigación, por lo que las autoridades abrieron ya una carpeta para iniciar las pesquisas
El Comité de Vigilancia Ambiental Musgo informó a Prensa Animal que ya se llevó a cabo la exhumación del cuerpo del perrito el cual se encontraba enterrado todavía con la cadena al cuello y con rasgos de golpes y sangre.
Los vecinos comentaron que no es la primera vez que ocurre esto, señalan que estas personas ya habían dado muerte anteriormente a otros dos perros víctimas de una lluvia de golpes a palos.
Se informó que un perro Schnauzer, blanco que se encontraba en la propiedad y que pudo ser rescatado, el cual se encuentra hoy, en un lugar secreto pues se teme que el dueño de la propiedad exija su devolución.