HSI denuncia que continúan las ventas de carne de perro en Yulín, a pesar de la prohibición, activistas rescatan perros de grandes camiones

Según datos de HSI, entre 10 y 20 millones de perros son sacrificados en China todos los años para consumo alimentario

Redactado por: Staff

A pesar que el pasado 15 de junio, se prohibió, por Ley, la venta de carne de perro en China, para el festejo del criticado Festival Yulin, que consiste en consumir carne de perro, después de un atroz maltrato para convertir a estos animales en platillos, en esa ciudad china se registraron disturbios y se lograron vender perros.
En un comunicado que envió la organización internacional The Human Society, precisó que varios activistas grabaron cómo la Policía de Yulin obliga a algunos vendedores a cerrar sus puestos de venta.
La medida de prohibir la venta de carne de perros en establecimientos mercantiles, y en puestos fijos y semifijos, que fue anunciada por grupos animalistas a mediados del mes de mayo, se implantó seis días antes de que diese comienzo en la ciudad meridional de Yulin el mayor festival anual de carne de perro del país asiático.
"Es alentador ver cómo las autoridades de Yulin están aplicando su compromiso de prohibición (...) demuestra que, aunque la medida no es perfecta, está teniendo un verdadero impacto", destacó un analista político de HSI en China.
Sin embargo, tal y como confirmó la propia HSI, ante el enfado de los comerciantes -mayoritariamente instalados en el mercado de Nanqiao- por la entrada en vigor de la nueva normativa, las autoridades llegaron a un acuerdo con ellos "en el último momento" que les permite poner a la venta un máximo de dos perros por puesto.
Según la organización, varios activistas chinos que hicieron guardia el pasado día 15 en el popular mercado de Dongkou, señalaron que los volúmenes de carne a la venta eran "mucho menores" que en años previos, cuando se calculaba que alrededor de 3.000 canes eran sacrificados.
Por su parte, el departamento de Promoción de Yulin afirmó en declaraciones al diario Beijing News que el festival "no es un festival oficial" y que el Gobierno municipal "no ha sacado ninguna política para prohibir la venta de carne de perro".
"Por supuesto que todos queremos ver un fin total e inmediato de la venta de carne de perro en Yulin (...) pero siempre hemos sabido que su fin no va a ser tan simple como apagar una luz", aseveró Li.
El festival de Yulin, que se celebra todos los años para celebrar el solsticio de verano, no es -al contrario de la creencia popular- una tradición arraigada en la sociedad china, sino que fue creado en 2010 por los propios vendedores de carne de perro para incrementar sus ventas, que por entonces habían descendido notablemente.
Según datos de HSI, entre 10 y 20 millones de perros son sacrificados en China todos los años para consumo alimentario, una práctica que no es ilegal por el momento en el país pero que grupos defensores de los animales llevan años intentando erradicar.
Asimismo, The Human Society, informa que ya van más de mil perros rescatados de los camiones que aún y pese a la prohibición, siguen llegando a los establecimientos mercantiles para su venta.
En las inmediaciones de la Ciudad de Guangzhou, más de 100 activistas han estado realizando estas operaciones de rescate, bajo el método de la negociación entre los choferes de los camiones y la policía en bienestar de los perros y gatos que terminaría en un cruel destino.