¡Amelí se salvó gracias a la ciencia veterinaria!

En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, el doctor Álvaro Oidor destacó que el objetivo principal de este hospital es brindar a los estudiantes de la licenciatura en medicina veterinaria y zootecnia el conocimiento y la práctica necesarios para ejercer su profesión

Redactado por: Prensa Animal /Agencia Informativa Conacyt

Después de dos visitas a médicos particulares, Amelí, una perrita de tipo maltés de cinco años de edad, no mostraba mejoría. Su estado era decaído y no quería jugar como siempre suele hacerlo. A la dueña de Amelí le recomendaron el Hospital Veterinario para Pequeñas Especies (HVPE) de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) y el diagnóstico y tratamiento fue acertado, quemaduras en la mucosa oral por jugar y probar cáusticos.
Después de un tratamiento de dos días, la mejoría de Amelí era evidente. Su atención estuvo a cargo del doctor Álvaro Oidor Méndez, jefe del área médica y quirúrgica de este hospital, quien atiende emergencias pero también cirugías más complicadas que incluyen la colocación de prótesis.
Como Amelí, el HVPE recibe de manera diaria un promedio de 30 mascotas para consulta, en su mayoría canes y gatos, aunque también atiende aves. Son siete los médicos de planta; sin embargo, son asistidos por personal administrativo, más 15 alumnos de servicio y seis voluntarios.
El trabajo no cesa, ya sea en el área de consulta, farmacia, quirófanos, rehabilitación, radiografía o esterilización. Los servicios especializados que se prestan incluyen: rayos X, ultrasonido, endoscopia, cardiología, análisis clínicos, hospitalización, vacunas, desparasitaciones y venta de alimentos especializados para el tratamiento y manejo de diversos padecimientos.
De esta forma, los estudiantes pueden aprender en este hospital escuela técnicas quirúrgicas veterinarias, terapéutica quirúrgica veterinaria, manejo de fauna silvestre, cuidados profesionales y atención médica para mascotas no convencionales y fauna silvestre.
En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, el doctor Álvaro Oidor destacó que el objetivo principal de este hospital es brindar a los estudiantes de la licenciatura en medicina veterinaria y zootecnia el conocimiento y la práctica necesarios para ejercer su profesión.
“Este julio se estarán cumpliendo 10 años de la inauguración del Hospital Veterinario de Pequeñas Especies. El principal objetivo de este hospital es la enseñanza y también tener la acreditación como Facultad de Medicina Veterinaria, un área que requiere cada vez más de mayor actualización por la demanda y contexto social en el que vivimos. Ahora las mascotas tienen un papel más importante dentro de la familia, se les ve como un integrante más y eso implica atención y más cuidados”, refiere el doctor Álvaro Oidor.
Diferentes áreas de atención
El HVPE está dividido en el área de consultorios, de hospitalización, tanto para pacientes infecciosos como no infecciosos, área de imagenología, donde se realizan ultrasonidos, rayos X y algunos estudios más avanzados. También está el área de fisioterapia, donde se rehabilitan animales después de una operación. Este hospital cuenta, de igual forma, con un área de laboratorio clínico y de cirugía.
“Tratamos de integrar toda la parte quirúrgica, hospitalaria y de prevención en el hospital como tal. En ese sentido, también tenemos colaboración y convenios con otras instituciones en las que los alumnos participan. Además atendemos animales exóticos que se tienen como mascotas, pero que no deberían serlo, a causa de la falta de información”.
Otro de los trabajos que se desarrollan en el HVPE es la intervención y rehabilitación de especies que son canalizadas por las Unidades de Manejo Ambiental (UMA), ya que a través de Profepa hay decomisos de animales maltratados que llegan a este hospital para ser tratados.
“Lo más común es que con las UMA trabajemos con aves, mamíferos pequeños y algunos felinos. Sin embargo, la logística para traerlos al hospital no es la más adecuada y a veces hay que ir a donde están. También es muy común recibir reptiles y aves rapaces que a veces la gente captura o que vende. Aquí también hacemos labor de concientización entre la población para no vender y capturar animales en peligro de extinción. Son muchas las áreas en las que trabajamos, pero nos enfocamos en la medicina y la prevención”.
Enfermedades zoonóticas
En cuanto a la atención que brindan a las mascotas, el doctor Álvaro Oidor informó que en los perros, el padecimiento más común es la parasitosis, que también puede ser transmitida a los seres humanos.
“Es lo más común, parásitos externos o internos como ácaros, lombrices. Incluso hay algunas larvas que pueden migrar a los ojos o al cerebro y causar problemas muy severos, sobre todo en niños, que son los que tienen más contacto con las mascotas y a veces no tienen tanto cuidado higiénico”.
Otro de los padecimientos de los canes está relacionado con enfermedades bacterianas como las zoonóticas (cuando pasan de animales a humanos), un ejemplo puede ser la leptospirosis, que incluso puede causar la muerte. La leptospirosis, explica el doctor Álvaro Oidor, es muy frecuente en perros callejeros y no la desarrollan inmediatamente sino de manera paulatina.
En tanto, los padecimientos más comunes que tienen los canes están relacionados con enfermedades en la piel, una de las áreas que está creciendo a nivel clínico en veterinaria, ya que estos males dermatológicos suelen complicarse y volverse crónicos, más cuando la mascota no puede recibir un tratamiento constante por presentar alergias a los medicamentos.
En importancia, sigue la parasitosis y otras enfermedades relacionadas con problemas geriátricos, ya que con los cuidados de los dueños las mascotas ya viven más tiempo y eso incrementa los problemas degenerativos como artritis, insuficiencia renal o cardiaca.
“También participamos en las campañas nacionales de vacunación antirrábica y concientizamos a la gente para evitar este padecimiento; gracias a la prevención, ese problema está controlado, mas no erradicado”.