Ante asesinato de Xanda, hijo del león Cecil, organizaciones exigen terminar con cacería y cría de leones en nombre del entretenimiento

Así como Cecil, él usaba un collar electrónico colocado por los investigadores para monitorear sus movimientos

Redactado por: Staff

Después que un cazador asesinó al león Xanda, hijo del león Cecil, la organización Protección Animal Mundial condenó el hecho y manifestó que se opone a toda forma de crueldad contra los animales, “creemos que la cría y caza de leones en nombre del entretenimiento necesita terminar”.
El león de seis años de edad fue cazado en las proximidades del Parque Nacional Hwange, en Zimbabwe. Xanda tuvo el mismo destino de su padre. El león fue asesinado por un cazador que participaba en una cacería de trofeos en las inmediaciones del Parque Nacional Hwange, en Zimbabue.
Cecil y Xanda no fueron los primeros leones del parque en ser asesinados. En los últimos 15 años, 60 leones considerados protegidos fueron muertos por cazadores.
La muerte fue anunciada el pasado jueves en la página de Facebook Lions of Hwange National Park, pero, según Andrew Loveridge, investigador de la Universidad de Oxford (Inglaterra), Xanda fue asesinado el pasado 7 de julio, cuando estaba fuera del parque.
Así como Cecil, él usaba un collar electrónico colocado por los investigadores para monitorear sus movimientos. El collar fue devuelto a los oficiales del parque por el organizador del safari, Richard Cooke Safaris, que no reveló la identidad del cazador responsable de su muerte.
Como Xanda tenía más de seis años de edad y estaba fuera de los límites del parque, su cacería no fue considerada ilegal por las autoridades de Zimbabue y no habrá consecuencias para los involucrados.
La organización Protección Animal Mundial afirma que el asesinato de Cecil por el dentista estadounidense Walter Palmer en el 2015 impactó a miles de personas alrededor del mundo y volvió la atención hacia la lucrativa y cruel industria de la caza.
La mayoría de los turistas que participan en cacerías vienen de Estados Unidos, Reino Unido y Sudáfrica, y pagan miles de dólares para perseguir animales y matarlos.
"África se beneficiaría mucho más con una industria enfocada en proteger a los leones, y no en matarlos. Kenia, es único país africano donde la cacería de trofeo está totalmente prohibida, los safaris de observación representan cerca de 800 millones de dólares para la economía anual del país ", explica Tennyson Williams, Director de Protección Animal Mundial en África.
Al igual que Palmer, el cazador que mató a Xanda pagó cerca de 55 mil dólares por el safari. Irónicamente, parte del dinero pagado por ellos financia equipos de oficiales para proteger la vida silvestre en los parques nacionales africanos.
Asegura que en los últimos 100 años, la población de leones ha sufrido una disminución del 90% - pasó de 200.000 animales a sólo 20.000.
Los organizadores de safaris de caza alegan que las tasas pagadas por ellos a los parques ayudan a mantener programas de conservación de grandes felinos, que también están amenazados por la pérdida de su hábitat natural, el conflicto con los humanos y la disminución de la oferta de presas para alimentarse. Sin embargo, según el informe del Fondo Internacional para el Bienestar Animal (IFAW), el número de leones muertos en cacerías en parques llegó a 1.500 en la última década, colocando ese tipo de actividad entre las principales causas de muerte de esos animales.
La caza también alimenta el negocio lucrativo de cría de leones en cautiverio. Se estima que hay más de 7.000 establecimientos de este tipo sólo en Sudáfrica. Los criadores proveen animales para safaris de caza y para los llamados "parques de leones". En estos lugares, los cachorros se separan de sus madres para servir de accesorios para fotos y enfrentan una vida entera de sufrimiento.
La organización solicita tu firma para que prohíban la cacería https://www.worldanimalprotection.cr/noticias/xanda-hijo-del-leon-cecil-fue-asesinado-por-cazador-de-trofeos