¡No a la criminalización de los Pitbull!: Frente por la Enseñanza

Quién o quiénes se atrevieron a ejercer esa violencia en dos seres inocentes representa un peligro potencial generando un incremento en la incidencia delictiva

Redactado por: Por Mónica Pedroza, Servicios en Prevención, Seguridad y Derechos Humanos A.C

El 19 de julio de 2017, salió en medios de comunicación la lamentable muerte de la menor Sara Fournel por mordedura de can. Reprochamos estos hechos, sin embargo, estas situaciones fomentan la criminalización y prejuicio de la raza pitbull. Se ha comprobado que si un perro vive maltrato y violencia, se tornará agresivo, ésta raza de perros tiene la peculiaridad de tener una mordida muy fuerte, por lo que no sueltan a su "presa".
Consideramos que estos seres sintientes no son responsables de dichos actos, hay un origen y quien influye en su educación es el "propietario", ya que si no se desarrollan en un ambiente de respeto, cariño y atención, estas carencias más el maltrato animal fomentarán violencia.
Seamos personas sensibles y comprendamos que un ser vivo no ataca de una forma consciente, es un instinto. Qué nivel de violencia habrá experimentado el animal para llegar al asesinato de una niña. Debemos prevenir estas conductas, quien en todo caso tiene que responder por la probable comisión de delito, es el "dueño".
De igual forma, reprochamos el reciente acto de maltrato animal en el que aparecieron muertos en un basurero dos perros de la raza pitbull con bolsas de plástico en la cabeza y sus miembros amarrados con alambre y enredados en trozos de tela, acto por de más cruel y denigrante, nos indigna y representa un peligro para la sociedad, porque esa conducta ilícita puede ser replicada en las personas.
Quién o quiénes se atrevieron a ejercer esa violencia en dos seres inocentes representa un peligro potencial generando un incremento en la incidencia delictiva, pues está comprobado que quien maltrata animales, tiene un alto porcentaje de probabilidad de agredir a una persona.
Exigimos a las autoridades competentes el esclarecimiento de los hechos y de igual forma que se tomen las medidas pertinentes para dejar de criminalizar a esta raza. Merecen un trato digo y reiteramos, la educación que reciben por parte de su "propietario" es la que deberá ser cuestionada.
Lo inaceptable es criminalizar a los perros por su raza e iniciar una ola de violencia en su contra. Si algo debe quedar claro es que el nivel de "violencia" o “peligrosidad” de un perro, cualquiera que sea su raza, es consecuencia de los actos del "propietario".
Los perros, aprenden y ejercen su comportamiento en algunos casos para sobrevivir, sin embargo, una educación con amor y atención puede inhibir cualquier tipo de violencia.
Influye también en su estigmatización, que son usados para cometer ilícitos y para infundir temor. Seamos más sensibles y si tenemos un perro de ésta raza o de cualquier otra que se considere de "alta peligrosidad", además de educarlos con amor y respeto, recomendamos:
1.- Siempre que salgas a pasear o estés en espacios públicos con tu animal de compañía debe tener correa. Bozal únicamente en caso de que muerda.
2.- Deberán estar esterilizados y vacunados.
3.- Siempre deberás poner atención en su desenvolvimiento en su entorno.
4.- Tener las condiciones necesarias (espacio, tiempo, juegos y entrenamiento) para que expulse toda su energía (principalmente en razas de alto rendimiento).
5.- Si el perro de cualquier raza, es de carácter fuerte debes estar al pendiente y advertir de ello antes de cualquier aproximación.