Decomisa Profepa 16 ejemplares de fauna silvestre en Acatlán de Osorio, Puebla

El Clarín jilguero (Myadestes occidentalis) y el Sietecolores (Passerina ciris) se encuentran listados en la NOM-059-SEMARNAT-2010

Redactado por: Staff

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) decomisó 16 ejemplares de vida silvestre en el municipio de Acatlán de Osorio, Puebla, debido a que no se acreditó su legal procedencia.
El decomiso se realizó con base en una resolución administrativa emitida por la PROFEPA, donde quedó demostrada la infracción por no acreditar la legal procedencia de los ejemplares, los cuales fueron asegurados durante una inspección.
Los 16 ejemplares decomisados consisten en: 2 Tigrillo real (Pheucticus chysopeplus), 5 Cenzontle (Mimus polyglottos), 1 Mulato (Melanotis caerulenscens), 1 Calandria o bolsero cuculado (Icterus cucullatus) y 1 Sietecolores (Passerina ciris), 3 Cuitlacoche (Toxostoma curvirostre), 1 Clarín (Myadestes unicolor), 1 Clarín jilguero (Myadestes occidentalis) y 1 Cotorra cucha (Amazona autumnalis).
Los ejemplares quedaron bajo resguardo y cuidado de la Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA) Flor del Bosque, ubicada en el municipio de Amozoc de Mota, Puebla.
Cabe señalar que el Clarín jilguero y el Sietecolores se encuentran listados en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010, como Especies Sujetas a Protección Especial (Pr), por lo que la posesión de estas aves, sin contar con la documentación para acreditar su legal procedencia, constituye un delito.
De igual forma, el Loro cachetes amarillos se encuentra listado en el Apéndice II de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).
La Ley General de Vida Silvestre (LGVS) establece que poseer ejemplares, partes y derivados de vida silvestre sin contar con los medios para demostrar su legal procedencia, constituye una infracción que puede ser sancionada con el equivalente de 50 a 50 mil Unidades de Medida y Actualización.
Con estas acciones, la PROFEPA vigila el cumplimiento de la legislación ambiental en torno a la venta de fauna silvestre.