Asegura Profepa un ejemplar de león en Mexicali, Baja California; y en Nayarit , 240 pericos frente naranja

El domicilio donde se albergaba el ejemplar no cuenta con los requisitos mínimos que garanticen el trato digno y respetuoso del felino

Redactado por: Staff

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) aseguró un ejemplar de León en la ciudad de Mexicali, Baja California, debido a que el domicilio particular donde se ubicaba, no cumple con las condiciones de trato digno y respetuoso para el animal.
Inspectores de PROFEPA en la entidad atendieron la denuncia ciudadana hecha a través de la red social Facebook, en donde señalaban la presencia de una leona que se encontraba en condiciones deplorables, albergado en una pequeña jaula, sin sombra, en el patio trasero de una vivienda; sin alimento y en aparente estado de desnutrición.
Una vez llevada a cabo la pesquisa que permitió dar con la ubicación de la persona que poseía al ejemplar, elementos de la PROFEPA acudieron al citado domicilio particular donde se constató la presencia del felino, por lo que se llevó a cabo la visita de inspección correspondiente para determinar la situación del mismo.
Inspectores federales de esta Procuraduría observaron que se trata de un ejemplar de León africano de la especie Panthera Leo, hembra, juvenil de aproximadamente 1 año y 4 meses de edad; la cual cuenta con sistema de marcaje a base de microchip.
El inspeccionado, a fin de acreditar su legal procedencia, presentó una nota de remisión original, una autorización de parte de la Secretaría de Protección al Ambiente del Estado de Baja California y copia del aviso de aprovechamiento de la SEMARNAT, los cuales serán valorados dentro del proceso instaurado.
Cabe señalar que el animal se encontraba en buen estado de salud, no presentando lesiones ni laceraciones visibles, acreditando los cuidados veterinarios con el expediente respectivo donde consta que se le aplican sus vacunas y desparasitaciones para este tipo de ejemplar.
Sin embargo, esta Procuraduría inició procedimiento administrativo toda vez que la legislación ambiental vigente señala que el sitio en donde se alberguen estos animales, deben reunir los requisitos mínimos que garanticen su trato digno y respetuoso, así como contar con un plan de manejo aprobado por la SEMARNAT para el cuidado del ejemplar en cautiverio, por tratarse de un ejemplar de vida silvestre exótico que se encuentra fuera de su hábitat natural, conforme a los artículos 27 y 78 de la Ley General de Vida Silvestre.
Por lo anterior, la PROFEPA procedió, conforme al artículo 119, fracciones II y VII, de la Ley General de Vida Silvestre (LGVS), al aseguramiento precautorio del ejemplar, trasladándolo bajo resguardo al PIMVS Bosque y Zoológico de la Ciudad de Mexicali, el cual cuenta con capacidad para el manejo y atención veterinaria de este tipo de ejemplares.
Dicho resguardo persistirá hasta que el inspeccionado demuestre contar con las instalaciones y registros correspondientes para su manejo y manutención en cautiverio.
De acuerdo a la Ley General de Vida Silvestre, no sólo es obligación de quien posea ejemplares de vida silvestre demostrar la legal procedencia, también lo es el garantizar la seguridad de la sociedad y el bienestar de los animales que posea.
Por lo que se exhorta a los ciudadanos a no adquirir ejemplares de vida silvestre, sobre todo de aquellas especies que representan un alto riesgo de seguridad hacia las personas.
Con estas acciones, la PROFEPA atiende de manera inmediata las denuncias ciudadanas remitidas por cualquier vía de comunicación, cumpliendo con la política ambiental establecida de implementar acciones permanentes en la protección de los recursos naturales.
Por otra parte, en coordinación con la Policía Federal División de Seguridad Regional, aseguró 240 pericos que eran transportados de manera ilegal en un vehículo particular detectado en las inmediaciones de la Carretera Federal No. 200, en su tramo Guayabitos-Los Ayala, en el Municipio de Bahía de Banderas, Nayarit.
En este sentido, elementos de la Policía Federal (PF) realizaron la inspección al interior del auto compacto, con placas de circulación del Estado de México, encontrando que en la cajuela transportaba dos cajas de madera con 120 aves en cada una, sin que su poseedor lograra mostrar ningún documento que acreditara su legal procedencia. Ante ello, los elementos de la PF hicieron del conocimiento a esta Procuraduría en el estado de Nayarit, la cual apoyó en la identificación de los psitácidos.
Personal de la PROFEPA constató que se trataba de 240 ejemplares juveniles de la especie conocida como Perico Frente Naranja (Aratinga o Eupsittula canicularis), los cuales se observaban recién emplumados y con algunas alas cortadas de manera intencional, para impedir su vuelo; además de presentar una aparente deshidratación.
Dado lo anterior, de manera coordinada entre ambas autoridades, se realizó la detención de la persona que conducía el vehículo, así como el aseguramiento precautorio de los 240 psitácidos, para así ponerlos a disposición del Ministerio Público Federal, ante posibles hechos constitutivos de delitos en contra de la biodiversidad.
Es de resaltar que durante la entrevista realizada al momento de la inspección, el presunto infractor señaló que los había obtenido en distintas rancherías del municipio de Compostela y se dirigía a la ciudad de Guadalajara Jalisco, lugar donde distribuiría dichas aves para su venta, pudiendo alcanzar un valor de hasta 800 pesos por cada ejemplar.
Cabe citar que la especie Perico Frente Naranja (Aratinga o Eupsittula canicularis) se encuentra listada en la categoría de sujeta a Protección especial (Pr) en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010, además de estar contemplada en el Apéndice II de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), tratado internacional del que México forma parte desde 1991.
Es importante mencionar que el aprovechamiento comercial de especies de psitácidos (pericos, loros y guacamayas) cuya distribución natural sea dentro del territorio nacional, está prohibido desde el año 2008, por lo cual el poseer este tipo de ejemplares de vida silvestre, podría ser sancionado con una multa de 50 a 50,000 Unidades de Medida y Actualización (UMA) vigente, de acuerdo a la Ley General de Vida Silvestre.
Además, la venta, captura, posesión, transporte o acopio ilegal de este tipo de especies contempladas bajo alguna categoría de riesgo o regulados por algún tratado internacional del que México forme parte, puede configurar un delito federal, susceptible de ser sancionado con una pena de prisión de 1 a 9 años y una multa de 300 a 3,000 Unidades de Medida y Actualización, de acuerdo al artículo 420, fracción IV, del Código Penal Federal.
En esta temporada, la PROFEPA intensifica el combate al tráfico ilegal de psitácidos y exhorta a la ciudadanía a no adquirir este tipo de ejemplares silvestres y a denunciar su venta ilegal.