Presentan libro “El Gran Tiburón Blanco, Protector de los Océanos”, del biólogo mexicano Mauricio Hoyos

Durante el evento el Comisionado Del Mazo, compartió que CONANP registró un incremento de más de 30 por ciento de la población de esta especie

Redactado por: Staff

El Área Natural Protegida (ANP), Reserva de la Biosfera Isla Guadalupe en Baja California, es el único sitio de concentración de tiburón blanco (Carcharodon carcharias) en México y de los mejores lugares del mundo para su avistamiento. A la fecha se tiene un registro aproximado de llegada de 274 especímenes.
De acuerdo a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) y al investigador Mauricio Hoyos, esta ANP cuenta con características importantes de visibilidad del agua, número de animales que se pueden ver en un día (hasta 33) y su lejanía y aislamiento, lo que la hacen tener la única población de tiburones blancos apartada de la costa.
Durante la presentación del libro “El Gran Tiburón Blanco, Protector de los Océanos”, editado por la Alianza WWF , el Dr. Mauricio Hoyos -autor del libro - destacó, que su investigación está basada en la fotoidentificación y colocación de marcas acústicas y satelitales a los escualos que llegan a esta isla, con el propósito de obtener datos que permitan aprender más sobre la trayectoria y hábitos de la especie.
“Por 14 años, el científico mexicano ha estudiado al tiburón blanco en Isla Guadalupe, rodeada de aguas cristalinas: en un principio, como un moderno Robinson Crusoe viviendo aislado durante meses en esta isla volcánica, ubicada a 335 km de Ensenada, Baja California, y a la que se llega en barco tras un día de navegación”, contó la escritora Ángeles Mastretta, quien presentó el libro en el Museo Soumaya de Plaza Carso.
“Este es el primer libro escrito en Latinoamérica que abarca todo sobre el tiburón blanco, una especie que ha evolucionado durante 11 millones de años hasta convertirse en el rey de los mares, por sus características anatómicas y sus seis sentidos: gusto, oído, vista, olfato, línea lateral sensorial y electrorrecepción, que le permiten orientarse, navegar y detectar a sus presas”, dijo Marcos Linares, Subdirector de Mercadotecnia Corporativa de Telcel.
Jorge Rickards, Director General Interino del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) en México, destacó que en el año 2000 se descubre que Isla Guadalupe es uno de los lugares de reunión de tiburón blanco; dando comienzo a la actividad turística sustentable para observarlo y poner a esta Área Natural Protegida en el mapa.
El Comisionado Nacional, Alejandro Del Mazo Maza, destacó que la Comisión tiene el compromiso de proteger a esta emblemática especie, cuyo registro incrementó un 30 por ciento, es por ello que se imparten talleres de capacitación a prestadores de servicios turísticos periódicamente y se les entrega un Manual de Buenas Prácticas.
Comentó que este año se diseñó una nueva jaula de observación, con la finalidad de garantizar la seguridad de la especie y de los visitantes.
Agradeció al Dr. Mauricio Hoyos por el gran trabajo de investigación sobre el comportamiento del tiburón blanco, a la fundación TELMEX-TELCEL, los guardaparques de la CONANP y a todas las personas involucradas en la conservación de la Reserva de la Biósfera Isla Guadalupe.
Con el respaldo de la Alianza WWF, el Dr. Hoyos Padilla y su equipo, constituyen el primer grupo mexicano experto en telemetría en tiburones. Fotoidentifican y marcan cada temporada a los escualos que llegan a Isla Guadalupe, esto les ha permitido detectar la llegada de al menos 274 tiburones blancos en 2016, de los cuales 45 son individuos que han regresado a este lugar.
La permanente labor de investigación en la zona, permitió identificar en 2013 a Deep Blue, una hembra de más de seis metros de longitud y que es el tiburón blanco más grande del mundo que haya sido filmado.
Resultado de la investigación de Hoyos, se sabe que los tiburones blancos cazan elefantes marinos del norte a profundidades de 200 metros, algo que científicos estadounidenses consideraban imposible, debido a que esa especie ataca desde la superficie hasta 20 metros de profundidad. También que los tiburones jóvenes permanecen hasta 14 meses en la isla.
Por último el biólogo destacó que, contrario a la creencia popular, los humanos no forman parte de la dieta de los tiburones, ya que no tienen la cantidad de grasa suficiente.