Los plaguicidas y la deforestación acaban con las abejas

Los apicultores mayas, aseguran que de 50 colmenares que tenían, ahora sólo tienen 10, la siembra de soya transgénica en Campeche ha traído la deforestación en la región, además que este año no hubo cosecha de miel

Redactado por: Staff

En México y en el mundo ya se registra un declive que va del 30 al 80 por ciento en la presencia de abejas, a pesar que el 87.5 de las plantas de todo el mundo, son polinizadas por estos insectos, los cuales están muriendo por el uso indebido y abundante de pesticidas neonicotinoides, denunciaron apicultores y asociaciones civiles.
También el cambio climático y la deforestación están acabando con ellas, sí las están matando, es por eso, que en el Día Nacional de la Abeja, es necesario recordar que estos insectos son muy importantes para la vida humana y para la conservación del mundo.
El Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco (CIATEJ), la Red Temática de Toxicología de Plaguicidas, y la Federación Mexicana de Apicultores expusieron la delicada situación en la que se encuentra la apicultura debido a la mortandad masiva de abejas melíferas, teniendo pérdidas de colmenas desde un 30 hasta un 80% según información proporcionada por diversos grupos de apicultores del país.
La organización Greenpeace comenzó una campaña para proteger a las abejas e hizo ante la Comisión Federal para la Protección Contra los Riesgos Sanitarios (Cofepris) una denuncia sanitaria por la presencia en cuerpos de agua del estado de Sinaloa y la Península de Yucatán, de siete plaguicidas altamente peligrosos: Endosulfán, Mevinfos, Metil paratión, Diazinon, Clorpirifos, Metoxicloro y Lindano.
Por su parte, la Fundación para la Salud y la Educación, Dr. Salvador Zubirán A.C a través de Gabriela Gutiérrez Guzman logró que el Senado de la República decretara el 17 de agosto como Día Nacional de las Abejas.
En entrevista para , Angélica Ek Canché, del Municipio de Holpechén y Tenabo, Campeche, afirma que las abejas que ellos tenían, murieron, “cientos han muerto, por las plaguicidas y por la siembra de soya transgénica en las comunidades mayas, realizadas por los menonitas que viven en esas regiones y el plaguicida que usan”.
Denunció que las autoridades de Sagarpa desechan sus quejas, “se llevaron las muestras de las abejas muertas, y aún no han regresado”.
Por su parte, apicultores de la Ciudad de México, como Jaime Soto, coincidió en señalar que los agroquímicos están acabando con las abejas que aún quedan en las zonas rurales de la CDMX como en Xochimilco, hasta donde ya llegan la contaminación con este tipo de pesticidas que la empresa Monsanto comercializa en todo el mundo.
Asimismo, Sandra Lazo, Campañista del Programa de Agricultura y Alimentación de Greenpeace México, quien enfatizó que tanto en el mundo como en México se ha registrado un gran declive en la presencia de abejas por las siguientes causas: inserción de otro tipo de abejas, como la africana; el cambio climático en donde las estaciones se van desplazando, y se modifican las épocas de fertilización y polinización, y el modelo de agricultura industrial que existe actualmente, ya que se eliminan varias especies de plantas para insertar un solo tipo de cultivo, eliminando las plantas de las que se alimentan las abejas.
Destacó sobre todo el uso de plaguicidas que afectan directamente de forma letal a las abejas, pero solamente a ellas, sino a todos los polinizadores, “por eso las abejas sirven como termómetro en los ecosistemas por el impacto que tienen en la agricultura”.
Los apicultores mayas, aseguran que de 50 colmenares que tenían, ahora sólo tienen 10, la siembra de soya transgénica en Campeche ha traído la deforestación en la región, además que este año no hubo cosecha de miel.
Ante tal situación, Sandra Lazo, Campañista del Programa de Agricultura y Alimentación de Greenpeace México alertó que las abejas están en peligro e hizo un llamado a las autoridades para que den a conocer reglas claras y se protejan las abejas.
Fotos: Greenpeace