Profepa anuncia que elefanta Ely tiene buena salud, Proyecto Gran Simio revira, y acusa omisión al pronunciar un juicio parcial

La organización se congregará el próximo 22 de agosto en las oficinas del Jefe de Gobierno de la Ciudad de México para exigir nuevamente la información completa y responsable al público en general del estado de salud de la elefanta Ely

Redactado por: Staff

Después que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) diera a conocer que ya constató la buena condición de salud general en que se encuentra la elefanta africana de nombre “Ely”, en el Zoológico de San Juan de Aragón, en la Ciudad de México, la organización Proyecto Gran Simio afirmó que la institución federal emitió un juicio parcial sin contar con las pruebas necesarias para determinar buena salud.
La Profepa afirmó que en atención a denuncias en notas periodísticas y redes sociales, personal de la Delegación Federal de la PROFEPA en la Zona Metropolitana del Valle de México verificó el estado de salud de la ejemplar de elefante hembra.
Durante la inspección se verificaron las condiciones de cautiverio del ejemplar, donde se valoró el trato digno y respetuoso, el estado de salud del ejemplar, las instalaciones en las que se resguarda, el enriquecimiento ambiental que debe de proporcionarse a la especie, así como los cuidados veterinarios y medidas de bioseguridad correspondientes.
Por lo anterior, los inspectores federales de la PROFEPA observaron que el ejemplar de elefante africano (Loxodonta africana) hembra, de una edad aproximada de 30 años, cuenta con buen estado de salud, buena condición corporal y buena respuesta a estímulos, sin presentar afectaciones en la piel; solamente se encontró una ligera claudicación de su miembro anterior derecho, debido a una afectación ósea degenerativa, la cual está presente desde su llegada al Zoológico hace aproximadamente 5 años.
En ese sentido, el personal médico del Zoológico ha dado seguimiento a través de un tratamiento con condroprotectores, así como el acondicionamiento del albergue, pues éste cuenta con un piso de caucho que sirve para amortiguar la presión que ejerce el peso del ejemplar al caminar hacia las articulaciones del codo, carpos, metacarpo-falangeanas e interfalangeanas.
Además, la PROFEPA apreció montones de arena para que la elefanta pueda descansar parcial o totalmente. Lo anterior se pudo constatar mediante la aplicación de un examen clínico al momento de la visita, apoyándose con el personal médico y técnico que se encarga directamente del ejemplar.
Al momento de la visita también se verificó que el ejemplar cuenta con un exhibidor con una charca y dos áreas de descanso (cuarto de noche), las cuales se encuentran siempre abiertas para que la elefanta pueda refugiarse, proporcionándole un debido resguardo; además se le proporciona una dieta adecuada y suplementada para la especie, y no se observaron estereotipias o comportamientos anormales.
Cabe señalar que durante la visita de inspección no se proporcionó al personal actuante de la Procuraduría el expediente clínico del ejemplar, por lo cual el personal del zoológico deberá presentarlo dentro de los cinco días hábiles posteriores a la visita de inspección, lo anterior con el propósito de valorar el estado de salud que ha presentado la elefanta desde su llegada al zoológico, así como el seguimiento médico que se le ha practicado ante las diferentes afectaciones que pudo presentar a lo largo del tiempo.
La especie de Loxodonta africana corresponde a un ejemplar exótico, el cual se encuentra listado en el Apéndice I de la CITES.
Por su parte, la organización Proyecto Gran Simio precisó, en un comunicado, que la inspección que realizó la Profepa, tuvo como finalidad constatar las instalaciones donde el animal se encuentra, ya que en dicha inspección no recibieron el expediente clínico del ejemplar, por lo cual es irresponsable emitir un pronunciamiento de buena salud sin tener las pruebas necesarias para determinarlo así.
La organización señala que la PROFEPA en su pronunciamiento es omisa en explicar qué aspectos fueron los que se valoraron y que pruebas se practicaron para determinar que la elefanta está en buen estado de salud.
Tampoco, afirmó que se indica si se hizo alguna prueba etológica que pudiera explicar las conductas que ha tenido y han sido de conocimiento público, donde se observa al animal comer sus propias heces, un comportamiento que, de acuerdo con la etóloga Joyce Poole puede indicar un estado de desnutrición.
La organización ha exigido a la SEDEMA el historial clínico del animal para conocer a fondo su estado en un ejercicio de transparencia y participación ciudadana, sin que a la fecha las autoridades hayan respondido.
La Presidenta de Proyecto Gran Simio, Paulina Bermúdez, dijo que la información que emitió PROFEPA es parcial, ya que se sabe y lo reconoce el propio Zoológico, que el tipo de suelo especializado a que se hace referencia no se encuentra en el 100% del área que habita el animal, sino sólo en ciertas partes del exhibidor.
Sostuvo que esta misma situación fue denunciada por la etóloga como un problema mayúsculo para la salud del animal. Asimismo, la directora de la organización señala que se tiene conocimiento de que en el año 2016 la misma PROFEPA observó algunas anomalías en Ely y en otras especies y en las instalaciones del zoológico, lo cual llevo a que se aplicara una multa a la Dirección General de Zoológicos y Vida Silvestre.
La organización se congregará el próximo 22 de agosto en las oficinas del Jefe de Gobierno de la Ciudad de México para exigir nuevamente la información completa y responsable al público en general del estado de salud de la elefanta Ely, puesto que la información emitida por PROFEPA es irresponsable al no contar con pruebas que respalden sus conclusiones. La Presidenta de Proyecto Gran Simio exige a PROFEPA exhibir los detalles de la inspección realizada y todos los documentos que sustentan su opinión.