Anuncian criaderos de cocodrilo para utilizar sus pieles

El Ejido Chacchoben, en Quintana Roo, se convierte en el primer sitio a nivel nacional en hacer un aprovechamiento legal de huevos de esta especie cocodrileana en el medio silvestre

Redactado por: Staff

El Ejido Chacchoben, en Quintana Roo, fue develada una placa conmemorativa para dar fe del apoyo recibido por parte de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Rural y Pesca del estado de Quintana Roo (SEDARPE) y de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) con el propósito de construir las instalaciones que ya albergan los primeros huevos de cocodrilo recolectados como parte de las actividades del “Proyecto piloto sobre sustentabilidad, sistemas de producción y trazabilidad de pieles de cocodrilo de pantano (Crocodylus moreletii) en México”, para el estado de Quintana Roo.
La principal actividad del Proyecto piloto es el rancheo, consistente en recolectar una cantidad determinada de nidos de la especie en el medio silvestre, para trasladar sus huevos a incubadoras y así obtener una tasa de supervivencia de hasta el 90%, en comparación con el 10% obtenido en la naturaleza.
Al día de hoy, el ejido Chacchoben ha colectado dos nidos con un total de 57 huevos; en próximos días, continuará con la colecta bajo un esquema y metodología avalada por expertos y cumpliendo con la tasa de aprovechamiento autorizada por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT).
El proyecto no contempla la cacería de cocodrilos, ni el aprovechamiento de ejemplares provenientes del medio silvestre.
El evento fue convocado por la SEDARPE y por la Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA) “Cocodrilia”. Por parte del gobierno federal participó la CONABIO, y por parte del gobierno estatal, la Secretaría de Desarrollo Económico (SEDE), la Secretaría de Turismo (SEDETUR), la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente (SEMA) y la Procuraduría de Protección al Ambiente (PPA).
Asimismo, estuvieron presentes diversas instituciones del sector privado como Proveeduría Mundial, y de la sociedad civil como Amigos de Sian Ka’An, así como el Ejido Chacchoben y otros ejidos interesados en sumarse a este esfuerzo.
El “Proyecto piloto sobre sustentabilidad, sistemas de producción y trazabilidad de pieles de cocodrilo de pantano (Crocodylus moreletii) en México” es una propuesta innovadora a nivel nacional apoyada por las tres Autoridades de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) en México: CONABIO, Dirección General de Vida Silvestre de la SEMARNAT y Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA), en colaboración con la Responsible Ecosystems Sourcing Platform (RESP) basada en Suiza, y con el apoyo de dependencias estatales como SEDARPE y SEMA, así como con asesores del sector académico y civil.
“Somos afortunados de ver en Chacchoben la integración de tantos actores reunidos y trabajando en un esquema de responsabilidad compartida hacia un mismo objetivo: la conservación y aprovechamiento de una especie emblemática que estuvo en peligro de extinción hace unas décadas, y que se ha recuperado al grado de que hoy es posible obtener beneficios a través de su conservación y manejo sustentable”, manifestó el Biólogo Hesiquio Benítez Díaz, Director General de Cooperación Internacional e Implementación de la CONABIO.
El proyecto piloto involucra el compromiso del Ejido Chacchoben para la conservación de 4,686 ha de hábitat de cocodrilo de pantano, en colaboración con la granja Crocodilia, que se encargará del crecimiento de los individuos y su venta a empresas de la moda. Además, también se estarán conservando 560 especies relevantes de flora y fauna identificadas como potenciales en el Ejido, de las cuales 115 están consideradas en riesgo en el país.
El Programa de Monitoreo de Cocodrilo de Pantano, coordinado a nivel nacional por la CONABIO desde el 2011, indica que la mayor parte de las poblaciones del cocodrilo de pantano se encuentra estable o en incremento, avalando la factibilidad del Proyecto. El Programa será implementado en Quintana Roo con apoyo de la SEDARPE y la coordinación de Amigos de Sian Ka’ an. También se monitorearán 19 sitios nuevos con potencial de aprovechamiento para verificar la viabilidad de ser incorporados al proyecto de rancheo.
Después de años de planeación y perseverancia, Quintana Roo se convierte en el primer estado en realizar un aprovechamiento sustentable del cocodrilo de pantano en el país, siendo ejemplo para otras entidades y demostrando que podemos avanzar hacia un desarrollo sostenible, conservando a la vez el capital natural con el que México tiene la fortuna de contar.