Afectarán recortes al presupuesto de la Agencia de Protección Ambiental de EU a 4.3 millones de latinos en Florida

Los impactos se verían reflejados en asuntos de salud, ambiente y economía turística

Redactado por: Por: Karen Janett Carranza J. /LatInformation News

El Fondo para la Defensa Ambiental (EDF por sus siglas en inglés), publicó el reporte ‘Florida en Riesgo’, mismo que hace un análisis de la situación a la que la población que habita este Estado se enfrentaría tras el recorte del 30 % al presupuesto de la Agencia de Protección Ambiental (EPA por sus siglas en inglés).

La publicación revela que 4.3 millones de latinos y 3 millones de afroamericanos -que representan conjuntamente el 36.5% de la población de Florida- serían gravemente afectados por los recortes que la Administración Trump y varios miembros del Congreso plantean hacer a programas ambientales que han apoyado durante décadas a este estado; 5 de 7 programas serían eliminados, y los dos restantes enfrentarían una reducción presupuestal de entre el 30 y 48 por ciento.

El estudio presenta una relación de los recursos y los programas que Florida ha recibido entre 2012 y 2016, mismo que refleja los más de tres cuartos de billones de dólares que han sido aplicados en ciencia y tecnología para la limpieza del Estado, y que han contribuido a la protección ambiental y la economía del mismo.

De acuerdo con el informe publicado, Florida cuenta con la segunda mayor zona costera de los Estados Unidos, que incluye más de 3 millones de acres de lagos y 12 mil millas de ríos. Además, Florida dota a más de 7.5 millones de personas a través de sistemas de agua -posicionando al estado como el segundo con el mayor número de personas atendidas- que infringen las condiciones de salubridad establecidas en la Ley de Agua Potable Segura.

La propuesta del recorte del 30% del presupuesto asignado a la EPA, eliminaría el ‘Programa de Manejo de Contaminación de Fuentes no Puntualizadas’, que se encarga de mejorar las condiciones de las escorrentías y otras corrientes de aguas superficiales. Esto pondría en riesgo, entre otras, a la economía turística que derrama $17.9 billones de dólares, así como a la economía pesquera valuada en $7.6 billones de dólares en agua salada y en $1.7 billones de dólares en agua dulce.

Entre el 2012 y el 2016, Florida recibió más de $11.7 millones de subsidios de la EPA para la conservación y manejo de los estuarios; lo que a su vez incentivó la activación de casi $8 millones de dólares más para el mismo fin, provenientes de fondeos estatales y locales. Esto ha permitido que millones de familias puedan beneficiarse de los servicios ambientales que proporcionan los estuarios saludables de la Bahía de Tampa, la Bahía de Sarasota, Puerto de Charlotte y la Laguna del Río Indio. La buena salud de estos espacios naturales, ha permitido la creación de miles de empleos y el desarrollo inmobiliario con alto valor, al tiempo que contribuyen a la protección contra el aumento al nivel del mar y la ayudan a la protección del hábitat y la vida silvestre que alberga. Este subsidio pretende ser recortado.

Los subsidios por $2.5 millones que han sido asignados desde el 2012 para la reducción de riesgos de enfermedad en los nadadores de las playas de Florida, han contribuido a que 30 condados costeros refuercen la calidad del agua y lleven a cabo monitoreos para la detección de bacterias intestinales derivadas de heces animales y aguas residuales de desechos humanos. Durante el 2017, estos financiamientos han servido para la evaluación de 243 sitios durante el verano, y 142 que son monitoreados permanentemente durante todo el año. Estos fondos dejarían de existir bajo el esquema de presupuesto propuesto por la Administración Trump para la EPA en el 2018.

Por los últimos 25 años, los Everglades se han beneficiado de los subsidios obtenidos por la ‘Iniciativa Territorial del Sur de Florida’, que ha permitido reemplazar 25 mil tanques sépticos y 4 mil fosas sépticas que habían dejado se ser funcionales. Esto ha generado el monitoreo del flujo de substancias tóxicas como el mercurio y el fósforo en su trayecto hacia los Everglades, así como hacia la Bahía de la Bizcaína, la Bahí de Florida, el Estuario de Caloosahatchee, la Laguna del Río Indio y el Tracto de Arrecife de Florida que va del Condado de Martin hasta los Cayos de Florida. Asimismo, esta iniciativa ha permitido que se lleven a cabo otros proyectos de evaluación de los arrecifes coralinos, logrando que éstos conserven su salud. Este fondeo también sería eliminado para el 2018. Lo anterior, dejaría de apoyar 33 mil empleos generados por $2.3 billones de ingresos que se apoyan de este programa.


“En los Everglades, el aumento en el nivel del mar se traduce en millas de cambios en el hábitat. Recortar el presupuesto de la EPA echaría para atrás el progreso que se ha alcanzado para más de 70 especies amenazadas o en peligro de extinción que llama a los Everglades su hogar, sin mencionar a los 8 millones de floridenses que dependen de los Everglades para el suministro de agua”, comentó el Dr. Stephen, ecologista de los humedales de la Fundación Everglades.


La EPA ha indicado que 156 millones de personas, que incluyen el 62% de todas las minorías en lo Estados Unidos, viven dentro del radio de 3 millas de ‘Ciudades Industriales Abandonadas’ que se vuelven un peligro para la población debido a los residuos tóxicos que se encuentran en ellas. En el caso de Florida, el presupuesto asignado para la limpieza y reacondicionamiento de estas zonas, sería reducido en un 30%. Los riesgos que representan estos sitios, se agravan con la eliminación del programa de ‘Justicia Ambiental’ que se encuentra dentro de división del ‘Superfondo’ de la EPA. Florida alberga 53 sitios tóxicos del Superfondo y 1,272 propiedades industriales abandonadas que están contaminadas por arsénico, plomo, tolueno y benceno.

Otra de las prioridades de Florida, es la prevención y tratamiento de derrames de tóxicos provenientes de tanques que almacenan sustancias tóxicas y tienen filtraciones subterráneas. Hasta el 2016, Florida contaba con más de 10,700 tanques que requerían ser monitoreados o limpiados. Esto representa la mayor concentración de tanques de este tipo en una zona alrededor del país, alrededor del 15 % de los 70 mil que se encuentran en todo el territorio nacional. Una parte recursos asignados para el tratamiento de estos tanques, será completamente recortada y la otra reducida en un 48%.

En relación a estos recortes que enfrentará la EPA, Elgie Holstein, Director Senior de Planeación Estratégica del EDF, declaró que:

“El presidente busca frenar las salvaguardas ambientales de sentido común que han protegido la salud y el bienestar de los floridenses y de más de 100 millones de visitantes que viajan al estado cada año. Esto es más que un asalto a la agencia. Es un asalto a la salud pública y la seguridad. Tiene un impacto sobre el agua que necesitamos, la tierra donde juegan nuestros hijos, y el mismo aire que respiramos”.