Se celebró el centenario de la coreógrafa, fundadora del Ballet Folklórico de México, Amalia Hernández

El Ballet Folklórico de México, la Compañía Nacional de Danza y la Orquesta Sinfónica Nacional estrecharon lazos para celebrar el centenario del natalicio de Amalia Hernández con una gala que se efectuó en la Sala principal del Palacio de Bellas Artes

Redactado por: Staff

Durante poco más de dos horas, el público disfrutó del colorido, fuerza y belleza de los bailes del Ballet Folklórico de México a través de un programa variado que incluyó sones de Guerrero, Los matachines, Fiesta de Tlacotalpan, La danza del venado y Fiesta en Jalisco.
La primera bailarina de la Ópera de Berlín, la mexicana Elisa Carrillo, participó en la coreografía Sones antiguos de Michoacán, considerado el primer trabajo de la fundadora de la compañía. Lo hizo enfundada en una llamativa indumentaria tradicional de aquella entidad, al lado de integrantes de la Compañía Nacional de Danza (CND).
La secretaria de cultura, María Cristina García Cepeda, encabezó la ceremonia acompañada de la directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), Lidia Camacho; el director general del Ballet Folklórico de México, Salvador López López; así como su directora artística, Viviana Basanta Hernández, entre otras personalidades, entra ellas Roberto Hernández, patrono del ballet.
“La mexicanidad está en el amor, el talento, la entrega y fraternidad que nos legó Amalia, en esta compañía. Aprovecho para mandar un saludo solidario a nuestros hermanos de Chiapas y Oaxaca. Esta es la fortaleza de México, este es el México que somos, esta es la fortaleza de nuestro país. ¡Qué viva Amalia Hernández y qué viva México!”, dijo García Cepeda.
Al término de la presentación, García Cepeda destacó las actividades que se realizan en el marco de este festejo, como la promoción de publicaciones y programas de televisión, además de la conservación y preservación de todo el acervo sonoro y audiovisual del Ballet Folklórico de México, que será custodiado por la Fonoteca y la Cineteca nacionales.
Elisa Carrillo también intervino en Huapango, coreografía icónica de la agrupación, y en el Danzón Nereidas, en el que algunos de los bailarines aparecieron entre las butacas del recinto de mármol, poniendo a bailar a los asistentes al compás de la música interpretada por la Orquesta Sinfónica Nacional.
Bajo la dirección de Eduardo García Barrios, el conjunto sonoro acompañó al Ballet en los cuadros Los mayas, Huapango, La vida es un juego y Sones Antiguos de Michoacán.
Una de las piezas que más llamó la atención fue el remontaje de Los mayas, obra con la cual dio inicio el espectáculo y en la que se pudo apreciar animales como murciélagos, aves, quetzales y personajes con un significado profundo para esta civilización del sureste del país.
El público también celebró con sus aplausos y gritos de euforia el Jarabe tapatío, el Son de la negra, La bamba y El canelo, que contaron con música en vivo de mariachi y jaraneros, respectivamente.
Luego de este homenaje a Amalia Hernández, la titular de la Secretaría de Cultura estará de vuelta en las entidades de Oaxaca y Chiapas para continuar con la supervisión de los daños en el patrimonio cultural, a raíz del sismo acontecido el pasado 7 de septiembre.