La comunidad de la Unidad Nonoalco-Tlatelolco recordará el 32 aniversario de los sismos de 1985

Un llamado a la Sociedad Civil para restaurar el mural Tlatelolco 1985: Sismo y resurrección

Redactado por: Staff

Para recordar y revivir el sentimiento de solidaridad generado en la Sociedad Civil a raíz de los Sismos de 1985, el próximo martes 19 de septiembre, a partir de las 07:00 horas, se llevará a cabo un Acto Conmemorativo en el Jardín La Pera 2da sección de la Unidad Nonoalco-Tlatelolco de la Ciudad de México.
Dicho acto, convocado por la Red Urbana de Muralismo Comunitario, fundado por el finado artista plástico Nicandro Puente, y por la Organización Ciudadana Tlatelolca, se llevará a cabo justo frente al gran mural Tlatelolco 1985: Sismo y resurrección, realizado por habitantes de este conjunto habitacional severamente castigado por los sismos de aquel 1985, guiados por el espíritu solidario del pintor y muralista tamaulipeco.
Cabe recordar que la comunidad de la Unidad Habitacional Nonoalco-Tlatelolco hizo posible el mural entre los años 2001 y 2005 como una forma de recordar la movilización y solidaridad de la Sociedad Civil para con los afectados por los sismos de 1985.
Este acto conmemorativo servirá asimismo para hacer un llamado a la gente a manifestar nuevamente su solidaridad y reunir víveres y ayuda en apoyo a los damnificados del temblor del pasado 7 de septiembre, que afectó especial y severamente los estados de Oaxaca y Chiapas.
Tlatelolco 1985: Sismo y resurrección es un mural que evoca a quiénes con su esfuerzo y entrega frente al drama del 1985, restituyeron entre nosotros la unidad, la vida y la fe en la solidaridad humana.
Este acto es también un llamado a la restauración del mural, a no dejar perder este esfuerzo colectivo que sumó voluntades y en el que participaron muchas manos para trasformar nuestro espacio vital, dejando testimonio de la solidaridad ante el drama, como fuerza básica para la reconstrucción de la esperanza.
Como parte del evento habrá una intervención del espacio con mariposas cuyo simbolismo espiritual las coloca entre el mundo de los vivos y los muertos, trayendo esperanza; así como una pequeña muestra fotográfica del proceso de elaboración del mural.
Como lo dijo en su momento el muralista Nicandro Puente Eguía: “Convirtamos el solitario yo, en un solidario nosotros”.