Conoce la historia de Irma y Tigre, gatitos rescatados de la devastación del huracán Irma

Después del huracán Irma, el equipo de Protección Animal Mundial ha sido confrontado por muerte y destrucción en la isla de Barbuda

Redactado por: Staff

El equipo de Protección Animal Mundial, que acudió a ayudar a los animales de la Isla de Barbuda, después del paso del Huracán Irma, encontró dos gatitos que inmediatamente rescató, además de ayudar a evacuar de la isla a las personas.
Informaron que muchas personas tuvieron que elegir entre dejar sus animales solos entre la devastación, o arriesgar las vidas de ellos mismos y sus familias, por lo que el equipo de Protección Animal Mundial vio que los animales están asustados, muchos están heridos y corren el riesgo de contraer enfermedades. Ellos vagan por el paisaje destrozado, confundidos, hambrientos y heridos.
Y allí entre los escombros encontraron un gatito color naranja perdido sin su madre. “Nuestro equipo pensó que tenía dos o tres semanas de vida, y la llamó Irma (después del huracán).Irma tuvo la suerte de encontrar consuelo en los brazos de un cabo de apellido Williams”.
Al cabo Williams le gustó a Irma. Se convirtió en su guardián no oficial, hasta que llegó el momento de que nuestro equipo la llevara en barco donde nuestro socio Humane Society de Antigua y Barbuda, lo espero y lo recibió Nneka Hull James, un veterinario del gobierno con el que estamos trabajando, quien también encontró un pequeño gato naranja.
El gato parecía que había sido bien cuidado y era claramente una mascota querida. La llamamos Tigre - un nombre temporal hasta que encontramos a su dueño. Tigre estaba en peligro por los perros que vagaban en la isla, así que la llevamos junto con Irma en el bote a Antigua.
El adiós fue un momento difícil para el cabo Williams."Ahora no hay lágrimas", dijo. "Irma va a un buen hogar."
Las cosas están mejorando para Irma y Tiger. Pero hay innumerables animales en Barbuda que están heridos y se arriesgan a contraer enfermedades o a atacarse unos a otros.
Junto con la Humane Society y el gobierno de Antigua y Barbuda, están trabajando sin descanso para aliviar su sufrimiento y hambre. Por lo que la Asociación pide tu ayuda para continuar su trabajo.