El equipo de rescate de PETA está en Puerto Rico tras huracán María

En Puerto Rico, los animales callejeros en sí ya tenían una vida difícil en las calles antes del huracán, la tormenta seguramente ha dejado a animales lastimados por los objetos que arrojó y en grave peligro de pasar hambre

Redactado por: Staff

Después de una semana de vuelos cancelados y listas de espera eternas para conseguir vuelos disponibles, el Equipo de Rescate de Animales de PETA por fin llegó a Puerto Rico, donde el huracán María ha causado inundaciones catastróficas, dejando alrededor de 3,4 millones de personas sin energía y poniendo en peligro a un número desconocido de humanos, perros, gatos y otros animales.
Los miembros del equipo, quienes contrataron un avión para que los llevara a la devastada isla, son parte del personal capacitado para responder a emergencias relacionadas con animales. Cuentan con suministros y equipo de rescate y algunos acaban de regresar de atender las operaciones de rescate tras el huracán Harvey en Texas y Luisiana.
El equipo estaba listo desde temprano en la mañana de este jueves para intentar conseguir gasolina, una tarea difícil en Puerto Rico por el momento, y para llegar a un supermercado en el que comprarían suministros. Una vez que el equipo de PETA llegó, una activista local se unió a ellos y amablemente les proveyó de una camioneta. El Sam´s Club también les tendió una mano donando el alimento de perros y gatos que tanto necesitan, así como otros suministros.
En Puerto Rico, los animales callejeros en sí ya tenían una vida difícil en las calles antes del huracán, la tormenta seguramente ha dejado a animales lastimados por los objetos que arrojó y en grave peligro de pasar hambre. El equipo de rescate de animales de PETA hará todo lo posible, llevando alimento y suministros además de varias manos que ayudarán en todo lo que puedan.
Los miembros del equipo de rescate de PETA acaban de regresar de Texas, donde su personal caminó entre las aguas de las inundaciones para buscar animales abandonados, perdidos y heridos. Ayudaron a salvar a más de 100 animales, incluyendo perros, gatos, pollos y un armadillo en las zonas que fueron azoradas terriblemente por el huracán Harvey, y llevaron a 67 animales de compañía sin hogar a la sede de PETA en Norfolk, Virginia, cuando los abarrotados refugios locales necesitaron espacio para albergar a más víctimas.
La Asociación PETA pide el apoyo de la ciudadanía para apoyar su vital labor por los animales que se encuentran bajo amenaza de desastres, huracanes o negligencia humana, apoyando al fondo de PETA para emergencias de animales a través del botón que se encuentra a continuación. Este fondo hace posible que respondamos rápidamente cuando el desastre ataca y cuando los humanos les fallan a los animales que dependen de ellos.