Escasez de agua en algunas demarcaciones de la ciudad, un foco de conflicto social: UAM

La ciudad no cuenta con planes de emergencia para orientar a los ciudadanos

Redactado por: Staff

La escasez de agua registrada en las delegaciones Tláhuac, Xochimilco e Iztapalapa como consecuencia del sismo del 19 de septiembre, representa un foco de conflicto social debido a que la ciudad no cuenta con planes de emergencia que orienten a los ciudadanos ante este tipo de situaciones, señaló la doctora Aleida Azamar Alonso, profesora-investigadora del Departamento de Producción Económica de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).
Aunque la zona centro de la Ciudad de México es la que más daños sufrió, la mayoría de los servicios básicos no se suspendió o fue restaurado rápidamente, mientras que en colonias situadas a 40 kilómetros del mismo punto, hay espacios que aún carecen de agua, luz o servicio telefónico.
La situación era padecida por la población de esas demarcaciones, pero se agravó con el movimiento telúrico y desafortunadamente no han obtenido atención “por la falta de clústers relevantes”; por lo tanto los vecinos se enfrentan a un escenario complejo: la carencia del bien y la ausencia de autoridades que respondan con estrategias o medidas adecuadas y claras ante el problema.
Ante esta situación, la académica del área de Análisis y Gestión Socioeconómica de las Organizaciones de la Unidad Xochimilco planteó la necesidad de establecer una estrategia para crear un órgano popular de vigilancia del uso del agua y de los recursos económicos asignados a las delegaciones.
Además propuso formular un plan de emergencia para orientar a los habitantes afectados por éste u otros desastres naturales para que sepan a dónde ir a solicitar apoyo.
También se requiere promover conciencia social en el uso y consumo del líquido, ya que de otra forma, aunque regrese el servicio, éste no será suficiente debido a que se le da prioridad a la industria y/o la cultura de oferta que existe en el país.
“El gobierno debe asumir su responsabilidad” y ante la demanda de la población para involucrarse “sería adecuado que existieran indicaciones claras” para saber qué hacer en casos de emergencia y disminuir la confusión entre las personas de esas demarcaciones que, aunada a los daños de las viviendas que muchos sufrieron, genera un clima de malestar social.
Azamar Alonso sostuvo que ante la falta del vital líquido puede acudirse a la delegación a solicitar una pipa, sin embargo no existe información en los medios oficiales sobre este trámite y quienes lo han intentado se enfrentan a largas filas en las que otros individuos están igual de confundidos, sin saber cómo solicitarla ni cuánto tiempo tardará en llegar a donde la necesitan.
Por otro lado, la disponibilidad de este recurso también es limitada para las autoridades de cada demarcación y son contados los vehículos que pueden auxiliar a los habitantes, lo que ha resultado en desesperación y en conductas como el robo de pipas de agua, cuya carga no se ha utilizado para repartirse entre los vecinos en forma gratuita, sino para la venta a precios que oscilan entre los 1,000 y los 2,000 pesos, provocando enfrentamientos violentos entre la población.
Aunque la situación del centro de la ciudad de México es apremiante por la cantidad de vidas perdidas y edificios dañados, en las delegaciones circundantes los riesgos no son menores, ya que muchas personas de niveles económicos bajos perdieron su patrimonio y tienen que vivir en la calle, exponiéndose al peligro de cualquier infección sanitaria al estar sin acceso al fluido potable.
La economista sostiene que México es una nación de grandes contrastes en cuanto al vital líquido, ya que mientras en las zonas urbanas se tiene acceso casi total, 92 por ciento, para todos; en las áreas rurales al menos uno de cada cuatro individuos carece de los servicios básicos, incluida el agua corriente, 75 por ciento; además, 72 por ciento es destinado a actividades agrícolas.
Debido a la falta de tecnificación en el transporte de este recurso, menos de 50 por ciento llega a su destino final debido a que se derrama, evapora, filtra o vende en forma ilegal durante el camino. Por otra parte, sólo ocho por ciento es consignado a uso doméstico, el restante es empleado para actividades industriales.
De hecho las tarifas impuestas a las empresas pueden llegar a igualarse o ser menores que las de grandes consumidores domésticos, es decir, la inmediatez y la centralización del servicio hídrico responden a la concentración industrial en la zona urbana.
La doctora Azamar Alonso planteó que el gobierno mexicano ha fomentado una cultura de oferta del recurso, por lo que se ha creado poco interés sobre su protección y cuidado, reflejándose en prácticas de desperdicio que en varios países del mundo ameritarían sanciones administrativas o incluso la cárcel, lo cual es producto de la ausencia de participación ciudadana.