Investiga Profepa muerte de oso negro en Bocoyna, Chihuahua, interpondrá denuncia penal ante MPF

Acuden inspectores federales a verificar la información; encuentran cadáver del ejemplar en el sitio

Redactado por: Staff

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) investiga la muerte de un ejemplar de Oso Negro (Ursus americanus), en el municipio de Bocoyna, Chihuahua, por lo que interpondrá una denuncia penal ante el Ministerio Público de la Federación (MPF) en contra de quien resulte responsable, con fundamento en el artículo 420 fracción IV del Código Penal Federal.
En atención a diversas publicaciones en redes sociales, personal de la Delegación Federal de la PROFEPA en la entidad se presentó en el Ejido Ciénega del Táscate, hacia el occidente del estado, sitio donde inició la investigación de esta Procuraduría.
Al llevar a cabo la diligencia, habitantes de la comunidad señalaron que el ejemplar de Oso Negro adulto, se acercó a la citada zona e intentó introducirse a una vivienda.
La gente rodeó al ejemplar, por lo que se tornó agresivo al sentirse amenazado; al mismo tiempo menores de edad salían de sus labores escolares, situación que provocó que un ejidatario accionara su arma de fuego en contra del Oso, lo que originó la muerte instantánea del ejemplar. En el lugar, los inspectores federales de la PROFEPA constataron la presencia del cuerpo sin vida del úrsido.
Por lo anterior, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente dará continuidad a la investigación e interpondrá denuncia penal ante el MPF a fin de esclarecer la muerte del Oso Negro y deslindar responsabilidades, debido a que lo anterior fue la versión de los pobladores del Ejido Ciénega del Táscate.
El Oso negro es una animal que habita las zonas montañosas principalmente de los estados del Norte de México y se encuentra protegido por la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010, debido a que su población ha disminuido drásticamente por factores tales como la destrucción o modificación drástica de su hábitat, los conflictos generados por el humano y su caza ilegal; por ello, la PROFEPA sigue con las indagaciones para resolver esta situación y evitar la cacería de estos ejemplares.
La PROFEPA exhorta a la población a no ofrecer alimento a los osos y resguardar en un lugar seguro la basura que se genera donde es común el avistamiento de estos mamíferos, para evitar que éstos se acerquen a las áreas de convivencia humana.