Inicia IV Encuentro Mexicano de Orquideología, entre 100 y 188 especies de orquídeas se encuentran en peligro de extinción

El Encuentro estará del 11 al 15 de octubre de 2017, en donde habrán tanto conferencias magistrales, presentaciones orales, carteles, talleres y visitas guiadas. “En cuanto a los temas generales serán sobre sistemática, filogenética y evolución, estructura e interacciones bióticas, así como conservación y uso sostenible

Redactado por: Ulises García

Aproximadamente existen unas 100 y 188 especies de orquídeas, incluidas en la Norma 59, de ellas, unas 20 se encuentran en peligro crítico de extinción y algunas de ellas es muy difícil encontrarlas porque ya están en un peligro muy crítico, afirmó el doctor e investigador del departamento de Botánica del Instituto de Biología de la UNAM, Gerardo Salazar, en el marco de la inauguración del “IV Encuentro Mexicano de Orquideología” efectuado en Museo Casa del Risco.
En entrevista exclusiva para precisó que se tienen registradas en el país unas mil 300 especies de orquídeas, es decir, equivale a la tercera familia de más especies de plantas en México, después de la familia del girasol, con 3 mil 100 especies, y la del frijol, que tiene unas mil 700 especies.
De acuerdo con el doctor e investigador del departamento de Botánica del Instituto de Biología de la UNAM, Gerardo Salazar, este IV Encuentro, tiene como finalidad el acercar este tipo de eventos a los jóvenes biólogos, público general, que por motivos económicos no pueden asistir a este tipo de encuentros a nivel internacional.
“Es un evento académico en el cual abrimos un foro para que todos los estudiantes de orquídeas en el país se reúnan, intercambien opiniones y experiencias, presenten trabajos, como las tesis de investigación que están realizando o proyectos que han realizado recientemente con la finalidad de enriquecer mutuamente el trabajo académico.
“También se busca que los estudiantes jóvenes, en las que en muchas veces no cuentan con las posibilidades o recursos, puedan asistir a un evento, que tenga las características de uno internacional, y así puedan exponer y plantear sus propios trabajos”, destacó.
Recordó el doctor Salazar que es el 4to evento de este tipo en el país y que ahora se encuentra en la CDMX, ya que las anteriores sedes fueron Acapulco, Morelia y en Jalapa, “ello se debe a que esto es itinerante, para ampliar la oportunidad de los jóvenes que estudian orquídeas como parte de sus carreras de biólogos, ingenieros agrónomos, entre otros, y tengan este foro para comunicación y muestren sus resultados”.
El Encuentro estará del 11 al 15 de octubre de 2017, en donde habrán tanto conferencias magistrales, presentaciones orales, carteles, talleres y visitas guiadas. “En cuanto a los temas generales serán sobre sistemática, filogenética y evolución, estructura e interacciones bióticas, así como conservación y uso sostenible.
El “IV Encuentro Mexicano de Orquideología” es organizado por la UNAM, el Instituto de Biología de la UNAM, el Jardín Botánico, el Herbario AMO, y la Asociación Mexicana de Orquideología.
El doctor e investigador del departamento de Botánica del Instituto de Biología de la UNAM, Gerardo Salazar, afirmó que las orquídeas son el grupo de plantas más diverso entre la flora viviente actual, reconocemos unas 30 mil especies silvestres, que representan el 10% de la diversidad de plantas que hay en el planeta, al ser una diversidad inigualada lo hacen un grupo de organismos muy interesantes para los biólogos, queremos estudiarlas y entender el por qué hay tantas diferentes (en el mundo).
Respecto a México, ocupa una posición intermedia en cuanto a su riqueza de orquídeas, debido a que se encuentra en el límite norte de la región tropical del continente americano, y aunque las partes sur-sureste del país se encuentran en la región caleo-húmeda, tiene una alta diversidad de orquídeas y de otras plantas.
Una buena parte del territorio ya se encuentra en las zonas áridas más continentales de Norteamérica, que no es un ambiente muy propicio para las orquídeas, y a pesar que estar en esta situación en el límite del trópico, se tiene registrado en el país unas mil 300 especies de orquídeas, es decir, equivale a la tercera familia de más especies de plantas en México, después de la familia del girasol, con 3 mil 100 especies, y la del frijol, que tiene unas mil 700 especies.
¿Qué es una orquídea?
Al cuestionarlo sobre si existe un alto costo de una orquídea, respecto al ingreso de una persona que gana el salario mínimo en el país, el doctor lo desmiente: es un prejuicio del siglo XIX. Afortunadamente en los últimos 60 años ha avanzado la horticultura y los métodos de propagación masiva y ahora uno puede comprar una orquídea en el supermercado por el precio que compra por otra planta.
Por lo anterior las orquídeas se han vuelto una planta de interés para su cultivo ornamental, que hoy en día es mucho más accesible al público en general, especialmente en los híbridos, pero resaltó que existen aficionados “muy dedicados que tienen interés en las especies de los híbrido artificiales”.
En el país existen varias asociaciones de cultivadores, que se sienten atraídos hacia estas plantas, primero porque no son plantas comunes, en el sentido de que uno las llega a ver todo el tiempo durante su jornada, aunque hay diferentes clases de orquídeas generalmente están creciendo en lugares poco alterados por el hombre, por ejemplo, en bosques, selvas, o en matorrales.
Otra característica es que en la mayor parte de ellas no vive en el suelo, como las demás plantas, sino que están arraigadas en las copas de los árboles, por lo cual es difícil verlas, además de que esta familia no tiene grandes poblaciones, es decir, los individuos son en muchas veces un número reducido y se encuentran muy esparcidos, por lo que uno no llega a visualizar una gran población de estos ejemplares.
Las flores de las orquídeas están “urgicadas”, tienen algunos cambios en sus órganos reproductivos respecto a otras plantas, como lo que sucede con un pétalo, que puede ser grande y colorido, y los órganos reproductivos (femenino y masculino) no están separados sino hay un solo órgano, es decir, están fusionados. Para atraer a los polinizadores despliegan una gran cantidad de tamaños, colores y olores de recompensas como néctar, perfumes, etcétera.
En resumen, estas características ya mencionadas hacen que las orquídeas sean unas plantas comparativamente raras en relación con otras que conocemos y cultivamos, “pues con lo anterior uno puede ver una cantidad enorme de orquídeas y jamás podrás aburrirte porque son muy diversas, por lo que hace de estas plantas algo de gran interés para quienes se dedican a su cultivo”.
20 ejemplares en peligro crítico de extinción en México
El doctor lamentó que existen unas 100 y 188 especies incluidas en la Norma 59, de ellas unas 20 se encuentran en peligro crítico de extinción. Algunas de ellas es muy difícil encontrarlas y están en estado muy crítico.
Otras especies no lo están pero se consideran amenazados porque si continúan actuando los factores actuales en un momento dado estarán en peligro eminente.
Pero el problema de estas orquídeas es que tienen poblaciones pequeñas, como ya se había mencionado, y muy perjudicadas cuando hay una tala en el bosque, pues al reducir el tamaño del bosque también se reduce a estos individuos de forma drástica.
Por otra parte, algunas especies, como las más vistosas, de pétalos grandes, entre otras, son muy buscadas por la gente y en frecuente que si encuentran un ejemplar con flores, les llame la atención y se la lleven a su casa, reduciendo el número de individuos en la población.
Esta combinación de factores, ya sea por destrucción o por modificación de los hábitats naturales, reduce su número, y la extracción ilegal para el comercio también es un factor importante de disminución de las poblaciones.
De ahí la importancia que se hagan eventos importantes como éste, como la Exposición Nacional de Orquídeas, ya que además de haber plantas que se exhiben, que son propiedad de cultivadores, también hay una gran cantidad de vendedores, y estos comerciantes son de viveros establecidos donde reproducen masivamente los híbridos de orquídeas, de tal manera que las personas que visitan a la exposición, puedan acercarse a los viveros o a estos puestos para adquirir una gran cantidad de plantas diferentes a precios razonables, y todas ellas multiplicadas artificialmente. Es decir, no están contribuyendo a extraer ejemplares de la naturaleza con el consecuente perjuicio.
La orquídea más rara que aún se puede ver en el país
La orquídea mexicana más rara que conocemos, la cual tuve el placer de descubrir en 1990, se conoció únicamente siete plantas, éstas se encuentran en una afloramientos de roca en el Istmo de Tehuantepec, y es una plantita “de salida de manera natural”, es decir, quedan tan pocos “parches” de su hábitat natural, por factores naturales como el clima, que apenas tuvimos la suerte de encontrar los pocos individuos que queda, tomar algunos fragmentos, llevarlos a los viveros y actualmente hay programas de propagación.
Por ello, es que aunque existan en cultivo muchas especies ya propagadas, como planta en la naturaleza, es quizás la especie mexicana más rara y amenazada, queda menos de una docena de plantas en la naturaleza.
Hacer personas responsables
El doctor al final quiso abordar que los eventos que organizan tanto por parte del IV Encuentro Mexicano de Orquideología como la Asociación Mexicana de Orquideología, tiene la finalidad que tanto los estudiantes como los profesionales y el público en general se entere de estas plantas, conozca más de su diversidad y su historia natural, sobre su problemática, porque de ese modo habrá empatía y aprecio por este tipo de organismos y así las personas tendrán una actitud más responsable.
Por decir algunos ejemplos: a no comprar plantas en la calle que han sido sacadas del bosque; si tiene la suerte de poseer una de ellas hagan un esfuerzo serio para mantenerla, cultivarla muchos años, compartirla y reproducirla, y en general que esta afición por este grupo en general de plantas incremente el aprecio de la población mexicana o por la enorme diversidad biológica que tenemos en este país.
La última cuenta, publicada el año pasado, indica que tenemos 23 mil 600 especies nativas mexicanas de orquídeas.