Derrame de aceite en Río de Nuevo León es una “afectación ambiental, no un desastre ecológico":Profepa

“Primero hay que detener totalmente el derrame para entonces evaluar el daño”, subprocurador

Redactado por: Ulises García

El Subprocurador de la Procuraduría de Protección al Ambiente (PROFEPA), Arturo Rodríguez Abitia, señaló que el derrame de aceite lubricante que ocurrió por un incendio en la empresa Retalsa S.A. de C.V. y que afectó los ríos La Silla, Santa Catarina y San Juan, en el estado de Nuevo León, se trata de una “afectación ambiental, no un desastre ecológico”.

En entrevista, argumentó que aún no puede ser considerado como desastre ecológico el derrame de aceite en estos ríos porque “primero hay que detener totalmente (el derrame) para entonces evaluar el daño y eventualmente evaluar o estimar el valor de esta reparación”, es decir, “es temprano para saber cuánto puede costar porque primero hay que evaluar”.

El problema está en que “este aceite alcanzo los ríos que ahí se encuentran, y a diferencia de lo que ocurre con otros hidrocarburos, es que fluye muy fácil en el agua”.

Aunque se hayan puesto, con ayuda de PEMEX, barreras oleofílicas, para tratar de detener el aceite, éste con la corriente del agua puede pasar por abajo y por arriba, y aunque una buena parte se captura y se ha estado sacando, hay otra parte que no se ha podido detener con estas barreras, por lo que ha estado avanzando a través del río, lamentó.

Recordó Rodríguez Abitia que el incidente se originó en el río Santa Catarina, en el estado de Nuevo León, y la empresa Retalsa tuvo un incendio, “es una empresa que se dedica a la reformulación de combustibles, es decir, el reciclamiento de éstos, que son aceites y lubricantes gastados, y como consecuencia de los esfuerzos de los bomberos para apagar el incendio algunos de estos aceites fueron hacia el cauce del río y se los ha estado llevando aguas abajo.

Lo anterior ha generado mortandad de peces y hemos tratado, con ayuda de otras instituciones como PEMEX, que ha prestado equipo para poder detener la mancha de aceite que va acompañando la corriente del río, pero las barreras oleofílicas no están siendo tan eficientes por el tipo de aceite con el que se está tratando.

Lo que hemos logrado –dijo el subprocurador- es detener de forma parcial el aceite que se ha estado recuperando, el cual tiene que llevarse, como disposición final, por empresas autorizadas por SEMARNAT, pero otra parte de este aceite no ha podido ser capturado.

Agregó que la PROFEPA hizo hace unos días un sobrevuelo sobre los ríos para saber cuál era la extensión del problema y el aceite ya había alcanzado varios kilómetros de estos ríos, y seguimos incrementado el esfuerzo, exigiéndole a la empresa Retalsa que ponga más barreras para detener el aceite y extraerlo.

“A la empresa se le está abriendo un procedimiento administrativo en donde se le va a exigir la reparación del daño y también se interpuso una denuncia penal por el delito ambiental en el que se incurrió.

“La reparación no va a ser económica, lo que se busca y la exigencia que hace la PROFEPA es regresar a las condiciones originales el río antes de que ocurriera este accidente y por ahí va ir el proceso que esta procuraduría irá realizando”, destacó.

En cuanto a la potabilidad del agua de estos ríos Arturo Rodríguez refirió que “estamos hablando de aceite, y como no se mezcla, difícilmente la gente va a beber agua con aceite”.

Hasta este momento se sabe que fueron derramados 72 mil 800 litros derivados del incendio y PROFEPA solicitó de forma inmediata a la empresa un Plan de Contingencia.