Alas y Raíces reconoce a brigadistas culturales en la Feria de las Calacas

En la Plaza de las Artes se presentó La Negra Mora, con música tradicional mexicana de distintas partes del país en el concierto Día de muertos en Tierra Caliente

Redactado por: Staff

La Coordinación Nacional de Desarrollo Cultural Infantil Alas y Raíces, de la Secretaría de Cultura federal, reconoció el trabajo de artistas, creadores y voluntarios participantes en las brigadas culturales que esa instancia implementó para atender a la población afectada por los sismos de septiembre pasado.
La ceremonia tuvo lugar en el contexto de la 17 Feria de las Calacas, efectuada este domingo 29 de octubre en el Centro Nacional de las Artes, con la asistencia de 32 mil personas, según cifras oficiales.
La titular de dicha instancia, Susana Ríos, fue la encargada de entregar los diplomas a cerca de una veintena de talleristas, narradores orales y artistas escénicos que compartieron su tiempo y saber.
“Después de los sismos nos propusimos acompañar a los niños y jóvenes de las zonas afectadas tanto en la Ciudad de México como en Chiapas, Oaxaca, Morelos y Puebla con música, cuentos y alegría”, dijo la funcionaria en el acto realizado al término del concierto de la agrupación de rock Luis Delgadillo y Los Keliguanes en la Plaza de las Artes.
Algunos de los creadores reconocidos fueron la directora artística del Ballet Folklórico de México, Amalia Viviana Basanta Hernández; los cantantes de ópera Rubén Berroeta y Luxana Lozano Zepeda, y las integrantes de la Agrupación Mexicana de Títeres Luz María Silva y Ana Elena Ramírez Silva.
De igual forma, los integrantes de la compañía de teatro callejero “Xutil”, Diego y José Emiliano Nandayapa; la acróbata Cecilia Cruz López y los artistas Leticia Negrete Pérez, Martha Verónica Durán, Sebastián Negrete Torres, Pascual Osvaldo Alcacio Romero y Claudia Teresa Páramo.
En esta 17 edición, la Feria de las Calacas ofreció alrededor de un centenar de actividades que fueron disfrutadas por bebés, niños y jóvenes, entre talleres creativos de poesía, danza, arqueología, grabado, literatura, música, artes plásticas, teatro, sesiones de cuentacuentos y presentaciones musicales.
“Queremos que los niños y jóvenes tengan raíces fuertes, vitales y culturales que les permitan crecer y desarrollarse plenamente, por eso es que hacemos esta feria, que tiene que ver con una de nuestras tradiciones ancestrales, como el Día de Muertos”, comentó Susana Ríos.
El programa de este año incluyó una ofrenda colectiva en la que los asistentes colocaron mensajes, dibujos, flores, dulces, juguetes y diversos elementos dedicados a sus seres queridos y mascotas fallecidas.
El artista plástico sonorense Fernando Robles fue el encargado de realizar la ofrenda Fandango de muertos, en la que retrató el aire juguetón, travieso e irónico de la muerte.
Se exhibió la exposición Cámara con la calaca. Miradas sobre el día de muertos, conformada por imágenes captadas por niños y jóvenes de los Colectivos Comunitarios de Fotografía de Tacámbaro y Huetamo, Michoacán; Gómez Palacio, Durango; San Pablo del Monte, Tlaxcala y del Programa México Cultura para la Armonía, guiados desde 2014 por maestros artistas de las localidades.
Para la primera infancia, los bebés y preescolares contaron con talleres de danza, música, artes plásticas, literatura y de movimiento, relacionados con la temática de Día de Muertos.
Entre los talleres que llamaron la atención de los asistentes estuvo el de arqueología Descubriendo al rey Pakal, a cargo de Silvia Fernández, en el que niños y jóvenes de siete a 17 años pudieron excavar, encontrar figuras misteriosas como vasijas, máscaras, collares, pulseras y anillos y conocer más sobre las tradiciones y cultura maya.
Como parte de la oferta dirigida a los adolescentes, se encontraba En un punto cabe la luz, taller para elaborar papel tradicional con diseños gráficos, cuyos resultados formaron parte de la ofrenda colectiva.
También tuvo una amplia respuesta los Foros de participación infantil Red PIN, con un taller de periodismo, de medios audiovisuales y de radio ficción y un taller de danza contemporánea, en el que a través del cuerpo y el movimiento se realizó una ofrenda.
En la parte de los espectáculos, en la Plaza de la Música se contó con la presencia de Valentina Barrios con el concierto teatralizado Música y matraca para La Calaca, así como del conjunto Kumaltik, Pro Alterne y Juan Carlos Jiménez con el concierto Colás y la gallina gorda.
En la Plaza de las Artes se presentó La Negra Mora, con música tradicional mexicana de distintas partes del país en el concierto Día de muertos en Tierra Caliente.
Para cerrar las actividades la agrupación brasileña Francisco el hombre ofreció el concierto Soltas bruxas (Brujas sueltas), en el que mostró cómo se aborda el tema de la muerte en la cultura brasileña.