Impone Profepa multa de $377,450 pesos a restaurante “La Picanteria” por construir y operar sin autorización federal, en Nayarit

Ordena la reparación del daño en materia ambiental, mediante el cumplimiento de las medidas de compensación ambiental de acuerdo a la Ley Federal de Responsabilidad Ambiental

Redactado por: Staff

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) impuso multas que suman $377,450 pesos, equivalentes a 5,000 Unidades de Medida y Actualización, al establecimiento comercial Restaurante “La Picantería”, en la sucursal ubicada en la localidad de Bahía de Matanchén, en el Municipio de San Blas, Nayarit, por realizar obras y actividades en la Zona Federal Marítimo Terrestre (ZOFEMAT) sin las autorizaciones federales que otorga la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT).
Estas sanciones derivaron de los dos procedimientos administrativos, uno en materia de impacto ambiental y el segundo por Zona Federal Marítimo Terrestre (ZOFEMAT), aperturados al responsable del establecimiento comercial por las irregularidades detectadas en las visitas de inspección realizadas por PROFEPA, en las que se constató la construcción y operación de diversas obras civiles, tales como una alberca, un área de asoleadero con camastros, cocina y área de preparación de alimentos, estacionamiento y una ramada tipo rústica para aproximadamente 320 comensales.
Estas obras fueron desarrolladas en una superficie de 3,190.00 metros cuadrados de ZOFEMAT, Terrenos Ganados al Mar (TGM) y predio colindante en propiedad privada, sin contar con la autorización en materia de impacto ambiental emitida por la SEMARNAT, por lo que fue clausurado de manera total y temporal.
Por ello, la PROFEPA inició el procedimiento administrativo correspondiente en materia de impacto ambiental, en el cual se determinó que el responsable del establecimiento había realizado obras y actividades en contravención a los artículos 28, fracciones IX y X, de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA), y 5 incisos Q) y R), fracciones I y II, del Reglamento de dicha Ley en materia de Evaluación del Impacto Ambiental; motivo por el cual PROFEPA resolvió dicho procedimiento imponiendo una multa de $301,960.00 pesos, equivalentes a 4,000 Unidades de Medida y Actualización, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 171, fracción I, de la LGEEPA.
Cabe señalar que la Evaluación de Impacto Ambiental es el procedimiento por el cual la SEMARNAT establece las condiciones a las que se sujetará la realización de obras y actividades que puedan causar desequilibrio ecológico, a fin de evitar o reducir al mínimo sus efectos negativos sobre el medio ambiente; de tal forma que resulta ser una herramienta de naturaleza preventiva en la que se identifican y valoran los posibles impactos ambientales que se generarán en el ecosistema y se determinan las medidas tendientes a evitar o reducir al mínimo los efectos negativos sobre el medio ambiente y recursos naturales.
Por otro lado, en lo que respecta al procedimiento administrativo iniciado por las violaciones a la Ley General de Bienes Nacionales y su Reglamento para el Uso y Aprovechamiento del Mar Territorial, Vías Navegables, Playas, Zona Federal Marítimo Terrestre y Terrenos Ganados al Mar, la PROFEPA impuso una sanción de 1,000 Unidades de Medida y Actualización equivalentes a $75,490.00 pesos.
De tal forma que la multa total a la que se hizo acreedor el responsable del establecimiento “Restaurante La Picantería” asciende a $377,450.00 pesos, es decir, 5,000 Unidades de Medida y Actualización, la cual será efectiva a través de la autoridad recaudadora fiscal en el estado de Nayarit.
Aunado a esto, se acreditó plenamente su responsabilidad subjetiva por el daño ambiental ocasionado al ecosistema costero, por lo cual, con fundamento en los artículos 10, 13 y 16 de la Ley Federal de Responsabilidad Ambiental, PROFEPA le ordenó la reparación del daño ambiental, mediante la adopción de las acciones tendientes a la compensación ambiental, las cuales estarán sujetas a la autorización por parte de la SEMARNAT.
En caso que el responsable del establecimiento no cumpla con lo ordenado por PROFEPA, estará obligado a restaurar la superficie afectada, debiendo restituir a su estado base dicha superficie, es decir, a las condiciones naturales que guardaba antes del desarrollo y construcción de las obras y actividades sancionadas.