Accidentes en árboles de navidad generan 60 por ciento de incendios

Recomienda Oscar García que en caso de tener mascotas se coloque el árbol en una base firme y las series 10 a centímetros arriba de donde termina el follaje

Redactado por: Staff

“La temporada decembrina es una tiempo en donde además de convivir con familiares se incrementan los incendios, sobre todo en casa-habitación y en los centros de trabajo, pues en las mayorías de las veces, esto es ocasionado por árboles de navidad de plástico con series de luces que no cumplen con los estándares de calidad o no son resistentes al fuego, arboles naturales semi secos, velas, luces y cohetes que provocan el 60% de los incendios en épocas decembrinas”, así lo dijo el instructor en Protección Civil certificado por el CENAPRED Oscar García Cervantes.

Pidió a la población a que antes de comprar un árbol artificial o las series de luces para adornar en navidad, revisen que tenga la leyenda “resistentes al fuego”, además de evitar la sobrecarga de aparatos electrónicos a un mismo contacto, “recomendamos que se conecten a una extensión que tenga un fusible y así evitar una sobre carga. También pide que no las tengan mucho tiempo conectadas, es decir, si están en el hogar u oficina solo por un tiempo determinado, pero si salen de ese espacio es mejor desconectar las series, de este modo se evitarían un infortunio en época decembrina”.

En cuanto a los árboles naturales aconsejo García Cervantes, adquirir solo aquellos que tengan las ramas y follaje verde. El tronco debe estar pegajoso y si al rebotar sobre el suelo caen muchas agujas, significa que se cortó hace mucho tiempo, se secó y constituye un riesgo de incendio. Además de que ya instalado “debe mantenerse siempre la base con agua para evitar que se seque, separándolos de materiales que pueden incendiarse como las cortinas o muebles”, señaló.

En muchas ocasiones debajo de los árboles –dijo el especialista- se ponen regalos o adornos que simulan regalos, en este caso es aconsejable no colocarlos envueltos en papel cerca de llamas o conexiones eléctricas, así como evita usar velas encendidas en un árbol.

Si en el hogar tienen mascotas “se recomienda mantenerlos alejados del árbol de navidad y las series de luces; colocando el árbol en una base firme y las series 10 a centímetros arriba de donde termina el follaje”.

Destacó que en el caso de que se tenga un incendio en el trabajo o en el hogar “no se ataque con agua, ya que se puede ocasionar una descarga eléctrica”, y que para esos casos son los extinguidores, “en específico aquellos de polvo químico seco que son los indicados para utilizarse en instalaciones eléctricas”.

García Cervantes abundó que en caso de que no se cuente con un extinguidor se puede usar algo casero para sofocar un conato de incendio, “esto se hace de forma previa a un incendio, haciendo un raspado con jabones en barra, utilizados para lavar la ropa a modo de que queden como hojuelas y esparciéndolas para cubrir y sofocar el fuego, lo otro es usar la arena para los gatos”.

“En caso de que se rebase la situación y el incendio este próximo a llegar al lapso de 45 segundos a un minuto, esparciéndose por la habitación, tendrán que evacuar de manera inmediata”, aconsejo García Cervantes.

Cuando se haya terminado la vida útil del árbol de navidad recomendó que “llevarlo a un centro de reciclado para árboles de navidad”.

“Nos damos cuenta de que la vida útil del árbol de navidad llegó a su fin por el color ocre de sus ramas o amarillento del follaje, que indican que se encuentra semiseco ”, indicó.

Lamentablemente –dijo García Cervantes- hay ocasiones en que tiran los árboles secos en la calle y en otras veces los ocupan para hacer fogatas, por ello es mejor llevarlos a los centros de acopio para reciclarlos, incluso también en algunos centros comerciales o supermercados.

Finalmente señaló, “es importante fomentar desde pequeños la cultura de la prevención como el conjunto de actividades y medidas adaptadas o previstas en todas las fases de una contingencia, con el fin de evitar o disminuir las posibilidades de riesgos y daños derivados de estas”.