Cómo la contaminación plástica afecta a las focas y a otras especies marinas

En el 2014, un estimado de 15 a 51 billones de partículas de microplástico estaban flotando en los océanos del mundo, con un peso entre 93,000 y 236,000 toneladas

Redactado por: Staff

Protección Animal Mundial, informa que los microplásticos, equipos de pesca perdidos o descartados y otros tipos de contaminación plástica son algunas de las mayores amenazas contra el medio ambiente.
En su sitio web afirma que los desechos plásticos están ensuciando los océanos y amenazando las vidas de millones de animales marinos, como por ejemplo las focas, las ballenas, los delfines, las aves marinas, los peces, los cangrejos y muchos otros animales que están muriendo y enfermando debido a estos desechos mortales.
Destaca que los microplásticos son una parte importante del problema, y que son pequeñas piezas de plástico que vienen de los plásticos más grandes que se han degradado con el tiempo.
Los animales marinos suelen comer microplásticos debido a su reducido tamaño. El plástico contiene productos químicos tóxicos, que pueden aumentar el riesgo de enfermedades y afectar la reproducción. Después de la ingesta de microplásticos, las focas y otros animales pueden sufrir durante meses o incluso años antes de que mueran.
En el 2014, un estimado de 15 a 51 billones de partículas de microplástico estaban flotando en los océanos del mundo, con un peso entre 93,000 y 236,000 toneladas.
El 80% de los microplásticos en los océanos tienen su origen en materiales usados en tierra, como botellas de mascotas y bolsas de plástico.
¿Qué son las redes fantasmas y cómo se conectan a los microplásticos?
Las redes fantasmas son el nombre dado a los equipos de pesca que han sido abandonados o perdidos en el mar. Las redes y otros equipos hechos por el hombre pueden enredar y matar ballenas, delfines, tortugas, focas y otros animales marinos.
Es probable que a medida que aumente el volumen de las redes fantasmas en nuestros océanos, el volumen de los microplásticos aumentará también. Necesitamos urgentemente más investigación para entender cómo las redes fantasmas contribuyen al problema de los microplásticos.
Pero sí sabemos que más y más equipo de pesca se deja en nuestros océanos, y a medida que éste se descompone en microplásticos, más animales podrían resultar envenenados.
Cada año, 640.000 toneladas de equipos de pesca perdidos o abandonados amenazan la vida marina.
La organización internacional anunció que han creado Global Ghost Gear Initiative (Iniciativa Global de Redes Fantasma) (GGGI), que reúne a gobiernos, empresas del sector privado y organizaciones no gubernamentales para abordar el problema. Queremos limpiar a nuestros océanos de las redes fantasma y detener que entren más. “Y queremos hacer esto de una manera sostenible”