Las artesanías tradicionales requieren del apoyo de la población: artesano textil oaxaqueño

Las artesanías son una muestra del valor que tenemos como nación, agregó

Redactado por: Staff

“Las artesanías que se hacen para una exposición, mercados o para la vida diaria requieren del apoyo de la población, porque los gobiernos locales o federales pueden invitarnos a venir a la CDMX, pero si no hay ventas es difícil regresar para el siguiente año”, así lo dijo el artesano textil Pedro Hernández Quero.
El artesano que viene de San Pablo Villa de Mitla, Oaxaca señaló en exclusiva para PRENSA ANIMAL que con el telar artesanal oaxaqueño, también llamado como “telar de chicote”, o “de pedal”, se puede hacer desde ropa, carteras, entre otro tipo de accesorios para usar en el día a día.
Destacó que el telar artesanal está conformado “por cuatro cuadros y que pueden tener el complemento de uno a cuatro pedales, “cuando se le pisa en los pedales para hacer un dos por dos el hilo se abre y con el pasar de la lanzadera se hace el tejido en su ida y venir”.
Refirió que la construcción del telar de chicote es local y es solicitado a un carpintero. En cuanto al cómo aprendió el oficio explicó que fue por parte de sus padres y abuelos.
“El telar que ven y que es con el que trabajo era de mi bisabuelo, por lo menos calculamos que tiene más de 100 años, eso se sabe no con tanta precisión pero esto ha pasado de generación en generación, pero de lo que si estamos seguros en mi familia es que la rueca tiene 80 años como mínimo”, indicó.
Hernández Quero sostuvo que en caso de que se rompa un hilo mientras se teje “lo primero que se debe de hacer es atarlo, ubicar cual parte se rompió y por dónde está, una vez ubicado se toma y se vuelve hacer que entre en las mallas de los cuadros, es decir, cada malla es un hilo y si siempre se verifica antes de usar el telar no se tiene que romper durante el procedimiento de hilar la tela, aunque de chico se me fallaba porque estaba aprendiendo pero ahora ni un cabello se me rompe”.
Finalmente, Pedro Hernández agregó que “las artesanías son una muestra del valor que tenemos como nación y con las ventas de los vestidos, blusas, carteras, faldas, pantalones u otro tipo de artesanía ayudan a que estas tradiciones artesanales no mueran y aseguran que podamos venir a visitarlos cuando nos vuelvan a invitar”.