Greenpeace denuncia, como impulsor de transgénicos, a Víctor Villalobos quien fue nombrado parte del gabinete de AMLO

El funcionario argumentó que el etiquetado de los Organismos Vivos Modificados debía ser un acto voluntario de los países miembro.

Redactado por: Staff

Greenpeace denuncia la presencia de Víctor Villalobos dentro del posible gabinete de Morena debido a que ha fungido como arduo promotor de los cultivos genéticamente modificados en todos los cargos que ha ocupado.

“Su currículo tiene una marcada tendencia por favorecer los intereses de la industria biotecnológica y menospreciar a los detractores del acaparamiento corporativo y la devastación ambiental”, afirmó María Colín, asesora legal de Greenpeace México.

“Resulta incongruente que, por un lado, en su Proyecto de Nación Morena se plantee así, y por otro promueva como Secretario de Agricultura a un funcionario que constantemente ha dado un espaldarazo a la industria de transgénicos”.

Villalobos fue Coordinador General de Asuntos Internacionales en la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) durante el periodo 2002 – 2009 y bajo su cargo firmó el Acuerdo sobre “Requisitos para la documentación de organismos vivos modificados para alimento humano o animal, o para procesamiento”, conocido como TLC transgénico, con Canadá y Estados Unidos, países que no forman parte del Protocolo de Cartagena sobre Bioseguridad de los Organismos Vivos Modificado.

Este convenio, firmado el 29 de octubre de 2003, no había sido ratificado por el Senado y fijaba un porcentaje de 5% de tolerancia para la “presencia accidental” de transgénicos en embarques enviados a México sin la obligación de etiquetado.

Ante estas violaciones Greenpeace presentó una denuncia penal (1) ante la Procuraduría General de la República (PGR) el 10 de septiembre de 2004, así como una denuncia de responsabilidad administrativa en su contra ante el área de quejas del órgano interno de control de la Sagarpa en enero de 2005 (2),

El funcionario fue señalado por boicotear las negociaciones en la primera reunión del Protocolo de Cartagena, celebrada en Malasia en febrero de 2003, en aras de salvaguardar los intereses de Estados Unidos y Canadá, países que no han firmado este acuerdo, suscrito en Montreal, en el 2000, el cual plantea la aplicación del principio precautorio frente a los riesgos e incertidumbres que plantean los cultivos transgénicos. El funcionario argumentó que el etiquetado de los Organismos Vivos Modificados debía ser un acto voluntario de los países miembro.

Durante su cargo como Subsecretario de la Sagarpa (2000 – 2002), se dio el escándalo de contaminación transgénica de maíz nativo en la sierra de Oaxaca en el año 2001 debido a la falta de inspección y monitoreo de las importaciones de maíz de Estados Unidos.

Como organización alertamos sobre el enorme riesgo, retroceso, incongruencia, imposibilidad de alcanzar el modelo de agricultura que plantea en su Proyecto de Nación.