El Cascanueces renovado sorprendió en el Auditorio Nacional

El montaje se presenta en el marco de los 120 años del estreno de este clásico

Redactado por: Staff

Un huevo gigante de Fabergé en tonos azules y dorados abre su domo en el centro del escenario del Auditorio Nacional. De pronto la fantasía comienza, el cascarón abre paso a un palacio donde numerosos invitados se reúnen, y luego un gran salón donde todos bailan alrededor de un gran árbol navideño.
Así comenzó la primera función del espectáculo El Cascanueces que llega al Auditorio Nacional para alegrar la época decembrina con nuevos y majestuosos escenarios, un elenco renovado y el acompañamiento de la Orquesta del Teatro de Bellas Artes, bajo la dirección de Srba Dinic.
El montaje se presenta en el marco de los 120 años del estreno de este clásico estrenado un 18 de diciembre de 1892 en el Teatro Mariinski de San Petersburgo, con la colaboración de Piotr I. Chaikovski y el coreógrafo Marius Petipa, basados en el cuento de Etnst Theodor Amadeus Hoffman.
El Cascanueces reúne también al elenco de la Compañía de Danza del INBA, de la Academia de Danza Mexicana y la Escuela Nacional de Danza Clásica y Contemporánea.
Cabe señalar que en este nuevo montaje brillaron en el escenario los primeros bailarines Agustina Galizzi, Ana Elisa Mena, Argenis Montalvo, Mayuko Nihei, Blanca Ríos y Erick Rodríguez, además del nuevo vestuario realizado por María y Tolita Figueroa, quienes utilizaron más de 2 mil metros de tul y telas impresas en seda, además de 7, 200 piedras decorativas Svarowski para enriquecer los trajes.
Durante la función sorprendió al público la segunda escena del Acto 1, cuando la protagonista Clara se duerme y todos los objetos de la habitación comienzan a aumentar su tamaño, o mejor dicho, ella se hace más pequeña, igual que los juguetes con los que suele jugar juntos al árbol navideño.
Como apoyo escenográfico se construyó un enorme sillón de nueve metros de altura que crea la ilusión en el escenario de que los bailarines son meras figuras de juguete.
También en esta ocasión la iluminación juega un papel protagónico, para ello se utilizó un avanzado sistema de programación robótica de luces que crea una gran precisión con las diversas coreografías.
En la segunda parte de la obra el público pudo conocer el famoso País del Azúcar a donde Clara llega a vivir más aventuras junto con el Hada y su caballero.
Los bailarines hicieron gala en esta parte de su gran desempeño escénico al conjuntar las diversas danzas creadas por el coreógrafo Marius Petipa para ilustrar los exóticos territorios de esta tierra mágica.
El público celebró las danzas del chocolate de España, el té de China, el nugat de Francia y el café de Arabia, todo ello con un rico despliegue de vestuarios que suman más de 200 a lo largo de la función.
En la parte final tiene lugar el famoso baile que el Hada del azúcar y su caballero interpretan ante Clara y el Cascanueces, antes de que simbólicamente el Huevo de Fabergé se cierre de nuevo y todo vuelva a la normalidad.
Miles de personas aplaudieron y lanzaron ovaciones en la primera presentación de esta temporada de El Cascanueces, celebrando la entrega y talento de los músicos y los bailarines que en conjunto suman más de 150 artistas por cada función.
La temporada de El Cascanueces en el Auditorio Nacional, se presenta hasta el 23 de diciembre con 14 únicas funciones. Boletos en taquilla o en el sistema Ticket Master.