#2017: ¿un buen año legislativo para el bienestar de los animales?

En la primera mitad de este año se promulgaron leyes y reformas legislativas muy favorables para los animales, tanto a nivel federal como local

Redactado por: Antón Aguilar Director Ejecutivo Humane Society International México www.hsi.org/mexico Twitter: @HSI_Mexico

El número de personas en México preocupadas por el bienestar de los animales y adversas a que se les trate cruelmente ha aumentado de forma significativa. De acuerdo con encuestas que Parametría realizó a nivel nacional, el porcentaje de la población mexicana que considera que las personas que maltratan a los animales deben ser sancionadas aumentó de 74% en 2007, a 95% en 2013. Entre esos años, el porcentaje de mexicanos que se oponen al uso de animales como entretenimiento pasó de 65% a 86% y el porcentaje de personas a favor de prohibir las corridas de toros aumentó de 57% a 73% . Estos cambios en la opinión pública han propiciado que los temas de bienestar animal adquieran una importancia política mayor y provoquen una actividad legislativa sin precedentes en nuestro país
En la primera mitad de este año se promulgaron leyes y reformas legislativas muy favorables para los animales, tanto a nivel federal como local. En febrero se promulgó la nueva Constitución de la Ciudad de México, que incluye un artículo sobre protección animal. Se trata de una de las pocas constituciones con este tipo de lenguaje. En junio se publicó en el Diario Oficial de la Federación una reforma al Código Penal Federal para sancionar a las personas que organizan peleas de perros. Es la primera vez que una forma de maltrato animal se tipifica a nivel federal. Posteriormente, a fines de ese mes, se promulgó una reforma a la Ley de Protección a los Animales de la CDMX, que prohíbe la venta de animales en mercados y crea la Agencia de Protección Animal, una instancia encargada de coordinar las políticas públicas encaminadas a mejorar el bienestar de los animales. De enero a junio de 2017 los avances legislativos han sido positivos y de alcance amplio. Por ello, vale la pena detenerse a examinarlos y celebrarlos.
A mediados del año pasado, Humane Society International México, junto con otras organizaciones de protección animal y diversos aliados, lanzó una campaña contra las peleas de perros, cuyo eje fue la propuesta de prohibir y penalizar estos espectáculos a nivel federal. Se subrayó que estas peleas son crueles (en las riñas los perros mueren o terminan gravemente heridos), impopulares (el 99% de los mexicanos se opone a ellas, de acuerdo con Parametría) y dañinas para el tejido social, puesto que frecuentemente los organizadores están vinculados con otras actividades del crimen organizado, como el tráfico de drogas y armas ilegales. Se recabaron más de 200,000 firmas en favor de la iniciativa, que se aprobó tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado, en esta última por unanimidad.
El alcance de la reforma al Código Penal Federal es amplio, puesto que se tipifica como delito toda la cadena de negocio de las peleas de perros. Esto incluye la organización de peleas, la posesión o venta de un perro de pelea, poseer una propiedad utilizada para realizar peleas o asistir a una pelea como espectador. Con esta importante reforma, las peleas de perros son ya una actividad criminal en todo México y ahora cualquier persona que participe o que apoye este espectáculo cruel podría enfrentar serias consecuencias bajo la ley.
A nivel local, la Ciudad de México promulgó una de las constituciones más favorables a los animales en todo el Continente Americano. El artículo 13-B de la nueva Constitución, que fue aprobado con 81 votos a favor y cero en contra, reconoce a los animales como seres sintientes cuyo bienestar debe protegerse. Los animales se toman en cuenta como sujetos de consideración moral y su cuidado constituye una responsabilidad común de ciudadanos y autoridades. Además, estipula que las leyes determinarán las sanciones para la crueldad hacia los animales, las bases para promover la conservación de la fauna, así como medidas para prevenir y evitar maltratos en la crianza y el aprovechamiento de animales de consumo.
Por su parte, la reforma a la Ley de Protección a los Animales de la CDMX también constituye un avance sustantivo, pues crea la nueva Agencia de Atención Animal que servirá como eje rector de las políticas de bienestar animal. La nueva Agencia coordinará esfuerzos que incluyen desde censos de población de animales en situación de calle y campañas de esterilización hasta programas de educación sobre tenencia responsable y lineamientos para responder a denuncias de maltrato animal.
Asimismo, la reforma a la Ley de Protección a los Animales:
• Consagra las cinco libertades del bienestar animal - libertad de hambre, sed y desnutrición, miedo, incomodidades físicas, de dolor, lesiones o enfermedades y para expresar las pautas propias de comportamiento.
• Exige a los criaderos de animales de compañía obtener una licencia y vender a los animales esterilizados.
• Obliga a quien voluntariamente entrega a su animal de compañía a un centro de control animal a hacerse cargo de su vacunación y esterilización.
• Prohíbe la venta de animales en mercados públicos.
En suma, los avances legislativos que se han registrado en los primeros seis meses de este año han sido notables. La instrumentación de la legislación es un desafío importante, pues de nada sirve tener buenas leyes que no se cumplan. Todos debemos vigilar y promover el cumplimiento efectivo de la ley por parte de las autoridades correspondientes. Gobierno y sociedad debemos trabajar de la mano para, mediante una regulación e instrumentación adecuada, continuar perfilando a nuestra sociedad hacia formas de convivencia más incluyentes, armónicas y respetuosas de todos los seres vivos.