¿Cómo es la comunicación perruna?

La forma habitual que los humanos tenemos de reaccionar ante el dolor es bastante diferente que aquella de los perros

Redactado por: Staff

Cuando nacen los cachorros la mamá perra no les pone nombre a sus bebes, los reconoce por el olor y el aullido, les enseña por medio de ligeras mordidas y gruñidos, trata a todos los cachorros por igual, no hay diferencia de sexo,
Los seres humanos somos diferentes la psicología de la mujer es diferente que la del hombre, nuestra comunicación es verbal, ellos se comunican por medio por el olor y el lenguaje corporal.
Si nosotros proyectamos nerviosismo, pánico o tensión, el perro lo va a detectar porque huele nuestras endorfinas si estamos contentos, huele el cortisol, si estamos estresados, y la adrenalina si tenemos miedo, por eso no podemos engañar a nuestra macota, tenemos que tener una energía asertiva y confiable para que se sienta contento nuestro peludo como nosotros.
Acordémonos que nuestro perros son lobos, (Canis lupus) hace 40 millones de años, y hace 12 mil años lo incorporamos a nuestra manada, cada especie tiene un protocolo de conducta, si tu te acercas a un lobo salvaje te va a ver como posible presa (comida), si tu te acercas a un caballo te va a ver como una amenaza (me puede comer).
El perro es un depredador cooperativo caza en manada, y nosotros somos sus padres adoptivos, que le cambiamos la caza por el juego y el salir a pasear, nosotros le damos la presa (comida). Un ejemplo del mal manejo del lenguaje es: Mamá loba se va a cazar—no se despide—deja a los lobeznos en la guarida, ellos se quedan tranquilos, son muy pequeños para poder cazar, mejor juegan y aprenden con el juego la caza.
Mamá loba se va cazar---- juega con ellos—se los lleva para enseñarlos, ya están lo suficientemente grandes para enseñarles y que puedan correr atrás de la presa y ayudar a la manada a cazar.
Ritual de reforzamiento
Hombre me despido nos vemos Terry, te portas bien, no me tardo, te quiero mucho y cierro la puerta (se cerro accidentalmente) en el mundo salvaje no hay puertas, si se cierra la puesta Terry piensa va a regresar, no se dio cuenta que me dejo, voy a aullar y a ladrar para que regrese y me lleve con el o ella. A esto se le llama ansiedad de separación.
Cuando vayas a salir a trabajar sal sin avisar ni hacerle caso, y cuando vayas a salir con el a pasear si papáchalo (vamos a salir juntos), y le pones la correa y sales
Otro ejemplo es en el juego
La forma habitual que los humanos tenemos de reaccionar ante el dolor es bastante diferente que aquella de los perros. Cuando nuestro cachorro nos muerde, tenemos distintas actitudes como ser:
Gritarle “no me muerdas!”
Alejarlo con un empujón
En niños: llorar, correr en círculos, agitar los brazos
En casos extremos, golpear al perro
Ante los comportamientos naturales del ser humano:
Cuando le gritas, él entiende: ¡Guau! ¡Aff! ¡Qué juego divertido!
Cuando lo empujas, él piensa: ¡Empujones! ¡Qué lindo!
Cuando un niño llora, él piensa:
Si el niño corre en círculos, o agita sus brazos: ¡Quiere que lo persiga! ¡Y que le muerda los tobillos o sus brazos!
Cuando lo golpeas: ¡Qué dolor! Yo con este ya no quiero jugar más, me va a hacer daño!