Deus ex Machina, el público recibe un instructivo en el cual se explica las peculiaridades del espacio escénico

Con participación de los asistentes, la propuesta Deus ex Machina transforma al Teatro El Galeón en una caja de resonancia con diversidad de voces

Redactado por: Staff

El Teatro El Galeón del Centro Cultural del Bosque se convierte en un centro de llamadas telefónicas como parte del proyecto Deus ex Machina, a cargo de la compañía Teatro Ojo.
Desde su creación en 2002, la agrupación integrada por Héctor Bourges, Karla Rodríguez, Laura Furlan, Patricio Villarreal, Fernanda Villegas y Alonso Arrieta se ha caracterizado por romper con los convencionalismos de la escena.
“Nos interesa pensar que el teatro puede ser muchas cosas, no una. No es un ritual, en todo caso son muchos. Esta vez decidimos habilitar este teatro para que la gente entre o salga cuando así lo desee”, aseguró Héctor Bourges, miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte del Fonca 2018-2021.
En Deus ex Machina, título que hace referencia a la figura del teatro griego en la que se utilizaba un aparato de tramoya para hacer aparecer a los dioses y trastocar la narrativa de una tragedia que había llegado a un callejón sin salida, el público recibe un instructivo en el cual se explica las peculiaridades del espacio escénico y la manera en que puede participar y ser parte de la pieza.
También se le entrega un papel autoadhesivo por si desea escribir uno o más número telefónicos para que sean ingresados al sistema de llamadas o, bien, se puede escribir una pregunta con la finalidad de que alguien a quien se le llame, la conteste.
Al ingresar al foro, sobre el escenario, se distribuye un gran “call center” en el cual 20 actores divididos en turnos se convierten en operadores telefónicos.
Cada uno de ellos marcan a los teléfonos proporcionados y, en cuanto tienen respuesta, repiten el siguiente parlamento: “Buenas tardes, estamos haciendo un breve cuestionario para un proyecto artístico en el Teatro El Galeón del INBA. No le pediremos datos personales y su voz será escuchada en el teatro, ¿desea participar?”
Si la respuesta es afirmativa, en los próximos dos o tres minutos, los telefonistas lanzan una serie de preguntas que se alimentan con las respuestas de los interlocutores.
¿Qué entiende usted por la palabra progreso?, nombre un lugar de México que represente “progreso”, ¿Qué le hace sentir cansancio? ¿Cuál fue la última canción que escuchó este día? son algunas de las interrogantes.
“Queremos traer al teatro una caja de resonancia con la mayor diversidad de voces a partir del teléfono, un aparato tecnológico que ha venido a volverse una prótesis de nuestra existencia”, agregó el creador escénico Héctor Bourges.
Los espectadores pueden escuchar las llamadas realizadas en tiempo real por alguno de los operadores telefónicos desde las butacas o mientras transita por el “escenario”.
También hay gabinetes desocupados en este centro de llamadas telefónicas en los que es posible observar material audiovisual o escuchar, a través de diademas, parte del registro de las llamadas hechas anteriormente durante las funciones.
“No deja de ser otra forma o posibilidad de la escena. Intentamos huir del juicio de si esto es o no teatro. Creemos que éste es un invento que va cambiando con el tiempo, que va modificándose, por lo tanto las formas de representar son maleables, pueden variar y aceptar nuevas voces”.
Héctor Bourges consideró que el proyecto busca hacer un ejercicio en el que la escena no es donde las cosas suceden, sino donde se invocan otras voces.
Deus ex Machina se mantendrá hasta el 18 de febrero en el Teatro El Galeón del Centro Cultural del Bosque, los jueves de 17:00 a 21:00 horas, los viernes de 11:00 a 14:00 horas y de 17:00 a 21:00 horas y los sábados de 17:00 a 20:00 horas. Entrada libre.