Efecto Trump: sociedad civil estadounidense más participativa y clave en el futuro de su país

Especialistas de la UNAM participaron en el conversatorio “A un año de Donald Trump: descomposición y conflicto”

Redactado por: Staff

A un año de que Trump llegara a la presidencia de Estados Unidos, la sociedad en general ha tomado un papel más activo para expresar sus ideales, ya sea a favor o en contra del polémico mandatario, comentaron especialistas del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN) de la UNAM durante el conversatorio “A un año de Donald Trump: descomposición y conflicto”.
Silvia Núñez García, exdirectora del CISAN, explicó que de cara a las elecciones intermedias en el país vecino, la principal clave será la participación ciudadana en los espacios macro y micro, con interacciones que pueden dar una mayor idea del papel que juega la sociedad.
“Varias de las grandes corporaciones estadounidenses, como Apple y Microsoft, apoyan abiertamente a grupos progresistas como el Center for America. Creo que los ciudadanos, como individuos organizados, tienen un peso político importante en el mundo contemporáneo. Al negar esta premisa estamos perdidos”, detalló la especialista en estudios de la globalidad.
La investigadora sugirió que es necesario revisar de cerca las formas de participación no sólo en la Unión Americana, sino en México, pues este año se vive un escenario político en el que la sociedad define ya su intención de voto.
“Cada uno de nosotros analiza esa situación y qué tipo de acciones debemos realizar para apoyar el futuro de México: que siga siendo un satélite de Estados Unidos o dar el salto para tener una relación diplomática más dúctil en el plano internacional”, enfatizó Núñez García.
José Luis Valdés Ugalde, investigador y exdirector del CISAN, consideró que México debe vivir una transformación interna para replantear una política republicana en todos los frentes. Como ejemplo, recordó las agresiones de Trump hacia nuestro país.
“En política exterior se pudo hacer un pronunciamiento firme y duro cuando, en 2015, se dijo que los mexicanos eran violadores. Hay 50 cónsules de México en EU y en ese momento ¿dónde estuvieron?, ¿quién le respondió? Sólo la sociedad civil, los editorialistas, pero no hubo reacción estatal”, enfatizó.
“Estamos en un laberinto involutivo desde el punto de vista democrático, lo que también tendrá respuestas y realidades interesantes en julio, pues es probable que estas posiciones políticas internacionales tengan repercusiones importantes en las votaciones”.
En estos momentos, añadió Paz Consuelo Márquez Padilla, también especialista del CISAN y doctora en Ciencias Políticas, la sociedad norteamericana está dividida: mientras las grandes ciudades están a favor de los demócratas, las áreas rurales –que han sufrido más los cambios tecnológicos– continúan a favor de Trump.
De hecho, pese a sus desatinos, aquellos que votaron desde el inicio por el empresario continúan a su favor, sobre todo luego del triunfo de la reforma hacendaria, que llevará a una reducción de impuestos a la gente de a pie, por lo que Márquez Padilla no descartó que sus partidarios podrían aumentar.
“Lo delicado es que los triunfos económicos pueden hacer que mucha gente no le preste importancia a su estilo de gobernar, pues mientras ellos reciban dinero estarán bien”, estimó la investigadora.
A su vez, Mónica Verea Campos, especialista del CISAN en políticas migratorias en Estados Unidos y Canadá y su relación con México, expuso que los pesos y contrapesos de la política migratoria han tenido impacto en la situación actual de Trump, pues muchas cortes estatales y federales se han opuesto a las acciones ejecutivas del gobierno, lo cual es un triunfo.
Esto permitió que los demócratas usaran la carta de la DACA (programa de Acción diferida para los llegados en la infancia) en la reciente negociación presupuestal del gobierno de EU, que causó un cierre de las actividades administrativas por 60 horas.
“El riesgo es que cada vez más los republicanos están volviendo a la derecha, provocando que los demócratas se hagan más liberales, lo que podría llevar a que pierdan espacios en el electorado”, finalizó.