Animales, los más vulnerables en los desastres: expertos

Los animales de compañía, o de carga, juegan un rol importante en la sociedad en casos de desastres, dijeron

Redactado por: Ulises García

Expertos coincidieron que en casos de desastres naturales y no naturales, los animales son los más perjudicados ya que “son los más vulnerables al estar expuestos a catástrofes de diferentes índole, y cuando se trata de regresar a la normalidad a dicha zona o son encontrados muertos o son explotados para el rescate de humanos”.

Durante el panel “Animales y desastres”, en Minding Animals CDMX 2018, celebrado en Ciudad Universitaria de la UNAM, los académicos destacaron que “que los animales de compañía, o de carga, juegan un rol importante en la sociedad en casos de desastres como lo es en el caso de búsqueda y rescate pero que son raros los casos en los que se llega a tener un final feliz para ese animal”.

“Ello se debe a que al finalizar la fase de desastre y comenzar la de recuperación la mayoría de los dueños de los animales, sobre todo si no están en una dependencia gubernamental, terminan siendo desechados tras su explotación”, dijeron.

Al respecto, la candidata para obtener un doctorado en sociología por la universidad de Rikkyo y periodista activa, Hazuki Kajiwara, reveló que, tras los hechos ocurridos por el accidente nuclear en Fukushima, en 2011 en Japón, los animales de compañía y sus dueños tuvieron que confrontar los problemas surgidos por la contaminación nuclear como enfermedades “pero no hubo mucha ayuda para ellos”.

“Entrevisté a 57 custodios de la planta nuclear, siete activistas especializados en rescate animal y a cinco personas, todos ellos afectados por el desastre nuclear japonés, y a lo que llegué en el 2017 fue a que el gobierno japonés no valoró ni contabilizó la vida de los animales de compañía en esa prefectura tras lo ocurrido en Fukushima, además fueron poquísimos los medios de comunicación que dieron seguimiento a este hecho desde el punto de vista animal.

“Tanto los guardianes como los animales no fueron tomados en cuenta para conocer el número de muertes de animales de compañía, ello se debe a que el concepto de ‘los derechos de los animales’ es muy vago para los políticos japoneses y lo cambiaron por los conceptos de ‘amor y protección a los animales’, ello se debe a que le dan prioridad al mundo capitalista en donde se enseña que las mascotas son un producto que debe ser producido y listo para ser consumido”, expuso Kajiwara.

Sostuvo que lo anterior solo hace ver que los animales de compañía en Japón son un producto, “cuando en realidad son animales que tienen derechos, que forman vínculos para ser reconocidos como ciudadanos a través de la interacción que tienen con sus dueños, al grado que son reconocidos como parte de una familia, pero aún no se ha llegado a esto”.

En el uso de la voz, el autor y también director internacional de operaciones en “The Donkey Sanctuary”, Stephen Blakeway, criticó que los humanos sobreexplotan “descarnizadamente” a los burros.

Relató que los burros tienen una alta demanda en países en donde prevalece más el transporte por animales que por los automotores.

“En Kenia tienen varios problemas de agua y constantemente sufren de sequías, al grado que las autoridades de aquel país declaran el desastre por sequía, empiezan a brindar ayuda humanitaria para repartir agua, por desgracia para que llegue el vital líquido a zonas rurales utilizan a los burros, y estas poblaciones en su mayoría no cuentan con un camino de asfalto”, refirió.

Sin embargo –dijo Blakeway- en aquella nación quienes practican la religión massai son muy hipócritas y desconsiderados con los burros, ellos adoran a las vacas porque las consideran sagradas y símbolos de vida por extraer de ellas cuero, pieles, leche, carne y sangre para sus rituales, al grado que les dedican canticos y danzas durante sus celebraciones religiosas. Incluso las cabezas las limpian hasta dejarlas en huesos y después son “hermanas”, mientras que para los burros es todo lo contrario, incluso son pateadas y si los asnos responden a los dueños para defenderse les llegan a quitar el agua que ellos les llevan en grandes tambos.

Blakeway expuso que tras el terremoto de 2015 en Nepal el burro y la mula fueron utilizados como animales de rescate, “fueron utilizados para llevar víveres, agua, transportar a personas rescatas a los lugares de rescate, e incluso transportaron a los cuerpos que encontraron enterrados, ello se debe a que las zonas más afectadas fueron en las faldas o a la mitad de montes, y para acceder usaron al mejor animal para transportar cargas pesadas, sin embargo se reportaron varias muertes de estos equinos sin que se llevará un número de esto”.

Por otro lado, la socióloga especialista en relaciones de conducta humana y animales de la universidad de Colorado en Boulder, Leslie Irvine, destacó que, durante y tras el arribó del huracán “Katrina” a Estados Unidos, “dejó ver que los humanos tienen un fuerte lazo por los animales de compañía y de granja”.

Señaló que en su libro “Llenando el Arca: El Bienestar Animal en los Desastres” (solo disponible en inglés) “los damnificados procuraron el bienestar de sus mascotas antes que el suyo”.

Esto se dio sobretodo en afroamericanos y algunos latinos –dijo Irvine- porque ellos tienden a formar una mayor empatía con sus animales, ya sean de compañía o de granja, debido a factores como la clase social, el género y lo étnico.

Incluso se ven fotos y videos donde los damnificados cargan en brazos a sus mascotas en zonas abnegadas mientras se dirigen a un lugar con poco nivel de agua, lamentablemente este hecho dejó ver que el gobierno estadunidense no invierte en protección animal en casos de desastres.

“Estados Unidos, tras los hechos ocurridos por el huracán ‘Katrina’, solo invirtió 80 mil dólares para el rescate animal, y destinados para Luisiana, Misisipi, Alabama, Georgia y Florida, y claro esto que no fue suficiente, se necesitan de un mayor presupuesto si quieren realmente proteger a los animales en esta nación”, concluyó.