La obesidad en gatos provoca diabetes, problemas cardiorespiratorios y estreñimiento

El M. V.Z Arvin Fredjov, quien afirma que la nutrición de los gatos se divide en tres etapas, cuando nace y cumple el primer año de vida, la segunda que va de un año hasta 7 años, y la tercera de 7 hasta 15 años, y en cada una hay una forma de alimentación específica

Redactado por: Staff

Cuando nuestro gato es el consentido de la casa, y lo queremos de tal forma, que le demostramos nuestro amor, dándoles de comer ilimitadamente, sin embargo, los animales entre más comen más quieren hacerlo, conducta que es dañina para ellos.
Es así, que cuando volteamos, vemos a nuestro gato ya pasado de peso, y es cuando el Médico Veterinario, nos dice, está obeso su gato y tendrá que bajar de peso. Reflexionamos y decimos ¿cómo paso eso?
De acuerdo con la Enciclopedia de la Nutrición Clínica Felina, la obesidad se considera la forma más común de malnutrición en la consulta de pequeños animales, afectando a cerca del 40% de perros y gatos. La importancia de la obesidad reside en el papel que ésta desempeña en la patogenia de diversas enfermedades y en su capacidad para exacerbar enfermedades preexistentes. La obesidad se ha asociado con una mayor incidencia de osteoartrosis, problemas cardiorrespiratorios, diabetes mellitus, estreñimiento, dermatitis, riesgos anestésicos y una menor esperanza de vida.
Prensa Animal entrevistó al M. V.Z Arvin Fredjov, quien afirma que la nutrición de los gatos se divide en tres etapas, cuando nace y cumple el primer año de vida, la segunda que va de un año hasta 7 años, y la tercera de 7 hasta 15 años, y en cada una hay una forma de alimentación específica.
Especificó que en los primeros años de vida del gatito se les debe proporcionar muchos nutrientes, sin embargo, después del primer año de vida se deben cuidar para que no se hagan obesos.
De acuerdo con diversos estudios en EU, la prevalencia del sobrepeso y de la obesidad era máxima en los gatos con una edad de 5 a 11 años.
Algunos Médicos Veterinarios afirman que la esterilización es la causa principal de obesidad en gatos, y así lo confirman numerosos estudios, además la obesidad parece predominar en los machos. No hay una explicación clara para ello.
El M.V.Z Arvin Fredjov afirma que la obesidad en gatos depende también del modo de vida que llevan, es decir, los gatos que viven en un piso o en un apartamento sin acceso al exterior serían los más afectados por la obesidad, pero esta observación no es constante.
Precisó que la actividad se ve influida por variables tanto individuales como ambientales, ya que es posible que la principal influencia del estilo de vida esté relacionada con la capacidad de realizar ejercicio al aire libre.
DE acuerdo con la Enciclopedia de la Nutrición Clínica Felina numerosos estudios han identificado con claridad la inactividad como un factor de riesgo fundamental para el sobrepeso y para la obesidad.
Los propietarios de los gatos con sobrepeso tendían a ofrecer comida a voluntad pero no había diferencia en cuanto al tipo de comida que les daban. Los gatos con sobrepeso reciben con más frecuencia carne, restos de la mesa o extras. Por ejemplo, los propietarios de gatos obesos tienden a “humanizar” más a su gato, con lo que podría sustituir a la compañía humana.
Dicho estudio afirma que los propietarios de gatos con sobrepeso pasan menos tiempo jugando con el animal y tienden a utilizar comida como recompensa. Al igual que en el caso de los perros, los propietarios de gatos con sobrepeso, contemplan a sus gatos mientras comen, con mayor frecuencia que los propietarios de gatos con una condición corporal normal.
En general, los propietarios de animales con sobrepeso muestran menos interés por la salud preventiva que los propietarios de animales con una condición corporal ideal.
Al contrario que en el caso de los propietarios de perros con sobrepeso, que suelen tener menos ingresos, no existen diferencias de recursos entre los propietarios de gatos con sobrepeso y los propietarios de gatos con peso normal. Por último, el porcentaje de mujeres propietarias es mayor en el caso de gatos con sobrepeso que en gatos normales.
Debido a que la obesidad tiene numerosas consecuencias negativas para la salud y el bienestar del animal que se manifiestan tanto en la disminución de la calidad como de la esperanza de vida, el M.V.Z Arvin Fredjov, afirma que debe fomentarse una serie de actos simples:pesar y registrar la ración de comida, evitar los extras y fomentar la actividad física regular mediante sesiones de juego.
Enfatiza que en la medida de lo posible, hay que promover que los gatos salgan al exterior, en un lugar cercado para que no vayan lejos, por ejemplo, en un patio cerrado. La actividad de los gatos también puede estimularse mediante juguetes específicos. En algunos casos puede ser útil estimular la actividad de pasear antes de las horas de comer desplazando el cuenco de comida. Muchos gatos obesos con acceso al exterior aumentan de manera espontánea sus niveles de actividad a medida que su forma física mejora durante el proceso de adelgazamiento.
Los beneficios del ejercicio, agrega, van más allá del simple hecho de quemar calorías: genera masa muscular y, por lo tanto, aumenta la tasa metabólica en reposo, mejora la movilidad, es beneficioso para el sistema cardiovascular, estrecha los vínculos con el propietario, proporciona estimulación mental y mejora de forma general el bienestar y la calidad de vida, ya que en los gatos domésticos, los comportamientos de cazar y comer son independientes.
Así, los gatos tienen una necesidad fisiológica de cazar (o de realizar alguna actividad alternativa, tal como jugar) aun cuando no tengan necesidad de comer. Es posible que el comportamiento de juego sea más evidente en los gatos jóvenes, pero la mayoría de los propietarios no se percatan de que es necesario durante toda la vida.