Investigan enfermedades transmitidas por garrapatas en Yucatán

De acuerdo con el reporte "Mamíferos silvestres y sus patógenos zoonóticos", en la actualidad se han descrito más de 150 zoonosis que afectan a la población humana alrededor del mundo

Redactado por: Prensa Animal /Agencia Informativa Conacyt

Ehrlichia, Borrelia y Anaplasma son géneros de bacterias transmitidas por garrapatas de animales a humanos y tienen un carácter zoonótico. Con el objetivo de evaluar la presencia de estos patógenos en comunidades de Yucatán, investigadores de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady) desarrollan el proyecto El papel de los animales domésticos y silvestres como reservorios de agentes zoonóticos en la península de Yucatán.
Las zoonosis son enfermedades transmitidas entre humanos y animales domésticos o silvestres, y muchas de estas son transmitidas por vectores. De acuerdo con el reporte "Mamíferos silvestres y sus patógenos zoonóticos", en la actualidad se han descrito más de 150 zoonosis que afectan a la población humana alrededor del mundo.
Roger Iván Rodríguez Vivas, profesor investigador de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Uady, señaló en entrevista para la Agencia Informativa Conacyt que el proyecto busca visibilizar la existencia de patógenos transmitidos entre humanos y animales que presentan cuadros muy similares al dengue, chikungunya y zika, pero no siempre son consideradas en el diagnóstico diferencial de enfermedades febriles en el sector salud.
“Hay varias bacterias que son transmitidas por las garrapatas a los humanos y a los animales. Algunos animales actúan como reservorios de estos patógenos y cuando las garrapatas se alimentan de aquellos, adquieren la infección y son capaces de transmitirla a los humanos. Ahora estamos estudiando las garrapatas en los animales domésticos y silvestres en las comunidades rurales y cómo el ser humano interviene dentro de los ciclos de esas bacterias”, apuntó.
PATÓGENOS EN YUCATÁN
Entre el género de bacterias transmitidas por garrapatas destaca Ehrlichia canis, que usualmente es hospedada en perros, y Ehrlichia chaffeensis, que se hospeda en fauna silvestre, fauna doméstica y en los seres humanos. Borrelia burgdorferi es una bacteria espiroqueta que ocasiona la enfermedad de Lyme (borreliosis), ampliamente conocida en Estados Unidos por sus manifestaciones dermatológicas, reumáticas, neurológicas y cardiacas.

En Yucatán, el grupo de investigación ha documentado la presencia de Ixodes affinis, vector potencial de Borrelia burgdorferi que se encuentra parasitando usualmente roedores silvestres, venados y perros de comunidades rurales.
“La ehrlichiosis, borreliosis y anaplasmosis se caracterizan por presentar en los humanos un cuadro clínico similar a lo que ocurre con dengue, chikungunya y zika; es decir, produce cuadros febriles y, en algunos casos, alteraciones en piel. Presentan problemas articulares, dolor muscular y malestar general que está muy relacionado con esas enfermedades virales que son transmitidas por mosquitos”, advirtió el especialista.
En las comunidades rurales de Yucatán, los perros que salen al campo y son llevados a la cacería pueden entrar en contacto con garrapatas de animales silvestres, como es el caso de las garrapatas de los venados. Cuando los animales regresan al área rural, las garrapatas se reproducen y el humano puede formar parte de su ciclo biológico y adquirir las enfermedades zoonóticas. Asimismo, el humano puede adquirir estas bacterias cuando es picado por las garrapatas cuando se encuentra en las áreas selváticas.

UNA SALUD, NODO DE LA MULTIDISCIPLINA
De acuerdo con Rodríguez Vivas, adscrito con nivel III al Sistema Nacional de Investigadores (SNI), el concepto “una salud” se aplica principalmente en el campo biomédico con la finalidad de integrar perspectivas de diversas disciplinas (biología, veterinaria, sociología, entre otras) para el estudio de algún fenómeno particular de una enfermedad con el mismo punto de partida: la misma salud.
“La metodología implica obtener las fortalezas de cada uno de esos grupos que están trabajando: los médicos humanos para hacer el diagnóstico preciso de esas enfermedades; el veterinario para controlar las garrapatas; los sociólogos para trabajar con las poblaciones y retroalimentarse continuamente con el médico humano. De esa forma, trabajamos nosotros en un solo problema pero con distintas disciplinas”, apuntó.
En las comunidades, los investigadores buscan la colaboración de los representantes para convocar reuniones con la población y el sector salud para promover la prevención del contagio de enfermedades zoonóticas y explicar los beneficios que representa la realización de los proyectos de investigación.
“Regalamos una serie de folletos, damos pláticas para controlar las garrapatas en los animales o cómo evadirlas en caso de que vayan al campo. Como es un proceso que llamamos de ‘una sola salud’ están interviniendo sociólogos, médicos humanos, biólogos y nosotros como veterinarios, y esto nos permite trabajar con un solo problema pero con distintas disciplinas”, indicó.
En el proyecto participa la Universidad Autónoma de Yucatán, la Secretaría de Salud de Yucatán, la Universidad de Texas y la Secretaría de Agricultura y Ganadería de los Estados Unidos.