Los videos virales con violencia hacia animales o humanos pueden perjudicar: Sociólogo UNAM

En el país existe un arraigo de viralizar la violencia, pero el que se viralice no significa que no significa que no haya existido antes

Redactado por: Ulises García

En la primera parte de esta entrevista exclusiva de Prensa Animal con Julián Flores Arellano, sociólogo de la UNAM, nos dijo qué son los videos virales y el cómo influyen en la sociedad, pero ¿los videos virales son positivos o negativos para la sociedad, qué ocurre cuando hay una grabación de violencia hacia un humano o a un animal?

Te presentamos esta segunda entrega sobre los videos virales.

PA: ¿Los videos virales son positivos o negativos para la sociedad, cómo la afectan?

JFA: Al existir la falta de reconocimiento social la tecnología puede generar un impacto positivo en la sociedad como es el caso de videos virales que tienen que ver con denuncias contra la corrupción en políticos, asaltos, violencia, entre otros fenómenos sociales en que la sociedad los observa.

PA: ¿Los noticieros hacen todavía más virales a este tipo de videos?

JFA: Exacto, porque ellos te muestran algo que uno desconocía y te lo presentan como una tendencia. Porque uno puede ir en la vida con el celular apagado pero en algún momento tiene la necesidad de informarse de sus aconteceres de sus alrededores, y ahí es cuando uno es informado de ese acontecimiento viral, es un asunto que tarde a temprano lo más a saber.
Hace 10 años uno no tenía el celular como ahora se tiene de forma tan tecnologizada

PA: ¿Qué ocurre cuando un video viral tiene un mensaje negativo en el que se muestra, por decir un ejemplo, un problema de bulliyng?, el cual puede ser visto por menores de edad.

JFA: Lo sociedad puede satanizarlo esta grabación por un rechazo. El instinto de la madre de un menor puede ser la de “por qué no tienen la pelea” y probablemente le dé una sanción específica a su hijo y no necesariamente racional, mientras que el niño solo está conectado con el video o las acciones. Esto debe a que no hay un sustento que clarifique lo ayude interpretar lo que está observando.

En el país existe un arraigo de viralizar la violencia, pero el que se viralice no significa que no significa que no haya existido antes. Es un fenómeno interesante porque hacer viral a la violencia en este país se ha tomado como evidencia, antes no sucedía porque no se tenía con qué trabajar pero ahora el contar con este evidencia videográfica se cuenta con material hacer denuncias.

Cualquier representación cultural, política o económica que tenga este país se puede viralizar, y sucede porque nosotros carecemos de conocimiento colectivo; otro factor se debe por tener, o no tener, una postura crítica de lo que vemos, y el último es por no saber manejar este tipo de acontecimientos porque en vez de rechazarlo lo volvemos más viral.

PA: En el caso de que se enfoca la agresión ya no hacia un ser humano sino hacia un animal en un video viral ¿qué ocurre a la sociedad cuando ven este tipo de grabaciones?

JFA: Eso es muy interesante porque pareciera que no estamos deshumanizando pero no tanto.

Si hay violencia de un hombre hacia un hombre no importa, somos millones, qué más da, pero un animal no, es una vertiente de doble moral.

Podemos observar cómo se están violentando entre hombres para acabar con su vida pero no podemos tocar a un animal porque no le pertenece a un contexto humano, es decir, el animal no se puede defender, no sabe defenderse, por consiguiente ahí viene “el gran superhéroe masa social” para defender lo que en algún momento es algo indefendible.

Indudablemente hay importante un impacto negativo en el país que está siendo favorecido por la falta de culturización social, hay una falta de reconocimiento en el contexto en que se está viviendo, y hay un amarillismo existencial.

Lo que vemos es que la vida coloquial violenta a todos, y que en algún momento se está convirtiendo en un ámbito cotidiano que llega hacia los animales ay sea de manera de distractor social, satanismo de una grabación, o como críticas constructivas para una población. Esto va más allá de la inmediatez, lo rebasa, uno puede tratar hacer concientización por el abuso que sufrió el animal pero por el contexto de violencia en el país es un poco difícil, porque al reproducir un video viral con un click se reproduce una histeria colectiva, e indiferencia social.

Si se juntan los mecanismos de indiferencia e histeria colectiva provoca tener una sociedad apaciguada, es decir, que sea pasiva, que lo tolere, que no genere una proacción por lo que acontece en su vida cotidiana, porque se dedica a ser un espectador más en vez de generar una crítica y termina siendo un “criticón” y se distancia.

Es mejor prender la televisión, o las redes sociales, cuando estés totalmente espantado, apabullado o fastidiado, le cambias de canal y cambias literalmente tu sentido de percepción de vida.

México, según la encuesta Gallup International, es uno de los países más felices del mundo, mientras que el año pasado la universidad de Uppsala, en Suecia, dijo que el país es el más violento a nivel mundial. Ya no nos espanta trabajar el doble que la población mundial y ganar menos, no nos espanta tener un presupuesto económico precario, eso ya no nos espanta, y a pesar de esta cotidianidad estamos más sumergidos en las redes sociales viendo videos virales.

Los videos virales pueden llegar a ser, en algún momento, un beneficio para el colectivo pero también puede llegar a perjudicar a este colectivo como un distractor social.

Nosotros somos muy visuales, porque el cualquier momento hay una pantalla, un celular o una computadora en la que se puede generar cualquier tipo de transmisiones, y uno se fastidia, apagas estas tecnologías y se acabó pero la, o mejor dicho, tu realidad no cambia pero tu psique se modifica.

Un ejemplo, un individuo viendo el cómo otra persona ve la televisión acostado en su cama. Este tipo de representaciones es una falta de representatividad personal de quienes lo están viendo, y a su vez ellos están alienados a los medios masivos de comunicación, siendo que su comportamiento es igual de homogéneo que el de todos los demás.

PA: Se viralizó el video de un pacaraná de origen sudamericano bautizado como “rat shower”, ahí se ve que el roedor se estuviera bañando, pero de acuerdo con biólogos y científicos internacionales, este animal en realidad trata de quitarse el jabón porque le está perjudicando la piel. ¿Cómo se modifica la psique social al ver que se está perjudicando a algo que no es humano?

JFA: Nosotros tenemos el temor a lo desconocido, este temor te ayuda a generar cualquier tipo de ideas representativas que impacten o no a los animales. El roedor activo su mecanismo de defensa y nosotros lo que “vemos” es una ducha coloquial, y no es así, en realidad se trata de un antropozoomorfismo (dar una característica atribuida a seres cuyo cuerpo es parte humana y parte bestia) para que sea completamente entendible para nosotros.

¿Qué ocurrió aquí? Al crearte una histeria colectiva te impacta fuertemente pero es mejor porque así tienes ese acercamiento y dices: mira, se está bañando. Pero si estuviera frente a tus ojos no lo verías, correrías.

Al ver este tipo de videos uno tiene temor pero el amarillismo está latente. “Sé que es algo completamente aterrador pero lo quito en mi celular y deja de existir”, pensaría uno. Esto conlleva a que uno no se preocupe por lo que le está pasando al animal, no te preocupa si estás contemplando un fenómeno natural de existencia, lo que observas es la acción inmediata de lo que acontece, y qué es, pues una rata que se baña.

Al ver este tipo de video viral uno se pregunta de inmediato: ¿será cierto o no, se ve muy feo o muy humano, qué sucede? Si supiéramos lo que sucede en ese momento nuestra postura no sería tan virilizada.

PA: ¿Lo que me dices es que uno de los factores para hacer viral un video sobre animales es el miedo, independientemente si es una denuncia por maltrato?

JFA: Así es. Suena duro, ¿verdad? Es el miedo a lo que te estás enfrentando, el miedo de “no quiero que le suceda eso a mí mascota, a los animales del zoológico o los que están en la naturaleza”. Porque a pesar de que están, o no, en tu vida cotidiana nunca tuviste la capacidad de ponerte a analizar lo que está sucediendo, alguien lo hizo por ti y automáticamente se viraliza, por alguien se viraliza, porque alguien lo vio, y si alguien te dice “no lo veas”, sucede lo contrario.

Aunque también ocurre lo contrario, este amarillismo te hace saber que uno tiene la capacidad, el derecho y la obligación de poder asistir para presenciar este tipo de eventos, y depende de uno de uno se espanta o no, depende de ti si lo viralizas o no, depende de ti si apagas o no tu aparato.

PA: En concreto, ¿es culpa de los medios de comunicación hacer un video viral?

JFA: No.

PA: ¿Es culpa del espectador?

JFA: No.

PA: ¿Por la falta de educación?

JFA: (Risas) Sí y no.

PA: Explícanos.

JFA: No necesitas de una televisión para tener acceso a un video viral, no necesitas un nivel tan desarrollado intelectualmente para transmitir un video viral, pero la educación como un patrimonio nacional es una vertiente importante para cualquier tipo de sucesos.

Sin embargo en México, según el INEGI, se lee 3.8 libros al año pero se pasa frente al televisor entre 8 y 12 horas al día. Los videos virales se hacen así por utilizar otro tipo de instrumentos que en algún momento la población no obtuvo antes, lo convierten en moda, y ésta se convierte en algo sociable, en un hábito o una costumbre cotidiana o tradicional.

Cualquier persona puede ser youtuber o espectador, pero el conocimiento intelectual, es decir, la educación va más allá de este tipo de supuestos, porque uno podrá ser el más intelectual de la UNAM pero me encanta ver videos virales, o ser el más analfabeto de esta institución e incluso del país, pero no me interesa tener este tipo de contactos.

Es decir, más allá de un capital intelectual educativo va por una inercia sociocultural de imitación. A esto se suma que la falta de educación es también una falta de representación tecnológica en este país. La sociedad actual prefiere comprar un celular muy bueno a comprarse alimentos sanos, prefiere poner crédito a su celular que gastar en su salud, lo que conlleva a que se imite esta inercia pero la sociedad lo hace en mal modo.

Los videos virales son un fenómeno internacional, que se gesta gracias a nuestra tecnología, lo hace ponerse de moda. En países de primer mundo podría ser un asunto de educación pero nosotros no, estamos en un país subdesarrollado que se distrae con unos videos.

“Mejor cree en lo que te digan para que tu realidad no sea tan pesimista”, eso es lo que te dicen los videos virales y uno lo acepta por cinco minutos de catarsis existencial.

PA: ¿Cuál es el futuro de los videos virales?

JFA: En un futuro inmediato habrá otro tipo de mecanismos existenciales, de cómo socializar, pero el bombardeo que hacen los medios de comunicación y que se realiza por medio de la tecnología genera inercias estructurales muy fuertes haciendo que nuestra vida efímera cree modas efímeras.

La tecnología nos bombardea y nosotros lo absorbemos al no contar con una capacidad de análisis del por qué se absorbe, esto solo es una moda y una inercia, y si uno no tiene reconocimiento social estás fuera del sistema, y los videos virales al ser un distractor social es también parte de un reconocimiento y quien no lo tenga será rechazado. A nadie le gusta ser rechazado, es mejor ser reconocido, y si uno no es reconocido es mejor ser parte de una oleada masificada para evitar que uno tenga un rechazo existencial.