Menu

La capacidad de Koko para el lenguaje y la empatía ha abierto las mentes y los corazones de millones

Muere el gorila Koko, quien dominó el lenguaje de señas

Koko, el gorila conocido por su extraordinario dominio del lenguaje a señas y nombrado, el embajador principal de su especie en peligro en extinción, falleció, dormido, a los 46 años, anunció la Fundación Gorila.

En su cuenta de Instagram, y en su sitio web http://www.koko.org se dio a conocer la noticia y se dijo que Koko fue símbolo de comunicación y de empatía entre las especies, “todo el mundo la quería mucho y la va a echar de menos”, afirmó la Fundación.

Koko y su maestra y amiga de toda la vida, la Dra. Penny Patterson

En este sitio web, se afirma que Koko, un gorila de las tierras bajas del oeste, nació en Hanabi-ko (japonés para “Niño de fuegos artificiales”) el 4 de julio de 1971 en el zoológico de San Francisco.

La Dra. Francine “Penny” Patterson comenzó a trabajar con Koko el siguiente año, enseñando su lenguaje de señas. El Dr. Patterson y el Dr. Ronald Cohn trasladaron a Koko y el proyecto a Stanford en 1974 y establecieron The Gorilla Foundation.

Mientras que en Stanford el proyecto se expandió para incluir a un segundo gorila occidental de tierras bajas, que se llamó Michael.

En 1979 Koko y The Gorilla Foundation se mudaron a las montañas de Santa Cruz, donde Ndume se unió a ellos como embajador compañero de su especie.

La capacidad de Koko para el lenguaje y la empatía ha abierto las mentes y los corazones de millones.

Ha aparecido en múltiples documentales y apareció dos veces en la portada de National Geographic.

La primera portada, en octubre de 1978, mostraba una fotografía que Koko había tomado de sí misma en un espejo.

El segundo número, en enero de 1985, incluyó la historia de Koko y su gatito, All Ball. Después del artículo, se publicó el libro Koko’s Kitten, que se sigue utilizando en las escuelas primarias de todo el mundo.

Su impacto ha sido profundo y lo que nos ha enseñado sobre la capacidad emocional de los gorilas y sus habilidades cognitivas continuará dando forma al mundo.

Koko fue un animal muy inteligente, desarrolló la capacidad de comunicarse con la gente mediante un lenguaje de señas, entendía cerca de dos mil palabras. Tuvo, en particular, un contacto muy bueno con el actor Robin Williams y al enterarse de su muerte lloró.