Acciones como sembrar árboles y proteger manglares reduciría emisiones de gases de efecto invernadero: The Nature Conservancy

Se espera que estos hallazgos fortalezcan los esfuerzos gubernamentales orientados al mejor uso de ordenamientos territoriales, así como de energía renovable y autos eléctricos como medidas de atención al cambio climático

Redactado por: Staff

La naturaleza podría hacer posible de manera rentable la reducción de más de un tercio (37%) de las emisiones de gases de efecto invernadero requeridas en 2030 para prevenir los peligrosos niveles del calentamiento global, de acuerdo a un nuevo estudio publicado por científicos de la organización global de conservación The Nature Conservancy y otras 15 instituciones, lo que sería equivalente a frenar de manera absoluta la combustión de petróleo en el todo el mundo.

Con los líderes del sector público listos para participar en las conversaciones climáticas de las Naciones Unidas a principios de noviembre en Alemania, el estudio encontró que las soluciones climáticas naturales tales como sembrar árboles, mejorar la salud de los suelos, proteger los manglares y pantanos, podría reducir las emisiones globales de gases efecto invernadero en 11.3 mil millones de toneladas anuales para 2030.

En lo que corresponde a México, el país podría reducir sus emisiones de gases efecto invernadero en casi 21%, lo equivalente a sacar de circulación 33 millones de autos, únicamente mediante la implementación de acciones de reforestación a costos rentables. Los científicos encontraron que la implementación completa de medidas de reforestación reduciría las emisiones del país en un 70%, lo que equivaldría a cerrar 128 plantas de energía que funcionan con base en la quema de carbón.

Se espera que estos hallazgos fortalezcan los esfuerzos gubernamentales orientados al mejor uso de ordenamientos territoriales, así como de energía renovable y autos eléctricos como medidas de atención al cambio climático.

Roberto Rodrigues, ex Secretario de Agricultura en Brasil, Coordinador del Centro para Agronegocios de la Fundación Getúlio Vargas (FGV/EESP), dijo: “Este nuevo estudio confirma que un uso más productivo y sostenible de tierras agrícolas en Brasil y alrededor del mundo, además de incrementar el abastecimiento de alimento para una población creciente, puede contribuir sustancialmente a disminuir los gases de efecto invernadero. Tanto países emergentes como desarrollados que estén apuntando a consolidarse como líderes globales deben actuar considerando esta nueva realidad”.

Christiana Figueres,convocante de la Misión 2020 y ex directora de la Convención Marco sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas (UNFCCC, por sus siglas en inglés), señaló: “El uso del suelo es un sector clave para reducir las emisiones como absorber el carbono de la atmósfera. Este nuevo estudio muestra cómo podemos incrementar masivamente las acciones sobre el uso de los suelos —en conjunto con mayores acciones referentes a energía, transporte, financiamiento, industria e infraestructura— para alcanzar una tendencia descendiente de en 2020. Las soluciones climáticas naturales son vitales para asegurar que alcancemos nuestro principal objetivo de descarbonización total y que podamos simultáneamente impulsar empleos y proteger comunidades en los países desarrollados y en desarrollo”.

Mark Tercek, CEO de The Nature Conservancy dijo: “Hoy el suelo causa un cuarto de las emisiones de gases de efecto invernadero. La manera en la que manejemos los suelos en el futuro podría traer consigo el 37% de la solución al cambio climático. Eso es un potencial inmenso, así que si tomamos en serio el cambio climático, también tendremos que tomar en serio invertir en la naturaleza como solución, tanto como en la energía renovable y el transpote limpio. Vamos a tener que aumentar la producción de alimento y madera para satisfacer la demanda de una población creciente, pero ahora sabemos tendremos que hacerlo al mismo tiempo que atendemos el cambio climático”.