“Acumuladores” en vez de ayudar al bienestar animal perjudican: Aseguran Protectores de Animales

No confundamos, ni todo acumulador es maltratador, ni todo protector es acumulador: FRECDA

Redactado por: Staff

Protectores de animales de la Ciudad de México coincidieron en que acumular animales en refugios o albergues y rebasar la capacidad de éstos, “en vez de ayudar al tema de bienestar animal perjudican”, por lo que se empieza a llamar a estas personas como “acumuladores”.

En entrevista para Prensa Animal, José Luis Carranza, coordinador del Frente Ciudadano Pro Derecho Animal (FRECDA), calificó el tema de los “acumuladores de animales” en la CDMX como “un tema complejo”.

No se trata de calificar como “acumulador-maltratador” a todo aquel que tenga más de equis número de animales- dijo el también abogado- lo que debe tomarse en cuenta es el ¿cómo tiene (a los animales)?, es decir, las circunstancias de salud, de nutrición, de limpieza, y que no estén enjaulados en transportadoras, y así poder determinar si existe o no maltrato animal, atendiendo a los supuestos de las leyes de protección animal.

Lamentó que desafortunadamente existen varios casos de personas que, “por su edad o por un deteriorado estado de salud mental, acumula gran número de animales sin satisfacer sus necesidades básicas, terminando muertos varios animales, ya sea por enfermedades, por desnutrición o incluso por propia mano del acumulador-maltratador”.

Pidió no confundir los términos, “no confundamos, ni todo acumulador es maltratador, ni todo protector es acumulador. Las autoridades y sociedad civil deben actuar coordinadamente para rescatar y sancionar a todos aquellos acumuladores-maltratadores, los cuales deben hacerse acreedores a sanciones tanto de carácter penal como administrativas.

Recordó el caso de Santa María La Ribera, ocurrido en noviembre de 2013, “ahí se evidencio que los animales caminan sobre sus excrementos, estaban mal atendidos médicamente, y que son víctimas de maltrato pues en ese lugar había 100 perros y 20 gatos”.

“Es el más famoso (caso) que tenemos registrado y que es un ejemplo de impunidad y negligencia de la PGJCDMX, así como el de CTM Culhuacán, ya que las acumuladoras-maltratadoras han salido impunes”, lamentó Carranza.

Por otro lado, Defensoría Animal afirmó que “la opinión institucional de Defensoría Animal sobre los ‘acumuladores de perros’ es la de que existen una enorme cantidad de lugares que pretenden ayudar a los animales pero se creó un problema paralelo muy serio”.

“Los shelters, también conocidos como refugios o albergues, no terminan siendo ni albergue ni refugio en el entendimiento de estas palabras, porque en el afán de ayudar lo convierten en establecimientos que violentan el bienestar de los animales por su acumulación.

“En mi experiencia, respecto a los albergues para animales en México, el 95% de estos refugios no cuentan con las condiciones mínimas requeridas para tenerlos en bienestar y esto va tanto para perros como gatos, y pasan a convertir en zonas que crean el problema atentar contra el bienestar animal sino también un problema de salud pública y ambiental, que al final sin querer se convierte en violencia hacia los animales”, señaló.

Esto sucede de manera inconsciente –dijo- es decir, sin el afán de molestar a los animales, pero ya cuando la situación está fuera de control por acumular animales de forma insostenible, y esto consiste en ya no contar con recursos para alimentarlos ni con la infraestructura. A lo anterior se le suma otro problema, el que estos refugios se vuelven generadores de violencia, porque se están violentando a los animales.

Comentó que “nosotros vamos por ya no tener albergues para animales de las formas tradicionales que se han tenido, no estamos en contra de ellos, sino que ayuden ante la problemática de la proliferación de perros y gatos en la ciudad, pero creemos que si no se legisla al respecto, sino se hace un ejercicio sano de autocrítica desde el gremio, no tendremos capacidad moral para exigir a las autoridades las medidas para que éticamente se pueda atacar la problemática por no estar siendo éticos en nuestro actuar.

“En Defensoría Animal estamos en contra de estos lugares en los que en vez de dar bienestar se acumulan animales, en donde la adopción es a cuenta gotas pero la entrada de animales son estratosféricas, y en donde al final está sola una sociedad que está preocupada por el tema pero que termina siendo ‘solapadora’ de gente, que de manera consiente, o no, atenta y maltrata a los animales”, abundó.
Hasta este momento no existe una cifra sobre los casos de los “acumuladores”, por lo que ninguna autoridad lleva algún registro.