Organizaciones de la sociedad civil alertan sobre el uso de globos con helio, este 5 de enero, ya que contaminan el ambiente

El plástico en el interior de una tortuga puede también afectar su migración hacia aguas más cálidas, sin poder escapar a tiempo de las bajas temperaturas invernales de la costa bonaerense, provocando un cuadro mortal de hipotermia

Redactado por: Staff

Organizaciones de la Sociedad Civil lanzan campaña para que no se liberen globos, como tradicionalmente se hace unos días antes del 6 de enero, por parte de los niños quienes piden sus juguetes a través de una carta que lanzan al aire en estos globos que contaminan las aguas de los mares, los lagos e incluso la tierra en donde aterrizan.
Las asociaciones civiles, en las redes sociales alertan que un globo con helio, en determinadas condiciones meteorológicas puede llegar a ascender hasta 10 km de altura, desplazarse durante 24 horas, y recorrer hasta 3000 km de distancia.
Dichos globos tienen un radio de dispersión muy amplio que hace impredecible su destino final. Considerando que cerca del 70% de la superficie del planeta está cubierta por agua, la probabilidad de que los globos terminen en cuerpos de agua como lagunas, lagos, ríos o en el mar es muy alta, aunque se suelten en una ciudad. Por la misma razón pueden cruzar sin problemas los límites de municipios, provincias e incluso llegar a un país limítrofe.
De acuerdo con datos de Ecoportal.Net, el fugaz momento de regocijo visual generado por una suelta de globos, trae aparejado un aporte a la acumulación de residuos, que pueden ser una molestia para otros ciudadanos o una patología para un animal silvestre.
Precisa que los animales marinos, incluyendo peces, reptiles, aves y mamíferos, son especialmente sensibles a esta problemática. Un caso emblemático es el de las tortugas marinas, un grupo de animales del que todos sus representantes se encuentran bajo algún grado de riesgo de extinción, y en donde el problema de la basura generada por, entre otros factores, los globos, ha sido debidamente estudiada y documentada por distintos centros de conservación.
Explican que las tortugas confunden fácilmente los globos desinflados con las medusas, peces y algas que forman parte de su dieta. El plástico alojado en el tracto digestivo de una tortuga puede terminar provocando una obstrucción intestinal, que lesiona la mucosa y altera su normal funcionalidad, dificultando el flote: un intestino lleno de gas, sin posibilidad de evacuarse regularmente, se convierte en un “chaleco salvavidas” que imposibilita a las tortugas poder sumergirse para desplazarse, huir de sus predadores y alimentarse normalmente. Esto las debilita y las lleva finalmente a la muerte tras una lenta agonía.
El plástico en el interior de una tortuga puede también afectar su migración hacia aguas más cálidas, sin poder escapar a tiempo de las bajas temperaturas invernales de la costa bonaerense, provocando un cuadro mortal de hipotermia. Por otra parte, cuando la cantidad de basura que hay en el intestino de la tortuga sobrepasa en volumen al alimento, se les dificulta ganar nutrientes, lo que interfiere con su crecimiento corporal y reproducción, afectando seriamente la conservación de estos animales.
Por otra parte, los globos sueltos casi siempre vuelan acompañados de las tiras o cintas de sujeción, que una vez en tierra o agua, también se llevan la vida de numerosos animales al engancharse en alas, patas o aletas, restringiendo o impidiendo la búsqueda de alimentos y la movilidad y con ello, el escape ante predadores o disturbios.
Además explican que los globos de poliuretano, “los que hemos usado desde que éramos niños, tardan hasta 450 años en desintegrarse por completo, entonces, imagina lo que ha pasado con lo miles y miles globos que se han soltado al aire en los últimos años, los reportes indican que los animales han sido las principales víctimas, ya que éstos, al verlos tan atractivos los creen comida y al ingerirlos mueren”.
Los globos de Poliuretano son altamente contaminantes y además no se pueden reciclar, una vez que llegan a la basura tardaran cientos de años siendo eso, basura. Entonces, el planeta está llenos de esos globos que un día soltamos al aire.
Piensa ahora, y decide conscientemente lo que harás en adelante:
1. Asegúrate de que tus globos no sean de poliuretano, y compra únicamente globos de látex, el látex es un material que se extrae del árbol del caucho, y por ser completamente natural es completamente biodegradable.*
2. Si vas a usar globos de poliuretano, no los lances al aire, y al terminar tu fiesta recógelos todos, en una misma bolsa e inventa alguna manualidad u obra de arte que evite que sean llevados al basurero. Pero si usas globos de latex, muy bien!!, asegúrate de ponerlos en los desechos orgánicos de tu hogar o del salón de fiestas, y si acostumbras enterrar la basura orgánica en tu jardín, no dudes en enterrar los globos de latex que hallas usado ya que son biodegradables y enterrarlos es muy inteligente.
3. Si usas globos metálicos en tu fiesta, asegúrate que sean resellables, es decir que una vez que se les sale el helio o el aire, los puedas volver a inflar para usarlos de nuevo.
4. Si tu negocio son los globos, asegúrate de vender globos de látex, y globos reusables y hablar de esto con tus clientes.