Menu

Los rasgos y características que hacen de los cerdos animales tan bellos e inteligentes, son borrados cuando los tratan como meros engranajes de una máquina

La vida en una granja: expectativas versus realidad

Por Protección Animal Mundial

Muchas personas imaginan las granjas como lugares abiertos en los que los animales son libres para caminar y descansar, donde además son criados para que sean saludables y felices.

Pero la realidad es muy oscura para millones de cerdos y otros animales de granja en los sistemas de producción industrial.

Vamos a echar un ojo a cómo son las expectativas de vida de un cerdo en una granja comparada con la realidad de un cerdo en una granja industrial.

Expectativa: los cerdos buscan alimentos y comen durante todo el día

Sí, los cerdos prefieren buscar su propia comida. Son diligentes y capaces de resolver problemas complejos. Ellos aman buscar su propia comida usando sus narices, dotadas de un olfato extremadamente poderoso.

Esta actividad los mantiene estimulados y en un estado más saludable para consumir y digerir sus alimentos.

Realidad: los cerdos son alimentados en minutos

En las granjas industriales, alimentan a los cerdos en una sola y gran ración de comida, los cerdos la consumen en solo 15 minutos.

Por lo general, son alimentados colocados en un piso de concreto liso, sin nada que los cerdos puedan explorar.

Ser alimentado de esta forma es completamente antinatural para los cerdos;  por eso se aburren, se estresan y tienen mal estado de salud.

Expectativa: los cerdos viven en grupos y en un ambiente confortable

Los cerdos son altamente sensitivos, emocionales y compasivos. Ellos aman a sus familias, e incluso los cerdos criados como mascotas lloran la pérdida o separación de los miembros de la familia humana.

En las granjas con buenas prácticas de bienestar animal, las cerdas madre pueden ser vistas en espacios abiertos, compartiendo cómodamente en la paja. ¡Estos son los hermosos rasgos sociales que hacen a los cerdos tan únicos!

Realidad: los cerdos son tratados con brutalidad 

Los cerdos enfrentan mucha crueldad y dolor en las granjas industriales.

Una de las prácticas más impactantes en las granjas industriales es la realización de procesos dolorosos en los lechones. Mutilaciones físicas como la castración o el corte sus colas, en ocasiones, son llevadas a cabo sin anestesia. Estas mutilaciones son dolorosas y traumáticas para los pequeños lechones.

Estas prácticas horribles e innecesarias se derivan de la falta de espacio en las granjas industriales, lo que lleva a un aumento del estrés, la tensión, la agresión y la lucha entre los cerdos a medida que crecen.

Imaginate estar atrapado en una jaula pequeña y maloliente con otras personas y sin libertad. De seguro que la situación se pondría tensa rápidamente.

Expectativa: Las cerdas madres crían a sus lechones

Las cerdas madres tienen instintos maternales muy fuertes.

Cuando sus lechones nacen, su instinto las lleva a vigilar de cerca a sus crías y a desarrollar una fuerte conexión. A menudo realizarán gruñidos de succión para indicar cuándo estará disponible la leche, este gruñido rítmico también cambia de velocidad, lo cual le indica a los lechones cuándo llegará la leche para que estén preparados.

Alrededor de las primeras 24 horas de vida, los lechones recién nacidos ya habrán elegido su propia tetina e irán a la misma para cada alimento. A las 36 horas, los lechones aprenden a reconocer la “voz” única de su madre, y cuando escuchan el gruñido de mamada de su madre, se acercan en grupo a la ubre en la tetina elegida para beber leche. Este comportamiento también evita que los lechones vayan a alimentarse con la madre equivocada.

Realidad: los lechones son separados de su madre al nacer

Las cerdas embarazadas en las granjas industriales se amontonan en pequeñas jaulas (cajas de gestación) donde apenas pueden moverse. Esto causa estrés severo, incomodidad y sufrimiento prolongado para las cerdas.

Pero su sufrimiento no termina después de dar a luz. Las cerdas madre se trasladan a las jaulas de parto (que son jaulas de acero), que también restringen su movimiento e imposibilitan su visión. En estas condiciones, las cerdas nunca llegan a cuidar adecuadamente a sus lechones.

Realidad: los cerdos están atrapados en ambientes estériles 

Las granjas industriales abarrotan a los cerdos en espacios áridos con pisos sólidos, que son incómodos y doloroso, los cerdos no pueden descansar así.

Una práctica común es que en las granjas industriales los cerdos defecan en los mismos pisos en los que deben pasar todo el día.

Esta falta de estimulación y el ambiente insalubre generan comportamientos anormales y contribuyen a la propagación de diversas infecciones y enfermedades.

Cambiando la realidad de los cerdos en las granjas industriales 

Millones de cerdos viven en las terribles condiciones que les comentamos anteriormente. Estamos trabajando para cambiar la realidad de los cerdos en las granjas industriales, condenados a vivir atrapados en espacios estériles.

¿Quieres ayudarnos a cambiar la vida de los cerdos? ¡Levanta tu voz!