Menu

Piden a los diputados federales romper con el inmovilismo que sobre protección a la salud caracterizó las tres últimas legislaturas

Piden que industria tabacalera saque manos del Congreso

Al reprochar que la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados haya congelado el Dictamen de reforma a la Ley General para el Control del Tabaco, sin hacer públicos sus argumentos, expertos en materia de salud apelaron a la ayuda del presidente Andrés Manuel López Obrador para poner un alto a la industria tabacalera, y ésta deje de interferir en los trabajos legislativos que deriven en la protección de la salud de los mexicanos.

Piden que industria tabacalera saque manos del Congreso
Afirman que el coordinador de la Junta de Coordinación Política, Diputado Ignacio Mier, sabotea los esfuerzos por proteger la salud de la ciudadanía al vender su voluntad a las tabacaleras, y no agendar el Dictamen en el pleno.

Luz Myriam Reynales, jefa del Departamento de Investigación sobre Tabaco del Instituto Nacional de Salud Pública, hizo hincapié en que las muertes derivadas por el consumo y la exposición al humo del tabaco continúan al alza, con 63 mil 200 decesos al año.

Agregó que las enfermedades atribuibles a esos factores afectan directamente al Sector Salud, pues cerca de 116 mil millones de pesos anuales se destinan para atender dichos padecimientos.

A su vez Miguel Malo, asesor internacional en Enfermedades Crónicas de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), señaló: “En los últimos 10 años, en México se han presentado más de cien iniciativas para reformar el control del tabaco, provenientes de todas las fuerzas políticas. Sorpresivamente, ninguna ha logrado concluir el proceso”.

Alertó que la experiencia internacional nos muestra que la falta de avance en esas políticas es resultado de la intensiva y permanente interferencia de la industria tabacalera para sabotear, a cualquier precio, el avance hacia una legislación más completa. “Hoy existe una oportunidad única para revertir este proceso”, afirmó.

En tanto Juan Zinser Sierra, presidente del Consejo Mexicano contra el Tabaquismo, expresó que implementar ambientes libres de humo de tabaco en todo el país, como se pretende con la actual reforma, además de reducir muertes contribuiría a disminuir infecciones respiratorias en menores de edad, y reduciría embarazos prematuros. “Se protegería a la población de múltiples patologías. Es falso que estas políticas afecten la economía, esto es un mito creado por las tabacaleras”, asentó.

En conferencia de prensa virtual, Andrea Hernández, integrante del Comité Interinstitucional de la Lucha contra el Tabaco, dijo a su vez que en el contexto de pandemia por COVID-19 resulta crítico y prioritario responder adecuadamente al control del tabaco. La evidencia científica demuestra que el tabaquismo representa un riesgo para evolución grave, con condiciones más críticas de COVID-19, afirmó.

“México tiene hoy una oportunidad única de reformar la LGCT para mejorar la salud, al prevenir y controlar el uso de tabaco y nicotina. Las decisiones en salud pública deben basarse en evidencia científica sin conflicto de interés, fundamentada en la protección del derecho a la salud, por encima de intereses económicos o particulares”, reforzó.

Enseguida, Adriana Rocha Camarena, directora de Asuntos Legislativos y Sociedad Civil de Polithink, señaló que “la Junta de Coordinación Política, en particular el diputado Ignacio Mier, están saboteando todos los esfuerzos por mejorar las condiciones de salud de la ciudadanía al vender su voluntad a las tabacaleras, y no agendar para voto en el pleno este dictamen”.

Y estableció: “Es el único dictamen de salud que deliberadamente no han querido discutir. El diputado Mier es cómplice de malograr el proyecto de este gobierno a fin deponer en primer lugar a las personas. Por eso llamamos a la congruencia: a efectivamente poner los intereses de la ciudadanía, y la salud de las personas, por encima de los intereses económicos de las tabacaleras.”

En ese tenor, Rafael Camacho Solís, miembro fundador de la Alianza contra el Tabaco, A. C. (ACTA), consideró que esta legislatura puede terminar con más de doce años de inacción legislativa, si se aprueba el dictamen de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados.

Actualmente, lamentó, estamos en los lugares coleros en el cumplimiento del Convenio Marco para el Control del Tabaco, con 11 años de rezago, así que esta es la última oportunidad para que en el periodo ordinario de la LXIV Legislatura se apruebe esta medida de protección a la salud, largamente esperada.

En su oportunidad Erick Antonio Ochoa, director de Salud Justa Mx, comentó que dos hechos están relacionados con la protección de la salud ante las enfermedades relacionadas con el tabaco: la actualización e indexación del IPES a productos de tabaco y la prohibición para importar y exportar sistemas electrónicos suministradores de nicotina, que le merecieron el gobierno federal el reconocimiento de la Organización Panamericana de la Salud.

Sin embargo, puntualizó, “hoy vemos que esa tendencia favorable para romper el inmovilismo de gobiernos anteriores en materia de legislación sobre control del tabaco, se está debilitando. Por ello nos dirigimos al presidente del país para pedir su intervención en favor de la salud y de las políticas públicas, y nos apoye para que la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, pero muy en especial su coordinador, el diputado de MORENA Ignacio Mier, suban a discusión esta semana el dictamen aprobado por unanimidad en la Comisión de Salud de la cámara”.