Menu

En 2020, los estados con mayor deforestación (Pará, Mato Grosso, Amazonas y Rondônia) habían aumentado los incendios en los primeros seis meses de 2020

Se dispararon incendios durante 2019 en el Amazonas

El incendio en áreas recientemente deforestadas en el Amazonas representó el 34% de los puntos calientes registrados en 2019 en la región. 

Se dispararon incendios en 2019 en el Amazonas
El incendio para el manejo agrícola representó el 36% de los puntos calientes de 2019

Fue la tasa más alta en los últimos cuatro años y similar a la cantidad de incendios quemados en pastizales y áreas agrícolas, que históricamente es el tipo de incendio más común en la Amazonía.

Quemar tierra después de limpiar el bosque es la forma más rápida y económica de limpiar árboles, ramas y hojas muertas. Es, por lo tanto, la última etapa de la deforestación, seguida de la conversión de la tierra en pastos o plantaciones. 

El año pasado, este tipo de incendio representó el 34% de los más de 87,000 puntos calientes capturados por satélites en el Amazonas. En 2018, el índice era del 25% y, en los dos años anteriores, del 15%.

El incendio para el manejo agrícola representó el 36% de los puntos calientes de 2019. Los incendios forestales, cuando el incendio entra en un área de vegetación nativa, representaron el 30%.

“Además de los incendios forestales y los incendios de deforestación, podemos ver claramente el riesgo que sufren actualmente los bosques. No son los incendios de hierba los que crean esas nubes de humo que intoxican el Amazonas y viajan hacia el sudeste, es un árbol que arde, talado o parado ”, dice la directora de Ciencia de IPAM, Ane Alencar, la autora principal del estudio.

Los incendios de deforestación se distribuyeron de manera uniforme entre los asentamientos (26% de dichos puntos críticos), las propiedades rurales (25%) y los bosques no destinados (23%); este último es un signo de acaparamiento de tierras, ocupación ilegal de tierras Ya detectado en los análisis de distribución de la tierra de la deforestación en la Amazonía.

“Una moratoria puede ayudar a controlar el fuego y evitar que el humo amenace la salud de la población de la región, lo cual se recomienda en tiempos de covid-19. Pero es un remedio para tratar el síntoma, no la causa principal. Mientras la deforestación no esté contenida, el problema persistirá ”, dice Alencar.

Alencar también destaca la fuerza de los incendios forestales del año pasado. A diferencia de 2016 y 2017, años más cálidos y secos de lo normal para la región, 2019 mostró una cantidad de lluvia normal. Aun así, más de 26,000 puntos calientes han avanzado sobre la vegetación nativa, a menudo escapando de un incendio cercano.

Dado que el fuego en el Amazonas no ocurre naturalmente, como ocurre en Australia o California, los bosques aquí no están adaptados y se degradan rápidamente, dejando espacio para más incendios al año siguiente y para la invasión de especies como los pastos. Este proceso se intensifica por el cambio climático.

Situación 2020

La nota de IPAM también analiza la primera mitad de 2020. El número absoluto de puntos críticos es menor que en la primera mitad del año pasado, pero enmascaran el verdadero problema.

Se dispararon incendios en 2019 en el Amazonas
Los incendios de deforestación se distribuyeron de manera uniforme entre los asentamientos (26% de dichos puntos críticos), las propiedades rurales (25%) y los bosques no destinados (23%)

El pico de fuego de Roraima, que normalmente tiene lugar entre enero y marzo, fue inusual en 2019 y desplazó los números hacia arriba. En 2020, los estados con mayor deforestación (Pará, Mato Grosso, Amazonas y Rondônia) habían aumentado los incendios en los primeros seis meses de 2020 en comparación con el mismo período del año pasado, y el pico de fuego en estos lugares ocurre entre julio y octubre .

Teniendo en cuenta a Roraima, es necesario actuar para evitar una temporada más calurosa que la de 2019. “Los estados tienen un papel relevante en el monitoreo del cumplimiento de la moratoria de incendios decretada por el gobierno federal”, dice Alencar. “Abandone la práctica de la quema y cambie a la tecnología agrícola, invierta en el buen uso de las áreas ya abiertas, luche contra la ilegalidad, proteja los bosques … Nada de esto es ciencia avanzada. Tienes que querer hacerlo “.